14/01/2021 Villa Urquiza

Va a juicio oral como imputado del femicidio de su madre

Se trata del caso de Luciano Federico Delicavo (31), quien se encuentra procesado y detenido por el crimen de Alicia Mabel Amore (51). La testigo que llamó al 911 relató que la mujer "pedía a gritos que no le pegara más".

Luciano Federico Delicavo (31) se encuentra procesado y detenido por el crimen de Alicia Mabel Amore (51).
Luciano Federico Delicavo (31) se encuentra procesado y detenido por el crimen de Alicia Mabel Amore (51).

La causa en la que se investiga a un hombre acusado de haber matado a golpes a su madre en agosto pasado en el barrio porteño de Villa Urquiza fue elevada a juicio oral con la particularidad de que al sospechoso se le imputó el delito de "femicidio", habitualmente utilizado cuando media una relación de pareja o muertes tras ataques sexuales, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata del caso de Luciano Federico Delicavo (31), quien se encuentra procesado y detenido por el crimen de Alicia Mabel Amore (51), cometido el 28 de agosto último a las 22, en el departamento situado en Cullen 5334 PB "C".

De acuerdo a lo que se pudo reconstruir, el hecho se descubrió cuando un policía que recorría la zona fue advertido por un vecino de la víctima que le manifestó que había escuchado gritos de auxilio, y al acercarse al edificio, observó al final del pasillo manchas de sangre en el suelo y a una mujer tendida en un colchón con su rostro y manos ensangrentados, con un corte en la frente y en estado de shock.

"Pedía a gritos que no le pegara más", relató la testigo, que llamó al 911 ante el temor de que el hombre matara a la madre


Amore le alcanzó a contar al policía que su hijo la había golpeado con puños y patadas por todo el cuerpo, por lo que el efectivo llamó al Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME) que luego la trasladó al hospital Pirovano.

Mientras tanto, otra vecina contó que escuchó golpes y gritos de Delicavo, quien ese día había llegado "muy alterado, le pedía plata a la madre y discutieron", hasta que alrededor de las 21.30 comenzó una pelea, y Luciano le decía que se fuera de la casa, porque si no la iba a golpear; luego escuchó portazos y puñetazos.

"Pedía a gritos que no le pegara más", relató la testigo, que llamó al 911 ante el temor de que el hombre matara a la madre, quien le había confiado en otra ocasión que no quería denunciar a su hijo.

En tanto, el vecino que finalmente logró la presencia de algún efectivo recordó que vio a Amore "arrodillada delante de la moto" que él guardaba en el lugar, de espaldas, y cuando se acercó a ella, le susurró al oído que ya había llamado a la policía, pero ella no le respondió.

A raíz del feroz ataque, la mujer sufrió un shock hipovolémico, por lo cual recibió asistencia respiratoria mecánica, y sufrió un neumotórax hasta que el 1 de septiembre finalmente falleció.

La autopsia concluyó que la causa de la muerte fue producto de politraumatismos y de una ruptura hepática, pero presentaba múltiples lesiones contusas caracterizadas por excoriaciones, equimosis y heridas cortantes, en diferente etapa evolutiva: algunas databan de 21 días, lo que prueba que el hijo maltrataba a su madre desde antes.

A raíz del feroz ataque, la mujer sufrió un shock hipovolémico, por lo cual recibió asistencia respiratoria mecánica, y sufrió un neumotórax


A la mujer también le encontraron graves golpes en el cráneo y lesiones cortantes en los dígitos de ambas manos, producto de arma blanca, señal de que se defendió.

"La conducta reprochada y su trágico desenlace tuvieron lugar en un contexto de violencia de género de larga data según informaron los vecinos, quienes en numerosas ocasiones escucharon agresiones físicas y verbales del imputado hacia su madre", destacó la fiscal Mónica Cuñarro al pedir la elevación a juicio del expediente.

Y remarcó que "la víctima venía siendo objeto de maltratos por parte de su hijo, quien, según los testimonios recabados, no era la primera vez que ejercía violencia física contra su madre, ya que varios testigos fueron contestes en afirmar que con asiduidad se escuchaban peleas, gritos, golpes y pedidos de auxilio por parte de Amore, con quien vivía y más de una vez dieron aviso a la policía".

La fiscal lo acusó de "homicidio doblemente agravado por tratarse de la muerte de su ascendiente y femicidio", figura que habitualmente se aplica en crímenes contra parejas o en el marco de ataques sexuales que terminan en muerte.

También está imputado por "desobediencia a la autoridad", ya que tras el ataque contra su madre se había ordenado su exclusión del lugar pero igualmente se acercó, momento en el que quedó detenido y luego fue acusado del crimen.