31/12/2020 ENTENDIMIENTO

Habr libertad de movimiento entre Gibraltar y Espaa, tras un acuerdo posbrexit con el Reino Unido

El territorio, bajo soberanía británica y reclamado por España, se insertará en la zona Schengen de libre circulación de personas, según el convenio alcanzado a pocas horas que entre en vigencia el Brexit.

Unas 15.000 personas cruzan la frontera todos los días para ir a trabajar en el enclave británico.
Unas 15.000 personas cruzan la frontera todos los das para ir a trabajar en el enclave britnico.

Madrid y el Reino Unido llegaron a un "principio de acuerdo" sobre Gibraltar, que permitirá mantener la libertad de movimiento en la frontera entre España y el enclave ubicado en el sur de la península ibérica, anunciaron este jueves los países.

El pequeño territorio, bajo soberanía británica y reclamado por España, se insertará en la zona Schengen de libre circulación de personas, según el convenio alcanzado a pocas horas que entre en vigencia el Brexit.

La situación fronteriza entre Gibraltar y España había quedada exceptuada en el acuerdo comercial y de movimiento de personas firmado entre Reino Unido y la UE esta semana, lo que implicaba que a partir de mañana se iban a restablecer controles.

"Hemos alcanzado un principio de acuerdo con el Reino unido que servirá como cimiento de un futuro tratado entre la Unión Europea y el Reino Unido relativo a Gibraltar", anunció la ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya.

En sus palabras, la ministra se refirió especialmente a los gibraltareños y los habitantes de la zona fronteriza en España, "que temían los efectos de un Brexit duro, y que hoy pueden respirar aliviados".

El principio de acuerdo "nos permitirá eliminar barreras y avanzar hacia una zona de prosperidad compartida", tuiteó el presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, agregando: "Firmeza en los principios, progreso para la ciudadanía".



Desde que se alcanzara el acuerdo postbrexit el 24 de diciembre entre Londres y Bruselas, que no se aplica a Gibraltar, España y Reino Unido negociaban contrarreloj para evitar una frontera dura, que supondría controles de pasaporte para las personas y obstáculos aduaneros para los bienes.

Unas 15.000 personas, en su gran mayoría españoles, cruzan la frontera todos los días para ir a trabajar en el enclave británico situado en la embocadura del mar Mediterráneo, recordó la agencia de noticias AFP.

Para limitar el eventual impacto si las negociaciones no rendían frutos, el Gobierno gibraltareño habilitó un registro para que estos trabajadores pudieran seguir pasando la frontera hacia el Peñón con su documento de identidad sin complicaciones.

Pero una frontera en la que se pidieran pasaportes habría afectado el turismo, una importante fuente de recursos para Gibraltar.

Las autoridades gibraltareñas temían también que se complicara la logística para la entrada de bienes, en un territorio que importa el 100% de la comida de sus 34.000 habitantes.