17/12/2020 Primavera rabe

A diez aos de las masivas protestas sociales, muy poco cambi en Medio Oriente

El 17 de diciembre de 2010, la muerte de un vendedor de frutas en la ciudad tunecina de Sidi Bouz desencadenó una ola de protestas que causó la caída del régimen de Zine El Abidine Ben Ali y el logro de libertades civiles. Si bien las demandas se extendieron por la región, solo en Túnez se concretaron verdaderos cambios democráticos.

Las revueltas en Túnez dieron como resultado una nueva Constitución, la primera del mundo árabe que otorgó a mujeres y hombres el derecho a ser candidatos presidenciales.
Las revueltas en Tnez dieron como resultado una nueva Constitucin, la primera del mundo rabe que otorg a mujeres y hombres el derecho a ser candidatos presidenciales.

Diez años después del inicio de la Primavera Árabe muy pocas cosas cambiaron en Medio Oriente, salvo en Túnez, cuna del movimiento iniciado el 17 de diciembre de 2010, donde se adoptó otra Constitución y se llevaron a cabo reformas democráticas.

El detonante fue la muerte de un vendedor de frutas, llamado Mohamed Bouazizi, de 27 años, quien se prendió fuego frente a la alcaldía de Sidi Bouzid, una ciudad del oeste tunecino, luego de que la policía le confiscara su mercadería. El incidente desencadenó una serie de demandas sociales que causaron la caída del régimen de Zine El Abidine Ben Ali, el 14 de enero de 2011, tras gobernar durante 23 años ese país del norte de África.

La Carta Magna tunecina fue la primera del mundo árabe que otorgó a mujeres y hombres el derecho a ser candidatos presidenciales



El 26 de enero de 2014 los tunecinos adoptaron una nueva Constitución, establecieron libertades civiles y cambiaron su sistema presidencial por uno de tipo parlamentario, en medio de varias reformas democráticas que los diferenció del resto de la región.

Egipto

Hosni Mubarak fue derrocado en 2011, luego de tres décadas en el poder en Egipto.
Hosni Mubarak fue derrocado en 2011, luego de tres dcadas en el poder en Egipto.

Tras lo sucedido en Túnez, las protestas se extendieron a Egipto, donde fue derrocado por un golpe militar el Gobierno de Hosni Mubarak, el 11 de febrero de 2011, tras permanecer tres décadas en el poder.

Luego Mohamed Morsi, de los Hermanos Musulmanes, se convirtió en el primer presidente constitucional egipcio que no provenía del Ejército, generando el rechazo inmediato de Estados Unidos por su condición de islamista. Pero Morsi fue derrocado en 2013 por un golpe militar, y el general Abdel Fatah al Sisi, ministro de Defensa, se hizo cargo del Gobierno del país.

Según algunos informes de prensa, fue en El Cairo donde la revuelta, realizada en demanda de democracia y de respeto a los derechos humanos, recibió el nombre de Primavera Árabe.

Después de dichos países, Libia, Bahréin y Siria sufrieron una serie de protestas sociales, y en Marruecos muchos manifestantes salieron a la calles pero fueron reprimidos por el Gobierno del rey Mohamed VI.

Libia

En coincidencia con la Primavera Árabe, en Libia comenzaron las revueltas islamistas reprimidas por el Gobierno de Muammar Kaddafi, que provocaron que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, pidiera una intervención armada.

Así, la Organización del Atlántico Norte (OTAN), basándose en una resolución de la ONU de 1973, que autoriza el uso de la fuerza para proteger a civiles, bombardeó Libia y Kaddafi luego fue asesinado en Sirte, el 20 de octubre de 2011, por una milicia local.

Desde entonces, este país africano cayó en una guerra civil entre fuerzas del Gobierno de Unión Nacional (GUN), con sede en Trípoli, que es apoyado por Naciones Unidas, y el Ejército de Liberación Nacional Libio, encabezado por el mariscal Jalifa Hafter, desde el este del país. Actualmente, la guerra sigue afectando a Siria, Libia y Yemen.

Siria

La guerra civil siria causó más de medio millón de muertos y la mayor crisis de refugiados del mundo contemporáneo.
La guerra civil siria caus ms de medio milln de muertos y la mayor crisis de refugiados del mundo contemporneo.

El Gobierno del presidente Bashar al Assad, continúa gobernando este país tras una guerra civil que causó más de medio millón de muertos y la mayor crisis de refugiados del mundo en los últimos 25 años, según informes de las Naciones Unidas.

Apoyado militarmente por Rusia e Irán, Al Assad fue el único mandatario que sobrevivió a las revueltas de la Primavera Árabe.

En la guerra civil siria intervino también Estados Unidos, apoyando a los rebeldes, mientras que el grupo Estado Islámico (EI) ocupó una parte de ese país.

Arabia Saudita y Yemen


Este país, por su parte, intervino en marzo de 2015 en la guerra civil de Yemen, liderando una coalición junto a Emiratos Árabes Unidos (EAU), luego de que el movimiento chiita de los hutíes, apoyado por Irán, tomara el control de la capital Sana.

El presidente yemení, Ali Abdullah Saleh, abandonó el poder luego de 33 años, siendo reemplazado por el vicepresidente, Abdo Rabu Mansur Hadi.

Hoy, diez años después del inicio de la Primavera Árabe, muchos jóvenes de Medio Oriente se encuentran decepcionados, ya que no mejoró la situación económica ni sanitaria, según señalan algunos analistas.