11/12/2020 Museo de La Plata

Aprobaron la restitucin de los restos de cuatro yaganes a su comunidad en Chile

Maish Kensís, quien había llegado prisionero al Museo de La Plata en 1886, a su muerte pasó a formar parte de las colecciones de esa institución y fue expuesto en sus vitrinas hasta el año 2006. Sus restos será restituidos junto a otros tres miembros de su pueblo.

Tras morir cautivo a los 22 años, de una enfermedad curable para la época, dentro del museo platense, el cuerpo de Maish Kensís fue descarnado y su esqueleto exhibido en las vitrinas.
Tras morir cautivo a los 22 aos, de una enfermedad curable para la poca, dentro del museo platense, el cuerpo de Maish Kenss fue descarnado y su esqueleto exhibido en las vitrinas.

Los restos del joven yagán Maish Kensis y otros tres miembros de su pueblo que integran las colecciones del Museo de La Plata, serán restituidos a su comunidad en la República de Chile, según resolvió la Facultad de Ciencia Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata.

Maish Kensís, quién había llegado prisionero al Museo platense en 1886 y a su muerte pasó a formar parte de las colecciones de esa institución, fue expuesto en sus vitrinas hasta el año 2006, y finalmente hoy, de forma virtual, el Consejo Directivo de esa alta casa de estudios aprobó su restitución que será la segunda de carácter internacional que concretará el Museo platense.
Maish Kensís
Maish Kenss

El antropólogo Fernando Miguel Pepe, del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), expresó a Télam: "En 2008 presentamos el pedido de restitución de todos los miembros del pueblo yagan que se encuentran en el Museo de La Plata de parte de la comunidad Yagán de Bahía Mejillones, de Puerto Williams, Chile y luego de un largo camino burocrático finalmente hoy logramos que se aprobara su restitución".

"Hay que destacar que a pesar de un contexto totalmente adverso por la pandemia la influencia de un Gobierno y de un INAI al servicio del pueblo fue la que nos dio la fuerza para avanzar y también sin lugar a dudas el apoyo del decano de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo, Ricardo Etcheverry, quien se ha puesto las restituciones como un objetivo institucional", destacó Pepe.

Explicó que "esta es la segunda restitución internacional que logramos desde este Museo justo una década después de la restitución de la niña Damiana a las comunidades Aché del Paraguay, marcando claramente un camino a seguir: la restitución de todos los prisioneros de la ciencia".

Al momento de votar afirmativamente por la restitución, la consejera de la agrupación Frente Natural de la Facultad de Ciencias Naturales Melina Cianis expresó en el Consejo Directivo que "las restituciones constituyen una de las políticas más significativas que desarrolla nuestra facultad y se consolida como un proceso de reparación histórica hacia los pueblos originarios",

"Nosotras tenemos el enorme desafío de visibilizar la historia negada y romper con la complicidad de institucional sostenida desde hace más de cien años en nuestra propia casa de estudios en nombre de la ciencia, por eso también abrazamos la inmensa labor del trabajo del colectivo de antropólogos Guías en el acompañamiento de las comunidades", afirmó.

"Tenemos el enorme desafío de visibilizar la historia negada y romper con la complicidad de institucional sostenida desde hace más de cien años en nuestra propia casa de estudios en nombre de la ciencia"

Melina Cianis

Junto a Maish Kensis se restituirá al pueblo yagán los esqueletos de un niño fallecido en 1885 en el canal del Beagle, donado al museo por el Conde Tonnini del Furia; y el de una mujer donada por el Coronel Godoy, en 1898 junto a el cráneo de un hombre de las antiguas colecciones del museo, según consta en el catálogo de dicha institución.

El antropólogo holandés Ten Kate, autor de "Materiales para servir a la antropología de indios de la República Argentina", escribió que Maish Kensis "tenía un buen carácter, tímido, obediente y fiel (...) poco sociable, salvaje, se habituó poco a poco al entorno y en los últimos tiempos se convirtió en un auxiliar útil para el museo".

Tras morir cautivo a los 22 años, de una enfermedad curable para la época, dentro del museo platense, su cuerpo fue descarnado y su esqueleto exhibido en las vitrinas del museo platense hasta 2006, cuando el colectivo de antropólogos universitarios Guías denunció el hecho y logró retirarlo de exhibición el 22 de agosto de 2006.