26/10/2020 Corte Suprema

Barrett fue ratificada por el Senado y jur como jueza de la Corte Suprema de EEUU

Donald Trump había designado a Barrett, una ferviente católica conservadora de 48 años, para suceder al ícono progresista y feminista Bader Ginsburg.

La nueva jueza conservadora sucede al ícono progresista y feminista Bader Ginsburg.
La nueva jueza conservadora sucede al cono progresista y feminista Bader Ginsburg.

El Senado de Estados Unidos, de mayoría republicana, confirmó hoy el nombramiento de la candidata del presidente Donald Trump, Amy Coney Barrett, como nueva integrante de la Corte Suprema, que, de ese modo, quedó con una mayoría conservadora de seis a tres.

La designación fue formalizada esta noche con 52 votos a favor y 48 en contra, y una hora después, Barrett juró el cargo ante Trump, en una ceremonia al aire libre realizada en la Casa Blanca.

La nueva magistrada, una ferviente católica conservadora de 48 años, ocupa el lugar que había quedado vacante por el reciente fallecimiento del icono progresista y feminista Ruth Bader Ginsburg.

Detrás de su rival Joe Biden en los sondeos de intención de voto para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre próximo, Trump había designado a Barrett y contaba con la confirmación de Barrett para satisfacer a su base electoral.

Durante su mandato, Trump designó a tres de los nueve integrantes de la Corte Suprema -la máxima instancia judicial y fuente de jurisprudencia del país-, además de a 163 jueces de distrito y 53 miembros de tribunales de segunda instancia.

Los demócratas denunciaron la voluntad del presidente de llevar adelante una nominación tan fundamental -los jueces son nombrados de por vida- tan cerca de la votación del 3 de noviembre, pero no tenían herramientas para frenarla.

El ascenso de Barrett a la Corte Suprema fue posible gracias a la reforma sancionada -pese a la oposición republicana- durante el segundo mandato del antecesor de Trump, el demócrata Barack Obama, que facultó al Senado a nombrar jueces y funcionarios con mayoría simple.

Los republicanos tienen mayoría en el Senado, al menos hasta los comicios de noviembre, donde además del presidente, los estadounidenses renovarán también parte del Congreso.

En una inusual sesión de fin de semana, los senadores barrieron, con 51 votos contra 48, un último obstáculo en el procedimiento para limitar la duración de los debates.

Ello abrió la vía a un voto solemne en el plenario de esta noche para la candidatura de Barrett, ya aprobada en la comisión encargada.

“Tendremos una nueva miembro de la Corte Suprema de Estados Unidos”, dijo anoche el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, acabando con los llamados de los demócratas de esperar los resultados de la elección general.

Los republicanos "supervisan el proceso más partidista, más hipócrita, menos legítimo en la historia de las nominaciones a la Corte Suprema", dijo por su parte el líder de la bancada demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

Schumer recordó que el mismo McConnell se había negado en 2016 a permitir las audiencias de un juez nombrado por el entonces presidente, el demócrata Barack Obama, con el pretexto de que las elecciones estaban muy cerca.

El campo oficialista se aglutinó detrás de la elegida por Trump.

Aunque dos senadoras republicanas manifestaron su oposición a la velocidad con que se lleva el proceso de nominación de Barrett, una de ellas, Lisa Murkowski, anticipó el fin de semana que eso no impediría votar a favor de la magistrada.

“Perdí la batalla de procedimientos”, pero “no tengo nada en contra de ella como persona”, dijo.

El ascenso de la jueza Barrett modificará considerablemente el equilibrio del alto tribunal, que ahora tiene una mayoría conservadora de seis magistrados contra tres más progresistas.

Esta madre de siete niños opuesta al aborto podrá, salvo un imprevisto, participar de su primera audiencia desde el 2 de noviembre, la víspera de la elección presidencial.

Por lo tanto, teóricamente podría tener que pronunciarse si la corte llegara a evaluar eventuales recursos contra los resultados del escrutinio en unos comicios que definen el futuro político del mandatario que la designó en el puesto.

Los demócratas advirtieron que Barrett terminaría votando para desarticular la ley de salud conocida como Obamacare, que ayudó a millones de estadounidenses a obtener un seguro médico, y tal vez contribuiría a anular la ley del caso Roe contra Wade, que representa la histórica decisión aprobada en 1973 para protege el derecho al aborto.

La Corte Suprema debe de hecho examinar el 10 de noviembre un recurso contra esa ley emblemática del expresidente demócrata, sobre la cual la jueza expresó sus reservas en el pasado.