16/10/2020 provincia de Buenos Aires

Balean en la espalda a un polica al robarle el auto en Isidro Casanova

En el hecho están implicados, al menos, dos personas que le robaron un Ford Fiesta al efectivo de la Policía de la Ciudad.

Un oficial de la Policía de Ciudad fue baleado esta noche en el hemitórax izquierdo luego de forcejear y tirotearse con delincuentes que le robaron el auto en la localidad bonaerense de Isidro Casanova, y tras ser estabilizado en un centro de salud se esperaba su traslado al hospital Churruca del barrio porteño de Parque Patricios, informaron fuentes de la fuerza y judiciales.

El hecho se registró en la calle Malabia al 4600 de dicha localidad del partido de La Matanza, en el oeste del Gran Buenos Aires.

Voceros judiciales informaron a Télam que en ese lugar el oficial mayor de la Policía de la Ciudad, Marcelo Ramallo (40), se encontraba estacionado dentro de su auto, vestido de civil, mientras esperaba a otra persona.

En esas circunstancias fue sorprendido por dos delincuentes armados con fines de robo, uno por el lado del acompañante y otro por el del conductor, con el cual comenzó a forcejear.

El policía bajó del auto y se originó un breve tiroteo que concluyó cuando recibió un disparo en el lateral izquierdo, a nivel intercostal.

En tanto, los asaltantes huyeron a bordo del auto del oficial, un Ford Fiesta de color blanco patente AE016LW.

Voceros de la fuerza informaron que un móvil del Comando Patrulla de esa jurisdicción que recorría la zona dio con el hombre baleado, por lo que de inmediato los efectivos trasladaron al herido al hospital de Agudos Paroissien, ubicado a unas 15 cuadras.

En el centro de salud el policía porteño fue estabilizado y se esperaba esta noche su traslado al hospital Churruca Vista del barrio porteño de Parque Patricios, para atender la complejidad del herido, ya que el balazo que recibió habría tocado una vértebra, añadieron las fuentes consultadas.

Por su parte, en el lugar del hecho los peritos que trabajaban recogieron dos vainas servidas de calibre 9 milímetros, que serían del arma reglamentaria del oficial, mientras que los investigadores presumían que los delincuentes le dispararon a Ramallo con un revólver.