14/10/2020 Senado

Gonzlez Garca destac los avances en una ley de alimentos y alert sobre "la pandemia de la obesidad"

El ministro de Salud señaló que el sobrepeso y la obesidad implican un grave problema de salud pública en el país y consideró que la alimentación es un tema que "desde muchos ángulos preocupa a los estados modernos".

Gozález García consideró que la obesidad es una pandemia más silenciosa y menos estridente pero mucho más mortal
Gozlez Garca consider que la obesidad es una pandemia ms silenciosa y menos estridente pero mucho ms mortal


El ministro de Salud, Ginés González García, destacó hoy la importancia de aprobar una ley de etiquetado de alimentos para promover una alimentación saludable en la población, al considerar que el sobrepeso y la obesidad constituye "una pandemia más silenciosa y menos estridente pero mucho más mortal" e implica "un grave problema de salud pública" para la Argentina.

Ante un plenario de comisiones del Senado en el que se busca unificar 13 iniciativas del oficialismo y de la oposición, el ministro valoró los acuerdos básicos logrados entre todos los sectores para avanzar en esta propuesta y sostuvo que se trata de "un tema que desde muchos ángulos preocupa a los estados modernos".

"En nuestro caso todas las encuestas marcan que se trata de una pandemia más silenciosa y menos estridente, pero mucho más mortal", subrayó ante los senadores de las comisiones de Salud y de Industria y Comercio de la Cámara alta al referirse al sobrepeso y la obesidad.

Una veintena de expositores manifestó hoy sus coincidencias en la necesidad de contar con una ley de esta naturaleza y algunos de ellos, como los representantes del sector productivo, expresaron su preocupación en torno a evitar que "se demonice" a los productos con el nuevo etiquetado frontal que se les exigirá sobre sus componentes.

En el texto consensuado se establece -entre otros puntos- que los alimentos y bebidas deben llevar en la cara principal del envase un "sello de advertencia" para informar al consumidor del agregado de sodio, azúcares o grasas en "contenido crítico".

González García explicó que "si uno tuviera que tomar una sola medida que fuera útil para el futuro de la humanidad claramente sería tener éxito en una estrategia que disminuya o termine el sobrepeso y la obesidad" aunque reconoció que "esto no es fácil" ya que intervienen diversos factores "como los componentes culturales".

Para el ministro, en Argentina, la alimentación saludable "además de ser un problema de salud es un problema de equidad" y reafirmó que este tipo de políticas "es central" para el gobierno de Alberto Fernández.

"Hubo muchas faltas de acciones en la historia reciente", resaltó el funcionario, y señaló que las propuestas sobre etiquetado de alimentos deben "adecuar normas para armonizar con el Mercosur" sin descuidar a la industria nacional a la que "se busca proteger".

El ministro indicó que "una vez que se modifique el sistema regulatorio va a haber que modificar el Código alimentario" y consideró que la publicidad también es un tema clave.

En representación del Ministerio de Agricultura, Marcelo Alós, secretario de Alimentos, valoró el acuerdo para avanzar en esta ley y aseguró que se tuvieron en cuenta "todos los resguardos" para "cumplir objetivos clave como son la información nutricional y también para proteger a nuestras empresas, pequeños, medianos y productores de alimentos".

En ese sentido, la senadora del oficialismo Anabel Fernández Sagasti aclaró que "las industrias tendrán un plazo de seis meses y las pymes y cooperativas 18 meses" para poner en práctica la aplicación de la nueva norma.

La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, declaró que este tema "es una deuda pendiente", consideró que si no se avanzó antes en este tipo de propuestas "es porque no había voluntad" de gobiernos anteriores y aclaró que no se busca "penalizar" a las empresas.

Español aclaró que el tema es prioritario para este Gobierno al igual que la regulación de entornos escolares y el esponsoreo y el exceso de publicidad", sostuvo.

El ex secretario de Salud del gobierno de Cambiemos, Adolfo Rubinstein, disintió con Español y con quienes afirmaron que no hubo voluntad de avanzar en este tipo de medidas y coincidió con que la obesidad "es la principal amenaza a la salud pública" de nuestro país.

"En nuestra gestión, uno de los ejes estratégicos fue la prevención y control de la obesidad infantil y uno de los instrumentos que más promovimos fue tratar de sacar un proyecto de etiquetado frontal que lamentablemente no lo pudimos hacer", remarcó.

Funes de Rioja, presidente de la Copal, que nuclea a 14.500 empresas 95 por ciento de las cuales son pymes, apoyó la norma al sostener que "hay que proteger al consumidor e informarlo sin demonizar a los productos".

Durante el plenario también expusieron representantes del sector azucarero y de los consumidores, Guido Girardi, senador de Chile autor de la ley de etiquetado de ese país, y Sebastián Laspiur, de la Organización Panamericana de la Salud, que calificó de "urgente e imperiosa" la aprobación de una ley de esta naturaleza.