29/09/2020 Venezuela

Tras enviar una misin, la UE dijo que no hay condiciones para las elecciones

“No existen las condiciones para un proceso electoral democrático”, dijo el embajador de la UE en Estados Unidos, Michael Curtis, ante el Consejo permanente de la OEA.

Borrell sugirió que las elecciones venezolanas fueran postergadas "cinco o seis meses"
Borrell sugiri que las elecciones venezolanas fueran postergadas "cinco o seis meses"

La Unión Europea (UE) afirmó este martes que no hay “condiciones para un proceso electoral democrático” en Venezuela, tras enviar la semana pasada una misión al país caribeño, que invitó al bloque a observar los comicios parlamentarios de diciembre próximo.


“No existen las condiciones para un proceso electoral democrático”, dijo el embajador de la UE en Estados Unidos, Michael Curtis, ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington.

La UE envió la semana pasada dos diplomáticos a Venezuela con el propósito de intentar mejorar las condiciones para las elecciones, lo que fue cuestionado por sectores del bloque y gobiernos de los cerca de 60 países que desconocen al gobierno venezolano.

La subsecretaria adjunta de Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Carrie Filipetti, criticó especialmente al jefe de la diplomacia de la UE, el español Josep Borrell, y advirtió que una negociación con el gobierno del presidente Nicolás Maduro “no es una solución”.

“La misión fue un desarrollo natural de los esfuerzos diplomáticos y no representa de ninguna manera un cambio en la política de la UE en Venezuela”, explicó Curtis.

El diplomático detalló que “70% de la misión estuvo dedicado a grupos de la oposición y de la sociedad civil”, y aseguró que el mensaje a la administración Maduro “fue claro y no cambió”, según la agencia de noticias AFP.

Los delegados europeos intentarían convencer al gobierno de posponer los comicios, programados para el 6 de diciembre, con el fin de poder aceptar la invitación para que la UE participe como observadora electoral, pero ese objetivo tenía poca probabilidad de éxito, dijeron la semana pasada a Télam fuentes diplomáticas en Caracas.

La UE sostiene que para poder aceptar el papel ofrecido por el gobierno de Maduro debería poder observar todo el proceso electoral, que sin embargo ya está en marcha.

Maduro invitó a la UE y a la ONU -que aún no se pronunció- a observar las elecciones parlamentarias con el objeto de minimizar la abstención anunciada por la mayoría de la oposición y, según encuestas recientes, por cerca de 40% de la ciudadanía.

Pero pese a la posición de la UE y a que 58% de los venezolanos sostiene que los comicios deberían ser postergados -según un sondeo de la firma Delphos-, el gobierno no está por ahora dispuesto a tomar esa medida.

El aplazamiento podría favorecer la participación ciudadana y la concurrencia de los grupos opositores que están dispuestos a hacerlo pero aún tienen poco apoyo, pero al mismo tiempo causaría un problema legal, pues el mandato de los actuales miembros de la Asamblea Nacional (AN, parlamento) vence constitucionalmente el 5 de enero próximo, agregaron las fuentes.

A principios de la semana pasada, Borrell sugirió que las elecciones venezolanas fueran organizadas en un plazo de "cinco o seis meses" posteriores a diciembre, ya que entonces sí la UE tendría condiciones de enviar una misión de observación.

La UE no reconoce como válidas las elecciones que determinaron la reelección de Maduro, en 2018, y por lo tanto considera que su gestión carece de “legitimidad democrática”.