25/09/2020 Francia

Alarma en Pars por un ataque con machete cerca de la exsede de la revista Charlie Hebdo

Dos personas resultaron heridas y dos sospechos fueron detenidos. El hecho fue caratulado como "intento de asesinato vinculado a un acto terrorista". Las víctimas son dos empleados de una compañía productora de documentales que habían salido a fumar a la calle.

Alarma en Pars por un ataque con machete cerca de la exsede de la revista Charlie Hebdo


Dos personas fueron heridas con un machete en París cerca de la antigua sede de la revista Charlie Hebdo y dos sospechosos fueron detenidos, en un "ataque terrorista islamista" a cinco años y medio del letal atentado contra ese mismo semanario satírico por publicar polémicas caricatura de Mahoma, informaron autoridades y testigos.

"Es la calle donde estaba Charlie Hebdo, es el modo de operar de los terroristas islamistas, está claro, sin duda alguna, que es un nuevo ataque sangriento contra nuestro país", aseguró el ministro de Interior, Gérald Darmanin, al canal televisivo France 2, y describió como "manifiestamente un acto de terrorismo islamista" al hecho, según reprodujo la agencia de noticias AFP.

Horas antes y con mayor cautela, el fiscal en jefe de Francia para los casos de terrorismo había dicho que se sospechaba esa motivación no solo por el sitio donde ocurrió el ataque, frente al edificio donde funcionaba la redacción de Charlie Hebdo hasta 2015, sino también porque coincide con el juicio que se está desarrollando en París contra presuntos cómplices de aquel letal atentado.

El fiscal Jean-Francois Ricard dijo a periodistas que el principal sospechoso del apuñalamiento fue detenido junto a otra persona y agregó que el agresor no conocía a sus dos víctimas, ambos empleados de una compañía productora de documentales que justo habían salido a la calle a fumar.



La identidad de los sospechosos no fue revelada, y las motivaciones concretas del ataque quedaron bajo investigación bajo la carátula de "intento de asesinato vinculado a un acto terrorista" y "asociación criminal terrorista".

El primer ministro francés, Jean Castex, dijo que los dos heridos fueron hospitalizados pero que sus vidas no corrían peligro, al tiempo que expresó la solidaridad del Gobierno con sus familiares y colegas y reafirmó el compromiso de Francia "en la lucha contra el terrorismo".

Decenas de policías invadieron la zona del ataque en el este de París, cerca de la estación de subterráneo Richard Lenoir, que horas después del ataque seguía acordonada.

Miles de alumnos de nueve escuelas cercanas quedaron confinados dentro de los establecimientos durante algunas horas mientras la policía establecía un perímetro de seguridad en la zona y buscaba sospechosos, informó la autoridad de Educación parisina.

"Todo el equipo de Charlie Hebdo ofrece su apoyo y solidaridad a sus antiguos vecinos y colegas de PLTVfilms y a las personas víctimas de este ataque odioso", tuiteó Charlie Hebdo.

Castex hizo notar que el ataque se produjo "en un lugar simbólico y en el mismo momento en que se celebra el juicio contra los autores de los actos indignos contra Charlie Hebdo".

El jefe de Gobierno del presidente Emmanuel Macron subrayó su "compromiso inquebrantable con la libertad de prensa" y la lucha "contra el terrorismo".

Tras el ataque del 7 de enero de 2015, en el que murieron 12 personas, incluyendo algunos de los caricaturistas más célebres de Francia, la revista se mudó a otros locales, cuya dirección se mantiene en secreto.

Aquel ataque fue reivindicado por la red islamista radical Al Qaeda en represalia contra la revista por haber publicado caricaturas de Mahoma.

Testigos dijeron que el agresor atacó a su víctimas con un machete.

"Dos colegas estaban fumando un cigarrillo abajo del edificio, en la calle. Escuché gritos. Fui a la ventana y vi a uno de mis colegas, cubierto de sangre, y a un hombre con un machete persiguiéndolo", contó a la agencia de noticias francesa AFP una empleada de PLTVfilms, ubicada en la misma calle.

"Salimos a almorzar a alrededor del mediodía. Cuando llegamos al restaurante la dueña se puso a gritar "¡váyanse!, ¡váyanse!, ¡hay un ataque!... Salimos corriendo y nos encerramos dentro de nuestro local con varios clientes", contó Hassani Erwan, dueño de una peluquería de la zona.

Esta agresión coincide con el juicio por el atentado contra Charlie Hebdo, que se abrió a inicios de mes, en el que 14 personas están siendo juzgadas por un tribunal especial de París por el presunto apoyo brindado a los autores materiales del ataque, dos hermanos que murieron tras el atentado.

Hace pocos días, Al Qaeda amenazó a Charlie Hebdo con otra masacre como la de 2015 después de que la revista volvió a publicar las caricaturas de Mahoma.

Estas amenazas "constituyen una verdadera provocación en pleno juicio de los atentados de 2015", afirmó el director de la publicación, Riss.

Esta semana, una responsable de la revista, Marika Bret, reveló que tuvo que abandonar su domicilio tras recibir amenazas de muerte que la policía consideró creíbles.

Cientos de personas murieron en Francia en otros atentados islamistas posteriores al ataque a Charlie Hebdo.

En el más letal de ellos, el más sangriento en Francia desde la Segunda Guerra Mundial, 130 personas murieron el 13 de noviembre de 2015 en una serie coordinada de ataques a tiros contra bares, restaurantes y una sala de conciertos en París reivindicados por el grupo islamista Estado Islámico (EI). Otras 413 personas resultaron heridas.

Meses más tarde, 86 personas murieron y 458 resultaron heridas a mediados de 2016 cuando un islamista radical atropelló con una enorme camión con acoplado a una multitud que celebraba el día nacional de Francia, el 14 de julio, en una avenida costanera de la sureña ciudad de Niza.