23/09/2020 Copa Libertadores

Casco espera un nuevo hisopado, pero regresa a los entrenamientos

El defensor, quien se contagió el virus de manera asintomática por contacto con un vínculo estrecho, está aislado desde hace casi dos semanas y el viernes se cumplen los 14 días que se indican en estos casos.

Casco regresaría este jueves a los entrenamientos con el plantel "Millonario"
Casco regresara este jueves a los entrenamientos con el plantel "Millonario"

El marcador lateral de River,  Milton Casco,  espera un nuevo hisopado en las próximas horas y se sumará a los entrenamientos de mañana, tras dar positivo en coronavirus el pasado viernes 11 de septiembre, luego de haber sido dado de alta médica.

Casco, quien se contagió el virus de manera asintomática por contacto con un vínculo estrecho, está aislado desde hace casi dos semanas y el viernes se cumplen los 14 días que se indican en estos casos.

De todos modos, al cumplirse los 10 días del aislamiento, se realizó estudios complementarios que dieron buenos resultados, por lo que no tendrá problemas en volver a entrenarse con normalidad.

La preocupación estaba puesta en los estudios cardiológicos, que por ejemplo al juvenil Ezequiel Centurión lo obligaron a estar cerca de dos meses parado, tras el contagio en coronavirus que presentó al regreso del plantel a los entrenamientos.

Centurión volvió a trabajar con el alta médica el pasado lunes 21 de septiembre tras la miocarditis que le generó el virus que le detectaron el 9 de agosto y quedó fuera de la lista para la Copa Libertadores de América.


El plantel se vuelve a entrenar mañana en turno matinal en el River Camp, de cara al partido ante San Pablo, el miércoles 30 de septiembre en el estadio de Independiente.

La idea del DT Marcelo Gallardo es repetir los mismos 11 que jugaron ante San Pablo, en Brasil, y frente a Binacional, anoche en Perú, aunque van a evaluar a Casco, quien podría recuperar su lugar en el equipo por Fabricio Angileri, su reemplazante con buenos rendimientos.

El entrenador tendrá una semana completa de trabajo, tras jugar los primeros dos encuentros con una diferencia de apenas 5 días y luego no volverá a competir hasta el 20 de octubre, cuando cierre el grupo con la Liga de Quito el 20 de octubre.

River puede lograr el pase a los octavos de final una fecha antes del cierre del grupo si logra ganarle a San Pablo e incluso un empate lo deja virtualmente clasificado, ya que mantendría la diferencia de tres puntos con los paulista aunque con una importante diferencia de gol de + 11.

El triunfo con goleada ante Binacional y la derrota de San Pablo ante la Liga en Quito dejó el grupo casi definido para que tanto River, como el equipo ecuatoriano, tengan un lugar casi asegurado en octavos de final de la Libertadores.