16/09/2020 La Paz

La OEA enviar observadores a Bolivia, pese a ser cuestionada su misin en la eleccin anterior

Al anunciar el envío de su misión, la Organización de Estados Americanos indicó que desarrollará "un esquema" para recopilar información sobre el terreno adaptado a la situación derivada de la pandemia de coronavirus.

La OEA enviará observadores a Bolivia, pese a ser cuestionada su misión en la elección de 2019
La OEA enviar observadores a Bolivia, pese a ser cuestionada su misin en la eleccin de 2019

La Organización de los Estados Americanos (OEA) anunció este miércoles que desplegará una misión de observación en las elecciones presidenciales que se celebrarán en Bolivia el 18 de octubre, pese a la cuestionada gestión que tuvo en los comicios de 2019, que derivaron en la dimisión del presidente, Evo Morales, quien según estudios académicos posteriores había ganado en primera vuelta.

El organismo regional destacó en un comunicado que el envío de la misión se realizará "por invitación del Gobierno de Bolivia" -en referencia a las autoridades de facto que encabeza Jeanine Áñez- y agregó que la delegación estará a cargo del exministro de Exteriores costarricense Manuel González.

Por otra parte, este miércoles se conocieron dos encuestas con resultados muy diferentes entre sí: una augura un triunfo en primera vuelta del candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce, y otra predice una ventaja mínima para éste y un amplio triunfo en balotaje para el aspirante de derecha Carlos Mesa.

Al anunciar el envío de su misión, la OEA indicó que desarrollará "un esquema" para recopilar información sobre el terreno adaptado a la situación derivada de la pandemia de coronavirus que "combinará componentes presenciales y virtuales".



La OEA resaltó además que González llegará al país sudamericano en los días previos a la votación y manifestó que durante su estancia en Bolivia "se reunirá con autoridades electorales, representantes del Gobierno, partidos políticos, candidatos y representantes de la sociedad civil", citó la agencia de noticias Europa Press.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) depuró el censo para los comicios y registró a más de 7,3 millones de votantes, una cifra similar a la de las elecciones de 2019, informó la agencia estatal boliviana de noticias, ABI.

Morales presentó su dimisión a la presidencia de Bolivia el 10 de noviembre y denunció un golpe de Estado en su contra, tras la publicación del informe preliminar de la auditoría electoral de la OEA que denunciaba graves irregularidades en las elecciones, que en principio le otorgaron la reelección.

El expresidente boliviano denunció la parcialidad de la OEA y negó que hubiera irregularidades en la votación, al tiempo que cargó contra la presidenta de facto, quien finalmente se presentará a los comicios.

En enero pasado, el diario estadounidense The New York Times publicó un estudio académico que indicaba que el reporte de la OEA "era deficiente" y, por consiguiente, había privado al mandatario de una reelección en primera vuelta, como había declarado la Justicia electoral.

"Examinamos detenidamente la evidencia estadística de la OEA y hallamos problemas con sus métodos", dijo Francisco Rodríguez, un economista que enseña estudios latinoamericanos en la Universidad de Tulane (Nueva Orleans), según citó el periódico.

Por otra parte, la mayor encuesta de intención de voto en la actual campaña electoral en Bolivia, que combina entrevistas en línea y presenciales, pronosticó este miércoles una victoria en primera vuelta de Arce, candidato del Movimiento Al Socialismo, reflejó la agencia de noticias Sputnik.

Según la muestra, Arce lograría un respaldo de 40,3%, contra 26,2% del expresidente neoliberal Mesa (2003-2005), con lo cual el MAS lograría una diferencia superior a 10 puntos porcentuales que consagraría a su candidato a presidente en primera vuelta.

Sin embargo, el diario Página Siete publicó hoy otra encuesta de la consultora Mercados y Muestras que le asigna a Arce 25% y a Mesa 22% en primera vuelta, con un escenario de balotaje en el que el candidato de derecha lograría un holgado triunfo por 47% a 35%.