Sociedad

07-09-2020 18:35 - FADEA infografía

El IA 100 "Malvina" impulsará el desarrollo de la industria aeronáutica argentina

A mediados de 2021 se comenzaría a construir el prototipo y a fines del año hacer la presentación y certificaciones tanto civil como militar con vuelos de prueba que comenzarán en 2022 junto con la producción en serie de las primeras cuatro unidades.

Por Julio Mosle
Por Julio Mosle
07-09-2020 | 18:35
Mirta Iriondo presidenta de Fbrica Argentina de Aviones FADEA
Mirta Iriondo presidenta de Fábrica Argentina de Aviones - FADEA

El avión de entrenamiento primario IA 100 "Malvina", que podría comenzar a volar a principios de 2022 desarrollado por la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea), impulsará además un "ecosistema" de pequeñas y medianas empresas (pymes) tecnológicas que serán proveedoras de distintos subsistemas del avión, y de centros de investigación y desarrollo que "elaborarán soluciones y cálculos de ingeniería para el prototipo", señalaron las autoridades de la empresa.

El entrenador "Malvina", cuyo costo estimado por unidad es de unos 650.000 dólares, es una evolución del programa IA 100, desarrollado por Fadea entre 2013 y 2015 y discontinuado por el Gobierno nacional en 2016 luego de finalizar los vuelos de prueba del demostrador tecnológico.

Entre otras mejoras, el prototipo del "Malvina", que aspira a ser el primer diseño de esa empresa estatal llevado a la producción en serie en más de 30 años, tiene previsto incluir trenes de aterrizaje retráctiles, un motor más potente y la capacidad vuelo invertido, características que no estaban aún desarrolladas en el demostrador tecnológico IA 100.

Fadea y el avión de entrenamiento

VER VIDEO


El proyecto, que ya tiene un compromiso de adquisición de 25 unidades por parte de la Fuerza Aérea Argentina (FAA), no contaba con fondos asignados para este ejercicio en la ley de presupuesto aprobada el año pasado, pero el préstamo de dos millones y medio de dólares otorgado por el Instituto de Ayuda Financiera para Pago de Retiros y Pensiones Militares (IAF) permitirá adelantar un año su desarrollo.

Esta iniciativa volvió a dotar de capacidad de diseño a Fadea y profundizar su experiencia en el manejo de tecnologías aeronáuticas vigentes como el manejo de materiales compuestos.

La presidenta de Fadea, Mirta Iriondo, afirmó en diálogo con Télam que "en primer lugar, es un proyecto con un componente importante de fabricación nacional y en segundo lugar, está hecho sobre la base de un requerimiento de la Fuerza Aérea, y cuando digo requerimiento digo con la participación instructores y docentes que tienen a su cargo la formación de los pilotos que para toda la Fuerza Aérea".

"En tercer lugar, nosotros tenemos la idea de formar una red de proveedores nacionales para este avión y también firmamos un convenio con el Instituto Universitario Aeronáutico (IUA) para hacer ciertos trabajos de ingeniería relacionados con la física del vuelo y con la integridad estructural del avión", agregó.

Iriondo sostuvo que "además de todos estos aspectos y de las bondades del avión, el programa IA-100 va a marcar un hito porque desde el lanzamiento del IA 63 Pampa que Fadea no tenía un avión nuevo en el que se trabajara desde la etapa de diseño".

"El IA 100 es un programa que contempla distintas etapas de desarrollo, y lo que se hizo hasta 2015 por cuenta y parte de Fadea, porque en ese momento no había un requerimiento formal de ningún cliente, fue avanzar en la construcción de un demostrador tecnológico en el que se probaron tecnologías como el uso de materiales compuestos y la selección de la tecnología más acorde", recordó.

La funcionaria aclaró que "ese avión no tenía los mismos requerimientos que tiene este, porque ese tenía características de un entrenador elemental como tren de aterrizaje fijo o un motor con bajas prestaciones acrobáticas, cosas que el requerimiento para el prototipo sí contempla"

"Aquel demostrador voló a mediados de 2016 y ni la Fuerza Aérea ni el ministerio de Defensa siguieron interesados en ese momento en darle continuidad al programa para definir los criterios operativos e invertir en el prototipo, por lo que este programa quedó suspendido desde esos vuelos de 2016 hasta 2020", añadió.

La presidenta de Fadea estimó que "a mediados de 2021 estaríamos en condiciones de comenzar a construir el prototipo y a fines del año que viene hacer el 'Roll Out' que es su presentación, y las certificaciones tanto civil como militar van a ser procesos de muchos vuelos prueba que comenzarán en 2022 junto con la producción en serie de las primeras cuatro unidades".

"En 2023 estaríamos produciendo una docena de unidades, y luego en 2024 habrá que definir cómo sigue la fabricación ya que hay un pedido de 25 unidades formalizado por Fuerza Aérea pero también hay un interés firme de la Armada Argentina", completó Iriondo.

Telam SE
Etiquetas:

Un préstamo del fondo de pensiones militares, clave para el desarrollo del avión IA 100

El préstamo de dos millones y medio de dólares que el Instituto de Ayuda Financiera para Pago de Retiros y Pensiones Militares (IAF) es clave para el desarrollo del prototipo de avión de entrenamiento primario IA 100, del que se espera "se venda muy bien como entrenador primario" con la posibilidad de "evolucionar en un avión de cuatro plazas que sirva para enlace y traslado de personal, para el mercado comercial y otras funciones", dijeron las autoridades de la fábrica.

La presidenta de Fadea, Mirta Iriondo, afirmó en diálogo con Télam que "cuando retomamos la conducción de la fábrica este año encontramos el programa IA 100 suspendido desde 2016 y empezamos a hablar con Fuerza Aérea que se mostró sumamente interesada y ya con requerimientos operativos claros como la inclusión de un tren de aterrizaje retráctil y un motor acrobático con lo que pudimos avanzar en un modelo conceptual para llegar después al diseño y cálculos estructurales en el mes de junio".

"Veníamos preparando el proyecto para el año que viene porque el gobierno anterior no lo incluyó en el presupuesto de este año, lo presentamos en la asamblea de accionistas de la empresa que es el Estado nacional y allí apareció el IAF que estuvo dispuesto a financiar la primer etapa del desarrollo con un préstamo de dos millones y medio de dólares y un año de gracia", indicó.

"El IAF para poder preservar el dinero para las jubilaciones de los militares hace muchas inversiones de tipo financiero y en este caso eligió invertir una parte muy pequeña de esos fondos en este proyecto productivo con la garantía del propio ministerio de Defensa", amplió.

Iriondo sostuvo que "para mediados del año que viene vamos a contar con fondos del presupuesto y vamos a poder firmar el contrato de producción del prototipo y primeras unidades con el ministerio de Defensa, y de esa manera devolver este préstamo al IAF que ahora nos permite adelantar un año el proyecto".

"En lo que es diseño y cálculo aeronáutico va a participar el IAU, y después hay una serie de pequeñas empresas tecnológicas radicadas en Córdoba que van a participar de distintas instancias", añadió.

La funcionaria destacó que "una de ellas formada por jóvenes ingenieros que se formaron en Fadea dentro del programa IA 100 durante 2014 y 2015 en técnicas de material compuesto, y que cuando vieron que el programa era desactivado en 2016 renunciaron y pusieron una pyme que produce aeropartes de material compuesto para una empresa nacional que tiene su planta en la localidad santafesina de Sunchales".

"Consideramos que empresas como la nuestra tienen que traccionar las pymes porque son las pymes las que van a traccionar el empleo y el desarrollo del sector; pero no tenemos que hacer a las pymes dependientes de estos contratos porque es necesario que sean sustentables", remarcó.

Iriondo señaló que "para fin de año vamos a estar en condiciones de producir los moldes, en ese proceso también van a participar pymes metalmecánicas locales, algunas de las cuáles ya producen moldes para las aeropartes que le exportamos a Embraer para el KC-390; ese proyecto nos impuso un alto estándar de calidad y es algo que podemos aprovechar para el IA 100".

"Una posibilidad era hacer los moldes solo para el prototipo, que podía resultar más económico, pero decidimos avanzar sobre los moldes para la producción en serie y para era fundamental este préstamo del IAF que nos permite comenzar la producción de moldes antes de fin de año", enfatizó.

La presidenta de Fadea consideró que "el IA 100, del que esperamos que se venda muy bien como entrenador primario, también tiene la posibilidad de evolucionar en un avión de cuatro plazas que sirva para enlace y traslado de personal, para el mercado comercial y otras funciones"

"Un programa como el IA 100 te permite tener una hoja de ruta tecnológica y un eje ordenador que facilite la previsión de decisiones estratégicas que vayan más allá de los dos o tres años que dura una gestión en la conducción de Fadea, sobre todo cuando las grandes empresas aeronáuticas hacen planificaciones a 20 años", enfatizó.

"Tenemos una hoja de ruta, hoy comenzamos con este entrenador primario biplaza pero con la mirada puesta en el avión de enlace de cuatro plazas", concluyó Iriondo.

Newsletter

También te puede interesar