30/08/2020 conflicto interno

La CIDH pidió un diálogo “respetuoso y veraz” entre los órganos de la OEA

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos entiende que la “diferencia existente” con el presidente de la Organziación de Estados Americanos, Luis Almagro, acerca de la continuidad de un funcionario “puede ser solucionada con base en tres premisas fundamentales”.

La CIDH y Luis Almagro mantienen sus diferencias por la continuidad de un funcionario
La CIDH y Luis Almagro mantienen sus diferencias por la continuidad de un funcionario

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) reclamó este domingo un “diálogo institucional respetuoso y veraz” entre los órganos de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la cual depende, en el contexto del conflicto entre autoridades del organismo acerca de la eventual continuidad o no de su secretario ejecutivo, Paulo Abrao.


Lo hizo a través de un comunicado publicado esta tarde en su sitio web, en el que dijo que “saluda” que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, “haya reconocido” la “prerrogativa” de la CIDH “de elegir a su secretario ejecutivo”.

También elogió que Almagro “haya expresado que velará por la independencia y la autonomía de este órgano”, y agregó que “este reconocimiento debe servir de base para el diálogo respetuoso entre dos órganos principales de la OEA”.

La CIDH entiende que la “diferencia existente” con Almagro acerca de la continuidad de Abrao “puede ser solucionada con base en tres premisas fundamentales”, entre las que destacó el “reconocimiento” a su “independencia y autonomía” y a su “facultad de seleccionar y renovar el mandato de su secretario ejecutivo sin interferencias”.

Las otras dos son “el respeto a los derechos laborales de las personas trabajadoras, no solo de la CIDH sino de toda la OEA”, y “el derecho al debido proceso de quienes eventualmente sean denunciados por violaciones de los derechos de trabajadoras y trabajadores, en este caso del secretario ejecutivo”.

El conflicto surgió una vez que Almagro hizo pública su decisión -basada, según argumentó, en su facultad estatutaria de aprobar o vetar al funcionario propuesto por la CIDH para ese cargo- de no renovar el contrato de Abrao debido a que, dijo, fue denunciado unas 60 veces por maltrato o acoso laboral por trabajadores del organismo.

En cambio, las autoridades de la CIDH defienden la continuidad del funcionario acusado.

Al respecto, la CIDH rechazó en el comunicado “la caracterización que el secretario general hace de la actuación de la CIDH, dando a entender que fue omisa en asumir su responsabilidad” con respecto a la situación de Abrao.

etiquetas