Política

15-08-2020 15:42 - entrevista

Gabriel Kessler: "El aislamiento resaltó algunos aspectos de las desigualdades en la sociedad"

En diálogo con Télam, el sociólogo e investigador del Conicet destacó que "el despliegue fuerte de políticas del Estado hizo que la situación social se mantuviera menos conflictiva".

Por Silvia Morales
Por Silvia Morales
15-08-2020 | 15:42
El experto coordin la Comisin de Ciencias Sociales de la Unidad Coronavirus COVID19
El experto coordinó la Comisión de Ciencias Sociales de la Unidad Coronavirus COVID19.
 
El sociólogo e investigador del Conicet Gabriel Kessler consideró que el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno ante la pandemia de coronavirus "resaltó algunos aspectos de las desigualdades" en la sociedad y destacó que "el despliegue fuerte de políticas del Estado hizo que la situación social se mantuviera menos conflictiva".

El experto coordinó la Comisión de Ciencias Sociales de la Unidad Coronavirus COVID19, integrada por docentes e investigadores que hicieron un relevamiento nacional entre el 23 y 25 de marzo para conocer el impacto social del aislamiento dispuesto por el Poder Ejecutivo el 20 de ese mes.

Kessler es doctor en Sociología por la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París (EHESS), profesor titular en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y en el Instituto de Altos Estudios Sociales de la Universidad Nacional de San Martín, y autor de libros como "La nueva pobreza en la Argentina" y "Sociología del delito amateur", entre otros.

- Télam: ¿Cuál es su percepción del impacto social de la cuarentena, a 146 días de su disposición?
- Gabriel Kessler:
Ya hay algunos datos que muestran el impacto que está teniendo a nivel social. Salieron datos sobre el aumento de la pobreza infantil, hay estimaciones, que todavía no están validadas oficialmente, del aumento de pobreza en general que se calcula en un 40% y que se calcula sería de 55% si no hubiera ayudas estatales. Hay estudios que muestran cuales son los rubros más afectados por cuestiones laborales, sobre todo los sectores informales, aquellos trabajadores por cuenta propia, trabajadores en negro. Y también hay impactos ligados a la sobrecarga de trabajo de las mujeres, que tienen mucha carga de trabajo doméstico, laboral y extra laboral en la casa. Hay también un impacto en la escolaridad: estudios muestran que dos terceras partes de los chicos de los hogares más pobres no tienen acceso a los dispositivos. Hay impactos importantes y hay también intentos del Estado, de las organizaciones sociales de morigerar esos impactos en distintos grupos de edad.

- T: ¿El impacto de la cuarentena es el que ustedes preveían en el estudio?
- GK:
Cuando terminamos el estudio todos dijimos: esto no va a poder sostenerse durante mucho tiempo. Sin embargo, hubo rápidamente un despliegue de mecanismos que ya existían y con programas con refuerzos a comedores y merenderos, el plan El Barrio Cuida al Barrio. Hubo un despliegue fuerte de políticas del Estado que hizo que la situación social se mantuviera menos conflictiva de lo que yo pensaba que iba a ser. No digo el daño social o las consecuencias sociales, pero sí creo que lo que al principio habíamos detectado en la provisión de alimentos a comedores, merenderos, problemas en el acceso a cualquier tipo de ayuda social, los problemas en el acceso al efectivo de personas que estaban recibiendo nuevas ayudas, sin embargo, funcionó... Me parece que se puede hacer un balance positivo. Me rindo a las evidencias, no hubo ni saqueos, ni situaciones que mostrarían una situación de desolación en términos de acceso a alimentos.

- T: ¿La pandemia permitió visibilizar situaciones que estaban latentes en la sociedad?
- GK:
La pandemia como toda situación muy complicada gravita y hace resaltar algunos aspectos de las desigualdades que aparecen siempre, pero también otras que aparecen menos. Por ejemplo, las diferencias económicas, de ingresos, de infraestructura, que no son una gran novedad, pero por ejemplo aparecieron cuestiones como la espacial, con una gran fuerza, en todas sus dimensiones: la falta de espacio interpersonal en los barrios y las casas. También la espacialidad respecto a la distancia, mayor o menor distancia frente a un banco, a la posibilidad de llegar a un hospital, a un lugar donde se distribuyen bienes como garrafas, o también, saliendo del área metropolitana, las personas que viven en ciudades pequeñas o un pueblo y van a la ciudad un poco mayor de referencia para tratamiento médico, para una cuestión ligada a un servicio.

El valor del capital comunitario mostró la forma en que pueden afrontar las distintas comunidades la pandemiaGabriel Kessler -T: ¿Cómo gravitó la cuestión espacial en la pandemia?
- GK:
Es central. No es algo que no se sabía pero apareció como un tema fuerte. La cuestión de la conectividad, lo que se llamó la brecha digital, la diferencia de conectividad tanto para cuestiones del trabajo, para el acceso a la enseñanza virtual, el acceso a servicio, acceso a ocio, marcó una diferencia sumamente importante. Desde el principio vimos como Whatsapp era la principal forma de comunicación de todo tipo y como la gente ya desde un principio tenía problema de conectividad o problema de quién pagaba Whatsapp con los datos del celular que se acabaran, los problemas de conectividad de la zona. Esa desigualdad se resaltó de manera muy fuertemente.

- T: ¿Se manifestaron otras desigualdades?
- GK:
Otra desigualdad bastante importante es la presencia de la organización social en los barrios. Distintas investigaciones mostraron que los barrios que tenían mayor presencia de algún líder, sindical, social, indígena, religioso, político, que tuviera cierto consenso y cierta aceptación local, lograban más fácilmente organizar las cuestiones ligadas a la pandemia. El valor del capital comunitario también fue algo que va mostrando la forma en que pueden afrontar las distintas comunidades la pandemia. Hay otros temas que aparecen con mayor ímpetu que es, por ejemplo, la discusión sobre la renta básica universal, que tiene por lo menos dos décadas y media: la necesidad de que cada ciudadano reciba un ingreso básico por el solo hecho de ser ciudadano. Y también pone en el tapete la cuestión del impuesto a los más ricos, que es un tema que está de algún modo presente, pero no tiene la fuerza que debería tener por la importancia que tienen los impuestos en la diferencia de desigualdades de otros países. Los impuestos son centrales.

- T: ¿La pandemia permite profundizar en algunos temas de la sociedad?
- GK:
La pandemia es una oportunidad para pensar el sistema de salud. En Argentina nos muestra un sistema de salud que está funcionando por ahora de manera bastante satisfactoria en función de lo que uno ve, no así tanto el sistema de rastreos y testeos. Otro tema importante es la cuestión de los adultos mayores, que aparecieron como la población con mayor riesgo, pero también nos muestra una manera de mirar la situación muy anquilosada, muy antigua. Y también la cuestión de las ciudades, la movilidad, ahí hay algo que es una oportunidad para repensarlo.

La pandemia deja el desafío de fortalecer redes de contención

El sociólogo Gabriel Kessler analizó que entre los nuevos desafíos que surgen de la pandemia de coronavirus quedan el fortalecimiento de la red de contención del Estado y el "futuro del mundo del empleo", ya que hay "algunas tareas que se han visto afectadas de manera coyuntural" durante el aislamiento obligatorio pero "posiblemente haya algunos efectos perennes".

"Los principales desafíos son, primero, fortalecer la red de contención que, ante situaciones de gravedad como éstas, precisan dar las condiciones básicas de una vida digna, comida, vivienda, ingreso", expresó el sociólogo en una entrevista con Télam.

Kessler dijo que "esa red requiere esfuerzo fiscal, organizativo, de coordinación para mantener y es una red que se va a tener que sostener por un tiempo largo mientras no haya una reactivación importante".

"Luego aparece muy fuerte el futuro del mundo del empleo, porque hay algunas tareas que se han visto afectadas de manera coyuntural pero posiblemente hayan algunos efectos perennes", advirtió.

En ese sentido, el investigador del Conicet explicó que "todo lo que tenga que ver con el trabajo llegó para quedarse en muchas instancias y eso va tener un efecto en la reconfiguración del mundo del trabajo", y afirmó que "va a tener, posiblemente, un efecto en la disminución de algunos puestos de trabajo ligados al comercio minorista, ligados a puestos administrativos".

"También muchos comercios posiblemente queden en el camino, y actividades como de servicio personales, culturales, que requieren público, no sabemos si va a modificarse coyunturalmente esta situación hasta que se encuentre una vacuna", opinó.

Asimismo, consideró que "posiblemente haya un cambio por lo que la pandemia impide realizar a nivel de actividades que implican concentración o servicios personales, por lo que la pandemia permite a las empresas y a los comercios ahorrar en términos de personal por las ventas on line".

Consultado sobre si la pospandemia será con índices más elevados de pobreza y desigualdades, respondió que "sí, sin dudas, eso ya se está viendo".

"Empezamos la pandemia con alrededor de un 30% de pobreza, ya se calcula que hay un 40% y es una estimación moderada porque hay medidas del Estado que actúan sobre la indigencia, que es la parte más pobre de la pobreza", dijo.

En ese sentido, manifestó: "Creo que nadie lo duda, ni gobierno, ni oposición, ni académicos de la postura que sean".

Por otra parte, mencionó que "la crisis del 2008 en Estados Unidos mostró que las reactivaciones posteriores fueron con poca creación de empleo, porque durante los períodos de crisis las empresas vieron que podían suplir la mano de obra mediante tecnologización, informatización, y al momento de recuperación económica se quedaba, se incorporaban dispositivos".

"Puede ser que haya, si uno ve lo que pasó en otros países, una reactivación, cuando llegue, que no sabemos, y no necesariamente eso va a ser un impacto muy positivo sobre el empleo", advirtió.

En ese sentido, dijo que eso "depende de las estrategias que se tomen, depende si se toman estrategias de crecimiento que sea mano de obra intensiva, por ejemplo, la construcción".

"Depende ahí cuánto se prioricen estrategias laborales económicas que impliquen un mayor uso de la fuerza de trabajo. Si uno mira en otros países más reglados por el mercado, las pos crisis no generaron una reactivación del empleo acorde a la reactivación de la economía", concluyó el sociólogo.

Newsletter

También te puede interesar