13/08/2020 arresto domiciliario

Uribe pierde su banca de senador en Colombia por ahora

La Constitución colombiana establece que cuando se presenta una orden de detención en contra de un congresista, se configura una ausencia temporal que debe desembocar en la suspensión del cargo.

Uribe tiene más de medio centenar de procesos abiertos en su contra
Uribe tiene ms de medio centenar de procesos abiertos en su contra

La Corte Suprema de Justicia de Colombia comunicó al Congreso la orden de arresto domiciliario contra el expresidente del país, Álvaro Uribe, acusado de soborno y fraude procesal, y ordenó al Legislativo iniciar el trámite para que su banca de senador sea ocupada por un reemplazo mientras dure su suspensión.

El presidente de la Sala Especial de Instrucción de la corte, Héctor Javier Alarcón, envió anoche la comunicación al presidente del Senado, Arturo Char, y le comunicó la nueva "situación jurídica" de Uribe, luego que éste se negara a recusar su detención por considerar que los jueces no son imparciales.

La Constitución colombiana establece que cuando se presenta una orden de detención en contra de un congresista, se configura una ausencia temporal que debe desembocar en la suspensión del cargo.

"El senador Álvaro Uribe Vélez cumplirá la privación de la libertad en el lugar de residencia que señaló para dicho efecto" indica la misiva citada por la agencia de noticias Europa Press.

Ayer, el expresidente, que gobernó Colombia entre 2002 y 2010, pidió que haya "transparencia" en el caso que le sigue el alto tribunal.



Desde su Twitter, Uribe, senador por el partido oficialista de derecha Centro Democrático, publicó una fotografía desde su finca El Úberrimo y se pronunció sobre la decisión del máximo tribunal.

"Sin pruebas, solo inferencias, me interceptaron ilegalmente e impidieron a (mis) abogados contrainterrogar a su principal testigo", reclamó.

Uribe tiene más de medio centenar de procesos abiertos en su contra por diversos delitos.

El citado proceso comenzó cuando Uribe inició uno contra el senador izquierdista Iván Cepeda y lo acusó de tener presuntos lazos con grupos paramilitares.

Uribe denunció a Cepeda por dirigir una supuesta manipulación de testigos para acusarlo por vínculos con escuadrones paramilitares.

El Supremo cerró la investigación contra Cepeda y el investigado pasó a ser el propio expresidente, después de que el tribunal no hallara responsabilidad de Cepeda.

Así, la Corte Suprema sostuvo que los testimonios de antiguos paramilitares que recogió Cepeda en algunas cárceles acusando a Uribe de favorecer o de tener nexos con esos grupos no fueron producto de manipulación ni de pagos.

Desde entonces, se abrieron dos investigaciones contra Uribe: una por en la que se lo acusa de presionar a exparamilitares para que declaren contra Cepeda y otra por presionar al exparamilitar Juan Guillermo Monsalve para que se retracte de su declaración, en la que lo vinculó con el nacimiento de las Autodefensas en Antioquia, poderoso grupo paramilitar que se desmovilizó durante su Gobierno.

Tras la detención del mandatario, el 4 de agosto, simpatizantes y opositores al exmandatario salieron a las calles de las principales ciudades del país para demostrar que Uribe sigue dividiendo a gran parte del país, en particular sobre al acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) firmado por su sucesor, Juan Manuel Santos.

Según una encuesta de Pulso País publicada ayer, el 64% de los consultados está de acuerdo con la detención del exmandatario.
etiquetas