06/08/2020 Crdoba

Policas persiguen a adolescentes que se hallaban en un auto y matan a uno de un tiro en la espalda

Valentino Blas Correa (17) fue asesinado hoy de un balazo en la espalda. Dos efectivos de la Policía de Córdoba fueron detenidos acusados de ser los autores de los disparos.

Un adolescente de 17 años fue asesinado hoy de un balazo en la espalda por policías que lo perseguían cuando iba con cuatro amigos y compañeros de colegio a bordo de un auto por la ciudad de Córdoba y aparentemente evitó detenerse en un control de tránsito, informaron fuentes policiales y judiciales.

Por el hecho, dos efectivos de la Policía de Córdoba fueron detenidos acusados de ser los autores de los disparos que mataron a Valentino Blas Correa (17) y la sospecha apunta a que los adolescentes no se detuvieron en el control "por temor", ya que momentos antes habían sufrido un intento de asalto de motochorros por el cual escaparon a toda velocidad.


Los hechos

Según lo que pudo determinar el fiscal Alberto Mana, todo comenzó esta madrugada cuando cinco amigos adolescentes transitaban a bordo de un automóvil Fiat Argo por la avenida Vélez Sarsfield al 4500, al sur de la capital de Córdoba, y aparentemente fueron sorprendidos por dos "motochorrros" que intentaron hacerlos detener la marcha para robarles.

De acuerdo a lo que relataron luego, en ese momento, escaparon a toda velocidad y lograron evitar el robo de los motochorros.

En la fuga, dos de los amigos descendieron del vehículo y los tres restantes continuaron el trayecto hasta que unas 20 cuadras más adelante, en dirección hacia la zona céntrica, no acataron una orden de detención de un control policial.

Allí, los efectivos comenzaron a disparar al automóvil, que recibió cuatro impactos de bala, uno de los cuales ingresó por la luneta trasera e impactó en la espalda de Correa.

El conductor del auto, de nombre Mateo, advirtió que su amigo Valentino estaba herido, por lo que aceleró y lo trasladó al Sanatorio privado Aconcagua, pero como no fue atendido decidió seguir hasta el Hospital de Urgencias.

Según las fuentes, mientras se dirigía a ese centro asistencial fue interceptado por dos patrulleros con los policías que le habían disparado minutos antes, quienes constataron que Valentino estaba muerto en la parte trasera del vehículo.


La investigación

El secretario de esa fiscalía, Gabriel Prunotto, informó que los policías habrían efectuado “cuatro o cinco disparos” al automóvil durante la persecución, y que “uno dio en la espalda” del adolescente que murió.

Además, afirmó que “no hubo ningún tipo de intercambio de disparos”, ya que en las cercanías del automóvil de los chicos encontraron un revólver que, supuestamente, "plantaron" los policías.

Prunotto también detalló que los dos efectivos detenidos fueron imputados del delito de "homicidio calificado agravado por el uso de arma de fuego”.

En tanto, desde la Jefatura de la Policía de la provincia, el comisario Alejandro Mercado, en conferencia de prensa, informó que los dos detenidos y otros dos agentes femeninos, que integraban la patrulla involucrada, fueron separados de la fuerza de manera preventiva.


La familia de la víctima

El abogado Alejandro Pérez Moreno, quien representa a la familia de la víctima, calificó como una “acción criminal darle muerte a un chico de 17 años, más aún cuando la situación no ameritaba ningún tipo de riesgo”.

“Fue exceso grave por el abuso funcional del arma reglamentaria y por no haber permitido que llegara hasta un centro de salud para salvarle la vida”, añadió el letrado.

Soledad, la mamá de Valentino, manifestó a canal 12 de Córdoba que a su hijo “lo acribillaron” y arrojó sospechas al accionar policial, al sostener que “en dos horas limpiaron toda la zona” en donde se efectuaron los disparos y el lugar donde fue interceptado el auto.

Asimismo cuestionó severamente al personal policial y judicial, debido a que hasta el mediodía no había recibido ninguna comunicación oficial sobre la muerte de su hijo.

“Todos son compañeros del colegio que solo fueron a un bar. No hicieron nada malo. Se asustaron y se fueron. No voy a permitir que ensucien a mi hijo”, aseveró la mujer, al rechazar el argumento policial de que el arma secuestrada había sido arrojada desde adentro del auto, tal como manifestaron algunos de los policías.


Las autoridades provinciales

El ministro de Seguridad de la provincia, Alfonso Mosquera, manifestó que le transmitió las condolencias a la familia de la víctima, y que tanto su cartera como la fuerza policial está a “disposición de la Justicia para contribuir al esclarecimiento” del caso, al sostener que se debe dar una “respuesta clara y contundente” sobre el hecho.
etiquetas