05/08/2020 ESTRENO

Cmo hacer cine de bajo costo con la excusa de la Costanera Sur

En “Ecosistemas de la Costanera Sur”, filme documental que podrá verse desde mañana por Cine.ar y desde el viernes por Cine.ar Play, el realizador Matías Szulanski muestra su pasión por el cine mas allá de los presupuestos acotados.

El filme, que está dividido en una introducción y tres parte, explora lo que es un backstage de bajo costo.
El filme, que est dividido en una introduccin y tres parte, explora lo que es un backstage de bajo costo.

En “Ecosistemas de la Costanera Sur”, filme documental que podrá verse desde mañana por Cine.ar y desde el viernes por Cine.ar Play, el realizador Matías Szulanski utiliza como excusa un intento por contar la historia de aquel enclave natural en la Ciudad de Buenos Aires para, en realidad, mostrar algunos detalles de la pasión por hacer cine más allá de los presupuestos con los que se cuente.

"La idea de hacer la película me surgió porque siempre tengo ganas de estar filmando y en esta ocasión las causalidades fueron deviniendo en que lo que hagamos sea 'Ecosistemas...'", simplificó a Télam el realizador del filme, que está dividido en una introducción y tres partes, pero con el único hilo conductor del retrato de lo que es un backstage en el séptimo arte de bajo costo.

Al comienzo, hay una breve pero entretenida descripción de lo que fue y es la Costanera Sur. Sus cambios a lo largo de los años, la importancia de la reserva ecológica y, como no podía faltar, los mitos y leyendas urbanas de monstruos y fantasmas que merodean la zona.

La película fue terminada durante el aislamiento.
La pelcula fue terminada durante el aislamiento.
La primera de las tres partes lo encuentra al cineasta Paulo Pécora filmando un cortometraje con su cámara Super 8 en los parques detrás de los ampulosos edificios de Puerto Madero. Tan solo él y su actriz van a formar parte de la vasta producción del director.

Luego, la actriz y directora Mónica Lairana recibe la cámara de Szulanski en su departamento, en donde se discurre entre cafés y música en historias sobre la Costanera Sur que intenta plasmar en su computadora. El compás musical da cuenta de ese vértigo.

Por último, en la tercera parte el director Franco Sintoff acaba de recibir unos rollos para filmar su cortometraje de terror, también en Super 8, aunque su desconocimiento del fílmico lo lleva del éxtasis y la soberbia inicial a un estado de pesadumbre total, solo solapado por el apoyo de su incansable novia.

Esta parte quizá sea la más divertida, pero también la de mayor tensión; detrás de los deseos de Sintoff por hacer el corto a toda costa en la Reserva Ecológica están sus modos, un tanto rústicos, para tratar a las actrices o intentar prender un fuego, a toda costa, en los pastizales secos de la reserva ecológica.

El cine es la sucesión de imágenes que produce la ilusión de movimiento. Hacer cine, para mí, es hacer cualquier cosa que de eso como resultado.

Matias Szulanski


"Aunque intenté mantenerme afuera de los momentos de tensión, siempre de alguna manera u otra me involucré en alguno, solo que lo editamos para que no quede en el corte final", explicó Szulanzki.

Télam: ¿Siempre te interesó contar la historia de la Costanera o era una excusa para armar este backstage del cine de bajo de costo?

Matías Szulanski: No conocía mucho de la Costanera más allá de haber ido un par de veces. La idea de la sección "Cine de terror" de la película se dio porque conocía a Franco Sintoff de unos unitarios en los que yo había hecho producción y él actuó en un capítulo y cuando salí a buscar historias que involucren a la costanera disparé para todos lados. Uno de los dardos cayó en Franco (risas).

T: ¿Qué te atrae del "hacer cine" para mostrar ese detrás de escena? MS: A mí me gusta mucho el cine en todas sus formas, también hablar de cine. Y hacer cine que hable sobre cine me gusta mucho. No creo que sea la única manera de contar una historia en ese lugar, pero estimo que siempre el cine es una buena excusa para hacerlo.

T: Por lo que se ve, la película la terminaste en cuarentena, ¿cómo fue ese final y como llegaste a estrenarla tan rápido?

MS: Al ser un documental no es que filmaba todos los días todo el día. Había días que no se filmaba, otros que sí. Durante todo el proceso estaba con la editora cortando y pegando el material viendo cómo se iba armando. Cuando empezó la cuarentena nos dimos cuenta de que había que incluirla de alguna manera en la narrativa y también que no se iba a poder seguir filmando mucho en el futuro cercano, así que fue una causalidad para reorganizar la película y decidir darle un fin al material que se iba incorporando. En cuanto a la "velocidad", a mí no me gusta dejar leudar las cosas, cuando veo que está terminada, quiero sacarla para que se vea. Las películas se hacen para que sean vistas, no para guardarlas y esperar el momento "ideal" de sacarlas. Bah, es mi opinión.

T: En la parte de Pécora se nota algo más ordenado, pero en la de Sintoff se ve todo lo contrario. ¿Cómo se pueden complementar esas dos facetas del hacer cine?

MS: No fue algo pensado. Seguramente es porque la sección de Pécora se filmó en muy poco tiempo, en cambio la de Sintoff estuvimos mucho tiempo filmando y teníamos mucho material.

T: Con todo esto, ¿cómo definirías el "hacer cine"?

MS: El cine es la sucesión de imágenes que produce la ilusión de movimiento. Hacer cine, para mí, es hacer cualquier cosa que de eso como resultado.