31/07/2020 "El violento oficio de mentir"

Los periodistas que integran Socompa presentan un libro sobre las formas de ejercer el oficio

Se trata de "El violento oficio de mentir", trabajo en el que los integrantes de un medio que nació de las ganas de generar un espacio alejado de los requerimientos comerciales desandan operaciones de prensa, explicitan modos de circulación de la información y formas de ejercer el periodismo durante los años macristas.

Por Emilia Racciatti

 
"El violento oficio de mentir", un libro sobre las formas de ejercer el periodismo
"El violento oficio de mentir", un libro sobre las formas de ejercer el periodismo

"El violento oficio de mentir" es el libro en el que los integrantes de Socompa, el medio que nació desde la inquietud y las ganas de un grupo de periodistas de generar un espacio nuevo y alejado de los requerimientos comerciales, desandan operaciones de prensa, explicitan modos de circulación de la información y formas de ejercer el periodismo durante los años macristas.

Daniel Cechini, Eduardo Blaustein, Diego Pietrafesa y Marcos Mayer son algunos de los integrantes del medio que nació en diciembre de 2016 y también, junto a Juan Pablo Csipka, Rubén Furman y Gabriel Bencivengo, son autores de algunos de los capítulos en los que se establece un análisis del mapa de funcionamiento de los medios de comunicación ante la implementación del modelo neoliberal.

En diálogo con Télam, Blaustein recuerda que Socompa comenzó cuando convocó en su muro de Facebook "a inventar un paraguitas pequeño con lo que sabíamos que iba a pasar en tiempos macristas con los medios: blindaje, autocensura, autoritarismo".

Sabíamos que éramos diversos ideológicamente, pero apostamos a que la publicación fuera diversa para interpelar a la mayor cantidad de audiencia posible


Eduardo Blaustein

"Sabíamos que éramos diversos ideológicamente, pero apostamos a que la publicación fuera diversa para interpelar a la mayor cantidad de audiencia posible y no para hacer pura endogamia y ganarnos los aplausos de un público cerrado, fanático. Socompa tiene esto de abrir cabezas y no de regalar certezas, como si los periodistas tuviéramos tales certezas", explica Blaustein en diálogo con Télam.

Cecchini aporta más detalles: "Recuerdo que Eduardo posteó una pregunta y nos etiquetó, se preguntaba qué perspectiva de subsistencia iban a tener determinados medios si ganaba Macri. Y creo que en marzo de 2016, también por las redes, preguntó quiénes estaríamos dispuestos a pensar un medio para hacer periodismo en tiempos macristas. Nos juntamos, primero fuimos un montón, después la cantidad se fue reduciendo. Si nos tenemos que definir de alguna manera, creo que somos todos antineoliberales".

Pietrafesa cuenta que fue "testigo del nacimiento de Socompa, pero no protagonista". Se enteró del proyecto por el reportero gráfico Horacio Paone, quien lo convocó a escribir sobre la represión a los trabajadores de Pepsico, que el periodista estaba cubriendo para el noticiero de Telefé, donde es cronista de exteriores.

"Eran -son- un grupo de periodistas que simplemente sabían lo que se venía -el capitalismo en toda su voracidad ilimitada- y no querían callar", dice Pietrafesa que en el libro recientemente publicado aborda los informes sobre los noticieros realizados por la Defensoría del Público y los despidos en la agencia de noticias Télam.

Cerca de cumplir cuatro años con el medio digital que busca informar pero también pensar y analizar los modos de ejercer el periodismo, los integrantes de Socompa decidieron publicar una compilación de sus crónicas, perfiles e informes llamado "El violento oficio de mentir. Periodistas y medios en tiempos macristas".

"La idea del libro tiene que ver con que uno de nuestros ejes era dar cuenta de la situación del periodismo durante los cuatro años de Macri. Lo abordamos de una manera integral, que iba desde desmontar operaciones de prensa a hacer una descripción de la situación general del gremio y analizar qué tipo de periodismo se hizo en esos cuatro años, desde los hegemónicos hasta los alternativos", desarrolla Cecchini, uno de los fundadores del medio que cuenta con un núcleo de diez integrantes pero tiene una serie de colaboradores constantes que suman otros diez.


El humor político

Entre los temas que analiza el libro, el humor político es el que toma y desarrolla Mayer, ya que con ejemplos y una observación mordaz se detiene en cómo se va configurando ese universo, qué formas viene tomando y qué sentidos va imponiendo.

"Durante el macrismo no había espacio para pensar otras forma de humor, perdimos la capacidad de generar humor, que es siempre una manera diferente de contar las cosas", afirma y rescata los trabajos de Pedro Saborido y Diego Capusotto como "episodios de resistencia que ocuparon la Televisión Pública".


Las audiencias

Otro de los temas que se desarrollan en el libro son las audiencias, sobre las que Blaustein dice que "suelen ser conservadoras porque de un medio esperan, más que a menudo, las propias creencias". Y ejemplifica: "Las de Clarín esperan los embates de Clarín contra el kirchnerismo, las audiencias del Gato Sylvestre esperan que le pegue a Macri".

En ese sentido, recupera su experiencia en la revista El Porteño, donde hicieron una encuesta pidiéndole a los lectores que propongan cosas para mejorar la publicación y "en general las respuestas planteaban que no querían sorpresas".

"Por lo general el oyente, el espectador, el lector no se banca mucho que le cuestionen las propias creencias. Es difícil encontrar un periodismo equilibrado e independiente, en el buen sentido, no en uno retórico o demagógico, que se banque que un periodista, un medio, una lectura lo inquiete o lo desacomode", sostiene el autor de libros como "El Pichi" o "Decíamos ayer. La prensa argentina durante el proceso".

Es difícil encontrar un periodismo equilibrado e independiente, en el buen sentido, no en uno retórico o demagógico, que se banque que un periodista, un medio, una lectura lo inquiete o lo desacomode


Eduardo Blaustein

Cecchini, autor de libros como "Cárceles. Otro subsuelo de la Patria" o "Silencio por sangre: la verdadera historia de Papel Prensa", cuenta que la idea del libro surgió porque pensaron en "hacer una radiografía del tiempo de Macri pero desde el día a día y anclado en el contexto coyuntural" en el que iban escribiendo para el formato digital.

Para el escritor y periodista, "hay dos cosas que antes estaban más soterradas y durante el macrismo quedaron en la superficie: una es el encubrimiento de crímenes de Estado -en referencia a las coberturas periodísticas del caso de Santiago Maldonado- y la otra es la participación de los servicios de inteligencia en la confección de la información".

Al pensar en los desafíos que se plantean para Socompa, asegura que "el principal es hacer buen periodismo y también empezar a generar otro tipo de vías de sustentación".

Si los interrogantes son sobre los desafíos del periodismo como oficio, Pietrafesa advierte que "hoy, primero, es poder subsistir en un mercado de trabajo precarizado, mal pago y que obliga a tener más de una ocupación".

"Resuelto (si se logra) ese problema o pudiendo convivir con él, hay otra cuestión: el ejercicio libre y digno de nuestra profesión. Debemos ser honestos, no renunciar al rigor de los datos y no caer en la vanidad y los privilegios de clase. Dirán que no hay lugar para eso hoy: Socompa demuestra que es posible", indica.

Mayer manifiesta su preocupación por "el imperio de la grieta", que no duda en definir como "un negocio periodístico" y asevera que el objetivo deber ser "recuperar el sentido básico de informar, opinar mucho menos".

"Cuatro años después de su nacimiento, Socompa sigue de pie. Aún con complicaciones para conseguir que el proyecto se consolide económicamente y permita ingresos, seguimos poniendo manos a la obra. Estamos seguros que el peor pecado es dejar de contar", afirma Pietrafesa.