07/07/2020 Espaa

Galicia se aferra a los comicios regionales del domingo pese a un brote de coronavirus

El presidente de la comunidad, el conservador Alberto Núñez Feijóo, indicó que se realizarán el próximo domingo en la región pese a que hay varios municipios municipios afectados por un brote de coronavirus.

Por Corresponsal

El conservador Alberto Núñez Feijóo, a quien los sondeos pronostican un triunfo absoluto
El conservador Alberto Nez Feijo, a quien los sondeos pronostican un triunfo absoluto

El presidente de Galicia, el conservador Alberto Núñez Feijóo, garantizó que las elecciones del domingo próximo en esa región española se celebrarán, pese a la presión de varios municipios afectados por un brote de coronavirus para que la cita con las urnas se suspenda.

Feijóo, a quien los sondeos pronostican un nuevo triunfo con mayoría absoluta, aseguró que no hay razones para suspender los comicios, e incluso señaló que las últimas pruebas diagnósticas realizadas en las zonas afectadas por el brote de coronavirus muestran "una pequeña regresión".

Desde el domingo, más de 70.000 personas están confinadas en la comarca de La Mariña, una zona sobre el mar Cantábrico que comprende 14 municipios, por prevención ante un brote de coronavirus que por el momento afecta a 121 personas de forma directa.

La medida será revisada por las autoridades sanitarias el viernes, dos días antes de los comicios, con lo que no se descarta ampliar el confinamiento, decisión que no impedirá que los ciudadanos de esta zona voten, siempre y cuando no estén infectados de Covid-19 o sean sospechosos de estarlo.

En ese sentido, Feijóo, del Partido Popular (PP) de Galicia, comparó la situación de los 121 positivos de coronavirus con la de las personas que ingresan a un hospital por otra patología y tampoco podrán votar, según el diario El Faro de Vigo.

Por eso, el líder conservador pidió a la oposición que sea "responsable" y "no meta miedo" a la gente".

La mayoría de los infectados son jóvenes, entre los cuales la enfermedad tienen un curso más benigno y mejor pronóstico, recordó el presidente regional.

El PP depende mucho del voto de la personas mayores y jubiladas, el grupo de mayor riesgo frente al coronavirus y con mayor temor al contagio.

"Votar es seguro", reiteró Feijóo, antes de subrayar que el conjunto de Galicia "hay razones para la tranquilidad", ya que hace semanas que "no hay pacientes en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI)" y tampoco hubo fallecidos por esta causa desde el 10 de junio.

No obstante, algunos alcaldes de La Mariña piden directamente que las elecciones se aplacen.

Es el caso de la alcaldesa de Viveiro, la socialista María Loureiro, quien aseguró hoy que "la situación no es normal" y que "la preocupación es generalizada".

Loureiro señaló que "no todo el mundo tendrá derecho a participar de los comicios" -además de 121 positivos hay más de 1.000 personas en cuarentena-, pero además explicó a la radio Cadena Ser que muchos vecinos le dijeron que "no irán a votar porque tiene miedo".

El presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, quien estará el viernes en el cierre de campaña del candidato de su partido, Gonzalo Caballero, señaló que es responsabilidad de Feijóo asegurar que el domingo sea seguro ir a votar.


Los partidos Marea Galeguista, Galicia en Común y BNG (Bloque Nacionalista Galego) pidieron a la Junta Electoral de Galicia la suspensión de la votación en la zona norte de la provincia de Lugo, donde queda La Mariña.

Sin embargo, el órgano electoral se negó respondiendo que "mientras las actividades administrativas, económicas y sociales se desarrollen con normalidad" en La Mariña, no entiende que estén afectadas las condiciones del proceso electoral.

La zona de La Mariña acumula el 20% del censo provincial de Lugo, una circunscripción importante, con 14 diputados en el Parlamento regional, con 75 escaños.

Sin embargo, el mayor riesgo es que el miedo al coronavirus influya en la participación electoral, algo que el PP cree que no le pasará factura si la abstención no supera el 50%.

Los partidos gallegos manejan datos preocupantes que indican que la participación puede ser diez puntos inferior a la de las últimas elecciones de 2016, cuando votó el 64% del electorado.

En ese caso, se abre un escenario imprevisible, con la posibilidad de que los socialistas, la izquierda, y los nacionalistas formen un gobierno alternativo que envíe al PP a la oposición después de 12 años consecutivos de hegemonía de Núñez Feijóo.