04/07/2020 coronavirus

Inglaterra abre pubs y cines en el mayor alivio del confinamiento en Reino Unido

Los museos y las bibliotecas también fueron autorizadas a reabrir sus puertas, aunque los gimnasios, las piletas de natación y los salones de depilación y tratamiento de uñas permanecen cerrados.


Inglaterra reabrió sus famosos pubs, sus restaurantes, peluquerías y cines por primera vez en tres meses en el mayor alivio hasta ahora de las restricciones por el coronavirus en todo el Reino Unido, pese a que es el tercer país con más muertos por la enfermedad.

Al mismo tiempo, el Gobierno británico comunicó este sábado 67 fallecidos en 24 horas, hasta un total de 44.198 desde que comenzó la pandemia, así como la detección de 624 nuevas infecciones por coronavirus.

El sector gastronómico y hotelero espera que un 60% de los locales retome la actividad este fin de semana y que unos 960.000 empleados regresen a sus puestos este mes y 1,6 millones lo hayan hecho al término de septiembre, según las estimaciones de la patronal UKHospitality.

Con todo, el reordenamiento del sector tras el confinamiento y las medidas de distanciamiento social que siguen vigentes en el Reino Unido pueden suponer un recorte de unos 320.000 puestos de trabajo respecto de la situación previa a la pandemia.

Los museos y las bibliotecas también fueron autorizadas a reabrir sus puertas, aunque los gimnasios, las piletas de natación y los salones de depilación y tratamiento de uñas permanecen cerrados.

Los comercios que abrieron deben respetar precauciones, incluyendo reglas de distanciamiento social, aunque éste ha sido relajado junto con las restricciones de reunión, por lo que personas que no conviven pueden visitarse en sus casas, por ejemplo.

Antes de la reapertura, el primer ministro británico, Boris Johnson, llamó ayer a los ciudadanos a comportarse con responsabilidad, mientras que los científicos y expertos médicos que asesoran al Gobierno han advertido que este paso no está exento de riesgos.

El ministro de Salud, Matt Hancock, avisó que aquellos que violen las normas de precaución sanitaria podrían terminar presos.

En declaraciones al diario Daily Mail, el ministro dijo que las personas tenían todo el derecho a divertirse en los pubs, pero agregó que quienes se peleen o causen algún desorden "podrían terminar tras las rejas" por violar las leyes.

Por su parte, el ministro el Economía, Rushi Sunak, llamó a aumentar el consumo para impulsar las finanzas nacionales.

Las perspectivas empresariales se han animado asimismo con el anuncio esta semana de que los viajeros que lleguen al Reino Unido desde 59 países estarán exentos de cumplir 14 días de cuarentena a su llegada a aeropuertos o puertos ingleses a partir del 10 de julio.

Esa medida facilitará la llegada de turistas durante el verano y favorecerá asimismo los viajes de los británicos al extranjero, ya que no deberán aislarse durante dos semanas a su regreso si vuelven desde uno de los países con los que se han abierto corredores aéreos.

El Reino Unido es el país es el que más muertes acumula por el nuevo virus tiene en toda Europa y el tercero del mundo detrás de Estados Unidos y Brasil.

Los restaurantes, las peluquerías y los cines pudieron reabrir a la medianoche, pero los pubs tuvieron que esperar hasta las 6 de la mañana por temor de las autoridades a desbordes.

Los parques temáticos y de entretenimiento, así como las pistas de skate también pudieron reabrir.

Los lugares de culto pueden volver a recibir gente para oraciones o servicios religiosos, aunque en un máximo de 30.

En los pubs y restaurantes, el distanciamiento social se alivió a un metro, luego de que el Gobierno revisara los dos metros que había dispuesto inicialmente.

Dos familias podrán reunirse a partir de ahora en un lugar cerrado o abierto, incluyendo durante la noche, aunque deberán mantener el distanciamiento.

En los pubs y restaurantes debe haber alcohol en gel para los clientes, mientras que el uso de barbijo es opcional, incluso para el personal.

Los cambios iniciados hoy solo aplican a Inglaterra, ya que los otros países del Reino Unido -Escocia, Gales e Irlanda del Norte-, están aliviando sus restricciones a otras velocidades.

La única ciudad inglesa que ha quedado afuera es Leicester, en el centro de Inglaterra. El Gobierno volvió a ponerla bajo cuarentena esta semana por un repunte de las infecciones.