03/07/2020 Pandemia

Bolivia reporta una cifra sin precedentes: 1.301 contagios de coronavirus en un da

El país registra 35.528 contagiados y 1.271 fallecidos desde el inicio de la pandemia el 10 de marzo. Se teme que la tendencia siga ascendente, mientras se acumulan pruebas en los laboratorios por falta de recursos personales y materiales.


Bolivia reportó sus peores datos del nuevo coronavirus desde que apareció la enfermedad en el país, con otro récord diario de 1.301 contagios y 70 muertes, altas cifras en relación a sus 11 millones de habitantes, según el último reporte del Ministerio de Salud.

Con estos nuevos casos, se eleva a 35.528 el total desde el inicio de la pandemia el 10 de marzo, aunque se teme que la tendencia siga ascendente mientras van llegando pruebas que se acumulan en laboratorios por falta de recursos personales y materiales, consignó la agencia EFE.

El número de 70 decesos en el último reporte es un de los más altos, cerca del récord diario de 78 del pasado miércoles, cuando hasta entonces se reportaban cifras casi siempre por debajo del medio centenar.

La mayoría de los muertos corresponde a las regiones de Santa Cruz y Cochabamba, dos de las más pobladas del país y en esta última con serios problemas para incinerar y enterrar cadáveres, lo que ha generado protestas sociales, ya que los familiares deben aguardar varios días con los féretros en sus casas ante el malestar de vecinos temerosos del contagio.

El Ministerio de Salud reporta 1.271 fallecidos desde marzo, pero igualmente se teme que el dato siga en aumento a medida que aumenten las pruebas. Bolivia figura entre los diez países del mundo con mayor mortalidad en relación a su población en estudios como los que elabora la universidad estadounidense Johns Hopkins.


El censo del país muestra unos once millones y medio de bolivianos, aunque datos de Naciones Unidas revelan que cerca de 878.000 residen en el exterior.

Según esta universidad, Bolivia está en el noveno puesto en fallecidos de Covid-19 por cada 100.000 habitantes, con un porcentaje del 11,2%, y en el décimo en decesos respecto a casos positivos, con el 3,6%, lo que sitúa al país entre los más afectados porcentualmente en América Latina.

Bolivia tiene declarado estado de emergencia sanitaria desde fines de marzo, con una cuarentena que ha ido por fases y actualmente se puede endurecer o reforzar por regiones y municipios en función de un mapa de riesgo de la enfermedad, que el Gobierno interino del país estima que llegará a su pico a comienzos de septiembre.

Algunas de las principales ciudades, como Santa Cruz, mantienen una cuarentena rígida sin apenas haber flexibilizado restricciones como las que limitan el salir de casa y el circular con vehículos, mientras que otras que las habían rebajado las han vuelto a endurecer, como La Paz y Cochabamba.

Estas y otras ciudades reportan casos de centros sanitarios colapsados y algunas muertes a las puertas de hospitales y en las calles, además de enfermos que peregrinan por centros de salud hasta encontrar atención.