03/07/2020 Espionaje

El abogado de dos ex agentes de la AFI asegura que las tareas estaban “compartimentadas”

José Vera, quien defiende a los ex agentes Mercedes Funes Silva y Mariano Flores, aseguró que solo los cargos jerárquicos tenían “un panorama completo” sobre los operativos.


El abogado José Vera, representante de dos de los ex agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) detenidos en la causa por presunto espionaje ilegal, afirmó hoy que las tareas de seguimiento “estaban compartimentadas” y que solo los cargos jerárquicos tenían “un panorama completo” sobre los operativos.

Al hablar por Radio 10, Vera explicó cómo funcionaba esta supuesta división de tareas entre los agentes de Inteligencia: “A mi defendida, por ejemplo, le daban una tarea, que era filmar una camioneta, y establecer la patente y si el vehículo tenía logos”.

“Ellos le pedían a un agente un dato, que ubique los datos de un vehículo, y a otro agente lo mandaban al Renaper a traer el legajo. Luego toda la información completa aparecía en un programa de televisión”, explicó el abogado.

Vera, quien defiende a los ex agentes Mercedes Funes Silva y Mariano Flores, detenidos en la causa que hasta hoy llevaba adelante el juez de Lomas de Zamora Federico Villena, quien fue desplazado del caso, opinó que “lo que trascendió hasta ahora es muy poco" y que "hay más elementos”.

El abogado insistió en la “compartimentación” de las tareas entre los agentes, y dijo que, quienes ordenaban estos operativos, “no eran estúpidos” y sólo quienes daban las órdenes tenían un “panorama completo” de los operativos.

“Desde el punto de vista de la responsabilidad de mi defendida (Mercedes Funes Silva), el rol que le toca es menor, ya que ella no podía determinar si se estaba cometiendo un delito por esta compartimentación de las tareas”, consideró Vera.

Vera también comentó otra de las tareas que le supuestamente le asignaron a su defendida: “Le pidieron que averiguara por ejemplo si estaban sacando bolsos del domicilio de Cristina Kirchner y resulta que era una mudanza a una cuadra del lugar”.

“Le decían que se apurara y le pedían fotos”, relató el abogado.