02/07/2020 Medio Oriente

Palestinos lucharn juntos contra los planes de Israel de anexar ilegalmente Cisjordania

Hamas y Al Fatah anunciaron que unirán fuerzas en contra del plan del gobierno de Benjamin Netanyahu avalado por Estados Unidos de integrar como propios territorios palestinos de Cisjordania.

Los grupos palestinos rivales Al Fatah y Hamas anunciaron hoy que lucharán juntos contra el controvertido plan de Israel de anexar gran parte de la Cisjordania ocupada, avalada por su aliado Estados Unidos y rechazada por gran parte de la comunidad internacional.

La declaración se produce un día después del plazo previsto por Israel, según el pacto hecho por el flamante gobierno de coalición, para dar inicio al polémico plan, que apunta a anexar todos los asentamientos judíos ilegales en Cisjordania, incluido el estratégico Valle del Jordán, lo que equivale a un tercio del territorio ocupado, informó Al Jazeera

Aunque el comienzo de la ejecución del plan liderado por el primer ministro Benjamin Netanyahu, que está en línea con una propuesta del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no fue anunciada ayer

Hoy queremos hablar con una sola voz.

Jibril Rajub, Al Fatah


No obstante, en una inusual conferencia de prensa conjunta, funcionarios de los dos grupos dijeron que había un consenso nacional contra el controvertido plan de Israel, que es rechazado no solo por los palestinos, que buscan toda Cisjordania como parte de un futuro Estado, sino por gran parte de la comunidad internacional, incluyendo la ONU y la Unión Europea (UE).

"Implementaremos todas las medidas necesarias para garantizar la unidad nacional" en los esfuerzos contra el plan de Israel, dijo el alto funcionario de Fatah, Jibril Rajub, en Ramallah durante la conferencia de prensa, que también fue abordada por el funcionario de Hamas, Saleh al-Arouri, mediante un enlace de video desde la capital del Líbano.

"Hoy queremos hablar con una sola voz", afirmó Rajub, reiterando el llamado de los líderes palestinos a un estado palestino independiente en la línea de 1967 con Jerusalén Este como su capital.

Por su parte, al-Arouri, subdirector de la oficina política de Hamas, que administra la asediada Franja de Gaza, advirtió sobre los "peligros" sin precedentes que podrían desarrollarse si Netanyahu avanzara con la anexión.


"Anexar cualquier porcentaje de Cisjordania ahora significa que habrá más... Si la ocupación termina controlando el Valle del Jordán, Jerusalén y otras áreas, entonces tendrá apetito por más", dijo al-Arouri.

Los comentarios de los funcionarios palestinos se producen un día después de la fecha de inicio prevista para que el gabinete de Israel comience a debatir el tema. Pero las autoridades israelíes dijeron que el proceso se llevaría a cabo a finales de este mes en coordinación con Washington.

Los expertos de la ONU dicen que la anexión del territorio ocupado es una violación grave de la Carta de las Naciones Unidas y los Convenios de Ginebra.

"La anexión es ilegal", dijo la Alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en un comunicado el lunes pasado, declaraciones que fueron criticadas por Israel.

Si el gobierno de Netanyahu continúa con la anexión, es probable que expropiaciones importantes de tierras privadas sean expropiadas ilegalmente, e incluso en los casos en que esto no ocurra, muchos palestinos podrían perder el acceso para cultivar sus propias tierras, advirtió Bachelet.

Además, los palestinos que se encuentran viviendo dentro de las áreas anexas probablemente experimentarán mayores dificultades para acceder a servicios esenciales como atención médica y educación, mientras que el acceso humanitario también podría ser bloqueado.

Sin embargo, muchos palestinos argumentan que la anexión es simplemente una formalidad de lo que ya ha estado sucediendo en el terreno durante años.

El aumento de la construcción de asentamientos en los últimos años, junto con las carreteras solo para colonos judíos que se conectan con Israel, han dividido el territorio, dando como resultado ciudades, pueblos y aldeas palestinas no contiguas que ahora existen en los cantones.