01/07/2020 Brasil

Murieron tres bebs y un hombre mayor en la Amazonia por coronavirus

Dos de los pequeños padecían cardiopatías graves y murieron en el hospital de la capital regional Boa Vista, situada a unos 15 días en barco del área yanomami o una hora y media en avión.


El pueblo indígena yanomami informó que al menos tres bebés y un mayor murieron a causa del nuevo coronavirus, pese a los esfuerzos del Gobierno para evitar la propagación y a que su comunidad se localiza en las entrañas de la selva amazónica, en un área de nueve millones de hectáreas con apenas 28.000 habitantes.


La recóndita ubicación de los yanomami, en el estado de Roraima y fronteriza con Venezuela, no impidió el arribo de la Covid-19 que mantiene a Brasil como el segundo país del mundo más afectado, detrás de Estados Unidos, con más de 1,4 millones de casos y casi 60.000 muertes.

No hay información precisa sobre cómo y cuándo llegó el virus al pueblo yanomami, pero una de las posibles explicaciones apunta a los “garimpeiros” (mineros ilegales) como transmisores del virus, que ya dejó al menos 114 infectados en dicha zona.

Las dos aldeas más afectadas son las Waikás y Auaris, donde actualmente residen unos 450 indígenas yekuana y yanomami Sanuma en casas de muros de barro y tejados de paja, cocinando con fuego de leña y viviendo de la caza y la pesca, como sus antepasados.

"Estamos con miedo. La comunidad está con recelo de contraer esa nueva enfermedad del coronavirus. Como no hay una cura estamos intentando prevenir la enfermedad. La mitad de los habitantes se ha ido a los bosques con miedo, principalmente los ancianos", manifestó Mauricio Yekuana, uno de los líderes indígenas de la etnia, y replicó la agencia de noticias EFE.

La alarma entre los indígenas se encendió en las últimas semanas, con las muertes de un hombre mayor y tres bebés yanomami de Covid-19, y la rápida propagación del virus en el mayor territorio indígena de Brasil.

Dos de los pequeños padecían cardiopatías graves y murieron en el hospital de la capital regional Boa Vista, situada a unos 15 días en barco del área yanomami o una hora y media en avión.

Actualmente, en Brasil hay cerca de 900.000 indígenas registrados y casi el 60% de ellos reside en espacios protegidos.

Hasta el momento, se confirmaron oficialmente 6.488 casos en aldeas y 156 muertes, de acuerdo con los últimos números de la Secretaría Especial de Salud Indígena, cuyos datos excluyen las infecciones de indígenas que viven en áreas urbanas.

El Gobierno trata de contener los contagios entre esta población con baja inmunidad y que se encuentra ya debilitada por otras enfermedades, como la malaria y la desnutrición.

Una de las acciones fue enviar el lunes a Boa Vista 21 profesionales de la salud de las Fuerzas Armadas y del Ministerio de Salud, y cuatro toneladas de material sanitario para los Distritos Especiales Indígenas de yanomami y Leste de Roraima, los cuales atienden a una población de cerca de 75.000 indígenas.

La situación sanitaria en la Amazonia se profundiza con los 2.248 focos de incendio reportados durante junio, un 19,57% más frente al mismo periodo de 2019 y el mayor número registrado para ese mes desde 2007, según fuentes oficiales.

Una de las causas son los altos índices de deforestación en el bioma, un 85% en 2019, primer año del ultraderechista Jair Bolsonaro en la Presidencia de Brasil. Las alertas aumentaron un 22% entre enero y mayo de este año, pese a los operativos del ejército para evitar la tala indiscriminada de árboles.