28/06/2020 retrospectiva y estreno

Cine y charla debate en el Da Internacional del Orgullo LGTBIQ+

El cineasta argentino Marco Berger tendrá este domingo una retrospectiva de su obra y una charla debate con su colega chileno Omar Zúñiga, quien estrena su film "Los fuertes".


El cineasta argentino Marco Berger tendrá este domingo una retrospectiva de su obra y una charla debate con su colega chileno Omar Zúñiga, quien estrena en la plataforma de PCI su filme "Los fuertes", en el marco del Día Internacional del Orgullo LGTBIQ+.

"Vamos a hablar de nuestras películas, de la representación y espero también estar abiertos a preguntas o comentarios de las personas que estén viendo", arriesgó Zúñiga en diálogo con Télam sobre la proyección en https://play.puentesdecine.com.ar.

Berger acaba de estrenar "El cazador", su décimo largometraje en 10 años de carrera, lo que lo convierte en uno de los directores más prolíficos de Argentina, cuya temática siempre se encuentra cerca de las minorías sexuales.

"Creo que es interesante la exploración del deseo, de los cuerpos, en distintos ambientes. También es muy admirable la capacidad de poder hacer proyectos en una escala acotada y de mantenerse siempre haciendo cine de ese modo. A veces es muy difícil hacer películas y creo que es refrescante que él y su equipo encuentren maneras de siempre seguir creando", comentó Zúñiga respecto al cine de Berger

En "Los fuertes", el director chileno centra la historia en la pequeña y pesquera cuidad de Valdivia (a la altura de San Carlos de Bariloche, del lado chileno), a la cual llega Lucas a visitar a su hermana y que está pronto a partir a una beca en Canadá.

Allí, conoce a Antonio, un pescador del cual se enamora y comienza una relación fuera de los prejuicios y las críticas sociales que uno puede esperar en esos pueblos pequeños de hombre rudos y curtidos por el mar.

"Comencé a escribir la película varios años atrás. Estaba en ese momento viviendo en Estados Unidos, después de estudiar un máster en dirección, y había filmado varios proyectos en inglés", recordó el realizador.

"Por un lado, tenía muchas ganas de hacer algo mucho más cercano a mi experiencia, a las cosas que he visto alrededor mío y que he vivido. Por el otro, quería contar una historia de amor de un modo que no he visto lo suficiente, celebrando la fortaleza y la libertad que ellos tienen, y siendo testigos de cómo se anteponen ante cualquier hostilidad que puedan encontrar en ese entorno", agregó.

Télam: Es una historia de amor sin prejuicios ni victimizaciones. ¿Por qué elegiste ese punto de vista?
Omar Zúñiga: Esa idea era muy importante para mí. Me interesaba hacer una película política y vigente en ese sentido, porque creo que una y otra vez se ve en el cine una representación del amor entre dos personas del mismo sexo con uno de ellos que piensa que lo que están haciendo está mal, que es algo prohibido y que no deberían hacer. Nunca me deja de sorprender que películas así, a veces, sean incluso éxito de audiencia o de festivales. Es un patrón que genera esa expectativa en el público y que yo quería romper. Es una historia de amor sin reservas, ni dudas, ni culpa. No es una historia de descubrimiento, es una relación entre dos adultos que saben qué es lo que buscan de sus propias vidas, y que son capaces de defenderlo ante el resto. Creo que muchas veces a los personajes que puedan ser de la comunidad LGBT no se les otorga el mismo sentido de dignidad, de libertad, de autonomía en sus decisiones. Con esta película, quiero romper ese círculo vicioso.

T: Hay una nueva ola de cine en las minorías que se aleja del rol de víctimas al que fueron sometidas durante mucho tiempo. ¿Cómo creés que el avance de la sociedad en esto se refleja en el cine?
OZ: Creo que en el surgimiento de nuevas historias y realidades, desde distintos países y culturas. Sin duda hemos avanzado, pero creo que todavía nos falta mucho. Se vincula con lo que mencionaba recién, pero me interesa que ojalá podamos representarnos de un modo complejo, humano, sin estereotipos, sin restricciones.

T: En vísperas del Día del Orgullo, ¿Qué falta todavía tanto en la sociedad como en el cine?
OZ: En Chile nos falta mucho para un reconocimiento legal y social como el que existe en Argentina. Miramos siempre hacia Argentina como un modelo en ese sentido, y me enoja que como país estemos tan atrasados. En un sentido más amplio, creo que olvidamos también lo terrible que sigue siendo la situación en muchos países del mundo, en los que la existencia LGBT es penalizada como un crimen. Nos falta creo estar más atentos a estas realidades, fiscalizarlas, ojalá hacerlas evolucionar por presión social o política. Y en el cine me gustaría ver muchas más historias libres de la idea de culpa.