06/06/2020 Brasil

El acto anti Bolsonaro de maana se muda por orden judicial para evitar enfrentamientos

Luego de que el Juzgado Civil de la Capital emitiera una medida cautelar que "prohíbe la realización de actos antagónicos en el mismo local y fecha", los organizadores de la marcha contra las políticas del presidente resolvieron mudar el acto a Largo da Batata, en el mismo horario de las 14.


Los organizadores de la marcha contra las políticas del presidente Jair Bolsonaro resolvieron hoy mudar el acto central a Largo da Batata, en el mismo horario de las 14 de mañana, para no cruzarse en la Aveninda Paulista con los adherentes al mandatario, luego de que la Justicia prohibiera la celebración de ambos actos en el mismo lugar y hora para evitar enfrentamientos.

El juez de turno del Juzgado Civil de la Capital, Rodrigo Galvao Medina, a petición del Gobierno del estado de Sao Paulo, emitió anoche una medida cautelar la que "prohíbe la realización de actos antagónicos en el mismo local y fecha", como los programados para este domingo en la céntrica avenida, según publicó hoy la agencia de noticias EFE.

La medida, destacó el magistrado, busca evitar enfrentamientos y daños al patrimonio y delegó a las "autoridades administrativas competentes para que su decisión pueda tener éxito efectivo".

"A la luz de la decisión judicial, la Secretaría de Seguridad Pública y el Ministerio Público están en contacto con los organizadores de los actos para llegar a un consenso que garantice la seguridad de todos y el derecho a la libre manifestación", resaltó el Gobierno del estado de Sao Paulo.

Desde que se desató la pandemia del coronavirus, que hasta el viernes contabilizaba en el país más de 645.000 casos confirmados y supera las 35.000 muertes, seguidores de Bolsonaro han protagonizado caravanas y marchas prácticamente todos los fines de semana en algunas ciudades, sobre todo en Sao Paulo y la capital Brasilia.

Esas movilizaciones, convocadas contra la Corte Suprema y el Congreso, se concretaron sin atender a las medidas de aislamiento social y las cuarentenas decretadas por los Gobiernos locales para evitar aglomeraciones y de las que el propio Bolsonaro, algunas veces sin tapaboca ha participado.


El domingo, otro movimiento que partió de las barras organizadas de varios clubes de fútbol, se movilizó en Sao Paulo y Río de Janeiro a favor de la democracia y contra el fascismo con el que es tachado el ultraderechista Bolsonaro.

En la protesta de la Avenida Paulista hubo un encuentro de los dos grupos y, después de una serie de agresiones verbales, se desató un enfrentamiento en el que la Policía Militarizada tuvo que intervenir, dejando algunas personas heridas por balas de goma y gases lacrimógenos.

Este viernes Bolsonaro amenazó con usar la Fuerza Nacional de Seguridad, tropa de élite policial, contra las protestas convocadas para mañana por grupos sociales y movimientos antifascistas a los que calificó de "terroristas", "marihuaneros" y "desocupados".

Bolsonaro hizo la amenaza durante la inauguración de un hospital de campaña, el primero del Gobierno federal para atender a pacientes con coronavirus, en la ciudad de Aguas Lindas, en el estado de Goiás, vecino a Brasilia, cuya construcción había sido anunciada en abril pasado.

El mandatario levantó el tono ante las protestas del próximo domingo, que según el gobierno pueden ser parte de un movimiento mayor -pese a la pandemia- para presionar al Congreso a abrirle un juicio político.

Así, tras la decisión judicial, el Movimiento Somos Democracia, activistas del movimiento negro y del frente Pueblo sin Miedo señalaron en un comunicado que el lugar de la protesta se cambió "para evitar cualquier confrontación con la policía y cuidar la integridad de los manifestantes".