31/05/2020 Senderismo

Los ocho principales circuitos de trekking en el Parque Patagonia de Santa Cruz

Los circuitos de senderismo de la zona del Parque Patagonia Argentina son variados en dificultad, paisaje, extensión y atractivos, con salidas desde los portales Ascensión, junto al Lago Buenos Aires, y Cañadón Pinturas, en la estepa de la provincia.

Foto. Fundación Flora y Fauna/Sofía López Mañan
Foto. Fundacin Flora y Fauna/Sofa Lpez Maan


Desde la ex estancia La Ascensión, donde hay espacio para pernoctar, parten cuatro de ellos, que en algunos tramos se pueden recorrer también a caballo o en bicicleta, a condición de registrarse en la oficina de Parques Nacionales al partir y al regresar.

Los espacios que se pueden recorrer desde este portal son por terrenos en parte escarpados y transcurren con vistas al Lago Buenos Aires, y de ellos el más largo y de mayor exigencia es el de la Meseta Lago Buenos Aires, de 16 kilómetros.

Ese sendero se puede dividir en varias etapas de excursiones cortas y cuenta con áreas para acampar en Puesto Amarillo, a los 6 kilómetros, y en El Rincón, a 12 kilómetros.

Los primeros tramos son de exigencia baja y media, pero tras pasar por los miradores Roca Guacha y Cóndor, sube la exigencia, y el último tramo hasta el borde de la meseta es de alta dificultad.

Los otros tres son de dificultad media, como el Sendero de la Luna, que cuenta con un mirador sobre el lago desde un alto acantilado y permite descender a la costa junto a estratos con material volcánico de antiguas erupciones, entre añosos espinos negros.

El Sendero al Cerro Negro finaliza en su cumbre, a 575 metros sobre el nivel del mar (msnm), desde donde se puede apreciar en 360 grados el lago, la meseta y la cordillera, tras caminar por un camino con llamativas rocas pulidas por los glaciares.

El Sendero al cerro La Calle y Laguna Coa presenta una impactante formación geológica, un mirador natural de condoreras y una variada avifauna en el espejo de agua, además de estar conectado con el Sendero a la Meseta por una huella vehicular de 4,5 kilómetros.

El Portal Cañadón Pinturas, en una zona esteparia desértica, es aún administrado por Rewilding Argentina en el refugio Posta de Los Toldos, donde deben registrarse los senderistas, quien allí también pueden comer y pernoctar.

Tierra de Colores, un sendero de baja dificultad a metros de la entrada, sorprende por sus texturas, formas y colores vivos que contrastan con los tonos opacos del lugar, para culminar en una elevación con vista panorámica al horizonte patagónico, las mesetas Lago Buenos Aires y Sumich y el cerro San Lorenzo.

El Sendero Koi es de media dificultad, comienza en una huella hecha por la fauna local y lleva a la meseta Sumich, de 978 msnm, con una laguna con diversidad de aves y donde también abrevan manadas de guanacos, entre otros animales.

La vista desde ese punto, también en 360 grados, muestra una meseta basáltica y se extiende hasta la meseta Lago Buenos Aires sobre cerros bajos, lomadas y llanuras, donde recientemente se observaron algunos pumas.

El Sendero La Guanaca, que con exigencia media lleva a la cumbre del cerro Amarillo, a 854 msnm ofrece, desde unas curiosas geoformas que asemejan antiguos muros, la espectacular unión de los cañadones Caracoles y Cueva de las Manos cientos de metros más abajo.

Al pie del cerro Amarillo se puede tomar el Sendero Bajada de Los Toldos, que baja entre rocas hasta el río Pinturas, y tras cruzarlo se puede ascender hasta el Parque Provincial Cueva de la Manos.