29/05/2020 coronavirus

Lisboa vuelve a crecer en cantidad de casos y posterga su salida de la cuarentena

En las últimas 24 horas, Portugal registró 350 nuevos casos positivos de Covid-19, el más alto en tres semanas, y el 92 % de los nuevos contagios se detectaron en la región de Lisboa y Valle del Tajo.

 
El aumento de casos en el área metropolitana de Lisboa informado este viernes pone un freno a la salida de la cuarentena en Portugal, y excluye a la capital del país del inicio de la tercera fase, a partir del próximo lunes, que permite la apertura de los centros comerciales y la ocupación total de los restaurantes.

El primer ministro de Portugal, António Costa, anticipó hoy que el país mantiene el estado de calamidad, decidido hace un mes tras superar el estado de alarma.

Portugal registró en las últimas 24 horas 350 nuevos casos positivos de Covid-19, el más alto de las últimas tres semanas, y el 92 % de los nuevos contagios se detectaron en la región de Lisboa y Valle del Tajo.

Permisos y restricciones en las diferentes ciudades

Ante esta situación, el Gobierno ha decidido que en Lisboa se mantendrán una serie de restricciones que serán revisadas el 4 de junio: no podrán abrir los centros comerciales a partir del día 1 como en el resto del país y los vehículos privados (aunque no el transporte público) no podrán llevar más de dos tercios de ocupación.

Si en todo el país se permiten reuniones de hasta 20 personas, en el caso de Lisboa el máximo será de 10.

Este "aumento muy significativo" en el área metropolitana de Lisboa, según Costa, se debe a focos de expansión del virus entre trabajadores temporales o de la construcción civil.


En el resto de Portugal, a partir del 1 de junio abrirán al público los centros comerciales y las tiendas de más de 400 metros cuadrados, mientras que los restaurantes, que hasta ahora sólo podían trabajar al 50 % de su capacidad, ya podrán operar al 100 %, aunque con distancias mínimas entre mesas de metro y medio.

Costa también anticipóque en esta tercera fase ya no será obligatorio el teletrabajo, excepto para padres que tengan que cuidar a hijos menores de doce años, personas con deficiencias superiores al 60 % o inmunodeficientes o cuando la empresa no garantice las condiciones de seguridad e higiene necesarias.

 La tercera fase de la desescalada supondrá la reapertura de gimnasios, cines, teatros o auditorios al aire libre o cubiertos, aunque con medidas de distanciamiento.

El lunes también se podrán oficiar misas en Portugal, aunque con mascarilla, distancia entre los fieles y circuitos de entrada y salida de las iglesias.

Según el último boletín de la Dirección General de Salud (DGS), el número de casos positivos registrados desde el inicio de la pandemia llegó a 31.946 en Portugal, con un total de 1.383 fallecimientos.