29/05/2020 Uruguay

Susana Gimnez se cay en su casa de Punta del Este y debi ser intervenida

La conductora televisiva sufrió la luxación de uno de sus codos en una caída accidental. “Se encuentra bien”, aseguró Elvio Paolillo, director del sanatorio Cantegril.


Susana Giménez debió ser intervenida en un sanatorio de la ciudad de Maldonado, en Uruguay, después de haber sufrido la luxación de su codo izquierdo en una caída accidental en La Mary, su casa de Punta del Este, según confirmaron su hermano, Patricio Giménez, y autoridades médicas del centro asistencial.

La diva de los teléfonos fue dada de alta poco después del mediodía, con el codo inmovilizado, informó Elbio Paolillo, director de la clínica Cantegril de esa ciudad balnearia, en declaraciones televisivas.

"Susana está lúcida, de buen ánimo y hace un rato fue dada de alta", dijo Paolillo, aunque advirtió que la conductora deberá "realizar un tratamiento de rehabilitación".

"Tuvo una caída de su altura, se sacó de lugar el codo izquierdo. Eso se redujo en block quirúrgico y ya está prácticamente resuelto", agregó.

Susana había ingresado a la clínica a las 4.20 de la madrugada, siguiendo el protocolo estricto para coronavirus ya que había llegado desde Argentina el sábado pasado y debía cumplir una cuarentena, tras haber sufrido un accidente doméstico en La Mary.

Se le puso una férula para inmovilizarle el codo, pero se encuentra bien

Elvio Paolillo, director del sanatorio Cantegril

Según explicó a la prensa su hermano Patricio Giménez, quien la acompaña en Uruguay, la conductora "se cayó llevando a Rita (una perra que adoptó durante la cuarentena)". "Estaba con su bolso y una cartera, tenía pantuflas y cuando quiso subir una escalera se tropezó", indicó.

Una vez en la clínica, Susana fue llevada "bajo anestesia general" al quirófano, donde "bajo radiología" se pudo "descartar la fractura" y colocar nuevamente el codo en la articulación.

"Se le puso una férula para inmovilizarle el codo, pero se encuentra bien, ahora hay que hacer los controles", detalló Paolillo y explicó que luego del alta Susana deberá realizar un tratamiento de rehabilitación.

"Fue un episodio doloroso que ella ha superado bien y la recuperación la hará desde su casa, donde concurrirán nuestros médicos a controlarla", finalizó el profesional.

Sin programa en el aire, Susana se mantiene firme en los titulares desde que se conoció su viaje a Uruguay.

Sucede que su salida del país causó revuelo mediático esta semana, y fue la propia conductora quien en diferentes entrevistas televisivas explicó que como propietaria de distintas casas en el país vecino y con un trámite de residencia en proceso consiguió el permiso de las autoridades para ingresar.

"Después de 65 días encerrada en mi casa sola tenía derecho a venir acá, donde tengo personal que pagar, perros, animales", había dicho a la prensa, para luego añadir que si bien al comienzo había estado de acuerdo con el aislamiento social preventivo y obligatorio, con el paso de los días su opinión estaba cambiando.

"65 días me parece que ya está. Tengo miedo de que digan 15 más", dijo el martes por la tarde.

Fiel a su estilo desenfadado, Susana abundó sobre el tema y aseguró que para ella "da la impresión de que en el fondo es como que nadie sabe, todos están corriendo para un lado y para el otro tratando de salvar vidas" y opinó que "la gente está harta, no hay una persona que diga lo contrario".

En medio de la polémica, la conductora explicó que "pidió el permiso antes de salir" de Buenos Aires con rumbo a Montevideo.

"Te toman las impresiones y las mandan a Cancillería, Cancillería te dice que sí o que no y después me dijeron que sí. Llamé a la compañía que uso normalmente y vine porque tengo casas acá", dijo sobre su vuelo en un jet privado.

Como con todos los ingresos a Uruguay, Susana debía seguir el protocolo sanitario que estipula el aislamiento por 14 días para prevenir la expansión del coronavirus, que estaba llevando en su ya famosa casa de San Ignacio, La Mary.