26/05/2020 Ciudad de Buenos Aires

La Justicia investiga ms fiestas de casamiento realizadas durante el aislamiento

Después de los ochos detenidos este lunes en una boda de la colectividad judía, el Ministerio Público Fiscal investiga de oficio otros dos casamientos a los que asistieron numerosos invitados y que se viralizaron por las redes sociales.


Los ocho detenidos por participar de un casamiento y violar el aislamiento social, preventivo y obligatorio, entre ellos los novios y el rabino que los casó, fueron liberados anoche mientras la justicia porteña abrió otra causa por dos ceremonias más en la comunidad judía ortodoxa.

Según fuentes judiciales, el Ministerio Público Fiscal (MPF) porteño ya inició de oficio otra causa para tratar de identificar a los responsables y participantes de otras dos ceremonias que se realizaron en la Ciudad de Buenos Aires, a la que sí asistieron numerosos invitados según se pudo ver en videos que se viralizaron en redes sociales.

Con respecto a la detención realizada ayer lunes por la tarde por personal de la Policía de la Ciudad, fuentes judiciales explicaron que fue por orden del fiscal porteño Maximiliano Vence, tras una denuncia que llegó al MPF. Los acusados están imputados por violación a los artículos 205 y 239 del Código Penal.

Anoche, tras ser identificados en la comisaría del barrio porteño de Almagro, los detenidos fueron liberados para que hagan la cuarentena en sus casas durante los próximos 14 días, mientras el fiscal decide cuándo y cómo los indagará.
Según el Ministerio Público Fiscal, la Policía porteña "había intimado por la mañana a los residentes del lugar tras advertir que la ceremonia violaba el decreto presidencial sobre el aislamiento actual".

"Ningún ritual religioso está eximido de respetar el aislamiento. Les pedimos que denuncien este tipo de convocatorias para que podamos intervenir o anticiparnos", sostuvo el fiscal general Juan Bautista Mahiques.

Además, la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) emitió un comunicado en el que repudió enérgicamente "la violación del aislamiento social, preventivo y obligatorio que rige en nuestro país" y advirtió que "no avala ninguna ceremonia religiosa desde que se inició la pandemia".


Recordó que "ningún evento de estas características puede ser realizado, atento al decreto que se publicó en el Boletín Oficial el 19 de marzo pasado; que el cuidado de la salud y el respeto por las normas que se establecieron deben ser la prioridad absoluta de la sociedad en su conjunto, y que bajo ninguna circunstancia puede ponerse en riesgo la vida propia y la de los demás".

También advirtieron que "las violaciones a la cuarentena no se condicen con la actitud de total responsabilidad que la mayoría de la comunidad judía organizada está implementando desde el inicio de la pandemia"; y que "proteger la vida propia y la de nuestros prójimos es un mandato que no puede ser desobedecido ni ignorado".

Al respecto, el abogado defensor de las ocho personas imputadas ayer, Carlos Broitman, que además dijo que representa a otras personas que realizaron ceremonias privadas en los últimos días, aseguró que "todos se encuentran en sus casas cumpliendo la cuarentena como si hubieran vuelto del exterior".

"Hubo muchos casamientos esta semana en la colectividad, donde muchos cumplieron los protocolos y solo estuvieron las personas necesarias para llevar a la cabo la ceremonia", indicó el letrado y explicó que "una boda de la comunidad necesita la presencia de al menos 10 judíos".

Por último, Broitman afirmó que "nadie convalida que se haya roto la cuarentena" y que se presentó en la fiscalía para determinar si hay otra causa con imputados o investigados porque "se van a poner a disposición de la justicia".