Espectáculos

01-05-2020 07:10 - ANIVERSARIO

Se cumplen 120 años del nacimiento de Paquita Bernardo, pionera del bandoneón

Fue la primera bandoneonista de la historia del tango y la primera mujer en encabezar una orquesta propia, que devino referente femenino de la música.

Telam SE
01-05-2020 | 07:10
PAQUITA BERNARDO
PAQUITA BERNARDO
Paquita Bernardo fue la primera bandoneonista de la historia del tango y la primera mujer en encabezar una orquesta propia, alguien que a pesar de su corta vida -murió a los 24 años a causa de una neumonía- se erigió en un referente femenino de la música y de quien hoy, 1° de mayo, se cumplen 120 años de su nacimiento.

Conocida como "La Flor de Villa Crespo", la música de cabello prominente y mirada profunda, nació el 1 de mayo del 1900 en ese barrio porteño y formaba parte de una familia de ocho hermanos.

Francisca Cruz Bernardo -su verdadero nombre- fue compositora de tangos y tuvo el privilegio de tener como pianista en su agrupación a Osvaldo Pugliese, quien era cinco años menor que ella.

Amante de la música desde su infancia, Paquita convenció a sus padres -inmigrantes españoles- que le permitieran estudiar piano. Fue al conservatorio de Catalina Torre, donde en 1915 se encontró con un instrumento que marcaría definitivamente su destino.

Paquita Bernardo es un personaje que está en mi cabeza desde siempre, es una referente para todas las mujeres bandoneonistas que hoy somos muchas por suerteAyelén País Negrín
Al mismo lugar iba a estudiar bandoneón el joven José Servidio, lo que dio lugar a que Paquita conociera ese instrumento que hasta ese momento pertenecía al universo de los hombres.

En aquel entonces no era bien visto que una mujer tocara el bandoneón, sin embargo la joven no dudó en pedir que le enseñaran a ejecutarlo, y tuvo como maestros a Augusto Berto, Pedro Maffia y Enrique García, quienes le enseñaron en absoluta reserva.

Así inició un camino propio y transgredió los mandatos sociales que imperaban en esa época, se negó a aprender los oficios destinados a las mujeres de la época y a casarse. En sus presentaciones nunca usó pantalones, vestía una blusa blanca -que a veces cambiaba por camisa y corbata- y falda negra.

Gracias a esa impronta allanó el camino para otras mujeres como Nélida Federico o Carl Algeri, quienes también se volcaron al sonido del fueye.

Trabajó en fábricas de medias y tenía posiciones obreras combativas cercanas al anarquismo.

A partir de los años 20 comenzó a tocar en los bares y salones cercanos al arroyo Maldonado (actualmente bajo la avenida Juan B. Justo), siempre acompañada por sus hermanos Arturo o Enrique. En ese tiempo comenzaron a llamarla “La Flor de Villa Crespo” y “La mujer bandoneón”.

Murió a falta de 15 días de cumplir 25 años, a causa de una neumonía o de un resfrío mal curado. Bernardo no llegó a grabar un disco pero compuso 15 obras, una de ellas interpretada por Carlos Gardel.

Se trató del tango “Soñando”, una pieza originalmente instrumental a la que Francisco García Giménez le puso letra a pedido de “El Zorzal Criollo”, quien la grabó en 1925, año en el que la música perdió la vida.

En diálogo con Télam, cuatro bandoneonistas mujeres, que integran o están al frente de diferentes formaciones del tango actual, hablaron de su vínculo con la historia de Paquita, de la admiración que sienten por ella y reflexionaron sobre su vida artística.

“Paquita Bernardo es un personaje que está en mi cabeza desde siempre, es una referente para todas las mujeres bandoneonistas que hoy somos muchas por suerte”, indicó Ayelén Pais Negrin, quien actualmente es parte del elenco estable del Querandí Tango show, de las orquestas típicas Sans Souci y la Romántica Milonguera, además del dúo Asato-Pais.

En homenaje al aniversario de su nacimiento, Cindy Harcha y Roberta Maegli, tenían previsto participar en dos obras -cada una en una diferente- vinculadas a la historia de la artista, propuestas que se suspendieron por la cuarentena.

Acerca de Paquita, la chilena Harcha, arregladora, directora y primer bandoneón en la agrupación femenina Sciammarella Tango, expresó: “Cuando empecé en Chile a averiguar del bandoneón todos los que me rodeaban me aconsejaron que no toque ‘porque es un instrumento de hombre y de argentino, no de una chica chilena’”.

“Me decían que era imposible. Ahí entra Paquita Bernardo en juego. Al buscar en internet, lo primero que apareció cuando escribí ’mujeres bandoneonistas’ fue Paquita. Me leí toda su historia y dije: ‘si ella lo hizo, ¿por qué yo no voy a poder? Y acá estamos’”, agregó Harcha, quien también acompaña al cantor Osvaldo Peredo.

Conocí su historia y la respeto. Me la imagino valiente y luchadora. Por suerte, ahora se están abriendo las puertas para mujeres bandoneonistas más que en la época que vivió ella.Natsuki Nishihara
Roberta Maegli, quien integró el Dúo Aires junto a Hugo Satorre, entre otros proyectos, recordó: “De Paquita Bernardo me empecé a enterar cuando ya había agarrado el bandoneón. ‘Eh, Paquita’, alguno me dijo alguna vez y me puse a buscar. Recuerdo la foto que vi y que me encantó. Tan antigua, tan inesperada…”

“Me di cuenta que mucha gente, quizás sin saberlo, se sorprendía como yo, frente a una mujer tocando el fueye. -expresó- Forzosamente está cambiando eso y me alegro. Me acuerdo de una abuela mía que se agarraba la cabeza y me decía: ‘Ay, nena, ese no es un instrumento para mujeres. ¿No te gusta el violín?’. Pero al final lo aceptó y siempre me pedía que le tocara algo en el fueye”.

A Paquita -continuó Maegli- la definiría como a una valiente, ante todo. No me puedo ni imaginar las cosas que debe haber tenido que escuchar, las palabras a las que debe haber tenido que hacer oídos sordos. Rompió con las reglas para hacer lo que amaba... ¡y le fue bien!”.

La japonesa Natsuki Nishihara, miembro de Yazmina Raies Trío, Sexteto típico Bohemio y Juan Pablo Gallardo orquesta, comentó a esta agencia: “Conocí su historia y la respeto. Me la imagino valiente y luchadora. Por suerte, ahora se están abriendo las puertas para mujeres bandoneonistas más que en la época que vivió ella. Hay que seguir ese camino, tocando y estudiando”.

También te puede interesar