23/04/2020 ONU

Migrantes varados en las fronteras de Mxico y Centroamrica estn desamparados

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos advirtió que ante la pandemia, muchos países cerraron sus fronteras y provocaron que "numerosas personas en movilidad" queden atrapadas.


Tras el cierre de fronteras de México y los países centroamericanos, Naciones Unidas advirtió este jueves que migrantes, refugiados y desplazados quedaron varados en las zonas limítrofes sin protocolos sanitarios ni la protección necesaria por la pandemia, y pidió que todos esos estados suspendan los retornos forzados.

A través de un comunicado, la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos destacó, por ejemplo, que tras el cierre de las fronteras entre México y Guatemala, cientos de migrantes afrontan dificultades para llegar por la vía regular a su país de origen, según la agencia de noticias EFE.

Además, grupos de migrantes quedaron varados en los pasos fronterizos tanto entre Panamá y Costa Rica, como entre El Salvador y Honduras. Están esperando en condiciones de hacinamiento y con un limitado acceso a la salud, sin comunicación, alimentación ni agua.


Asimismo, las oficinas de esta agencia de la ONU en Honduras, Guatemala, México, y la regional de América Central y República Dominicana, advirtieron que ante la pandemia, los países cerraron sus fronteras y provocaron que "numerosas personas en movilidad" queden atrapadas.

Las expectativas de los migrantes se complicaron aún más esta semana luego que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decretara una suspensión total del ingreso de inmigrantes por 60 días, con la posibilidad de extenderlo uno o más meses.

Además, la semana pasada trascendió en el New York Times que el mandatario ideó en secreto una "operación" para arrestar a inmigrantes que ingresaron ilegalmente al país y se establecieron en las grandes ciudades conocidas como "ciudades santuario", principalmente urbes gobernadas por líderes demócratas que se oponen a la actual política migratoria del mandatario republicano.

En ese contexto, las oficinas de la ONU en la región pidieron a México y los países centroamericanos "considerar la posibilidad de suspender temporalmente los retornos forzados a la región durante la pandemia".


Asimismo, sugirió que se establezcan "mecanismos para la regulación de personas y garantizar su pleno acceso a las medidas de protección y atención oportuna en salud", al tiempo que pidió a los países "que pongan a los migrantes en el centro de la respuesta contra la pandemia".

El documento de la ONU fue publicado el mismo día que Amnistía Internacional expresó su preocupación sobre la falta de protección sanitaria de los migrantes en México y exigió al gobierno de Andrés Manuel López Obrador proteger a los migrantes.

Efectos de la pandemia

El lunes pasado, el gobierno estatal de Tamaulipas, fronterizo en el noreste de México, informó que un total de 16 personas infectadas con coronavirus fueron deportados desde Estados Unidos, algunos de ellos extranjeros, otros mexicanos.

La pandemia ya dejó un saldo de más de 186.000 muertos en todo el mundo y, aunque México y Centroamérica no son la región más golpeada del planeta, su infraestructura sanitaria y la capacidad del Estado para enfrentar la transmisión del virus y su mortalidad hacen temer los efectos devastadores de un mayor brote.


Las personas en tránsito, con pocos recursos, lejos de sus entramados sociales y atascadas en campamentos de fronteras conforman el grupo más vulnerable, y obligan a los países de acogida a ser tenidos en cuenta en sus políticas públicas. Sin embargo, muchos de estos países no lo están haciendo.

Honduras cerró recientemente un Centro de Atención al Migrante Retornado, luego que la población local protestara contra el potencial peligro que representaban los recién llegados. Además, el costo económico es muy alto. Por eso, el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió un alivio económico que beneficie a los países más pobres y vulnerables, así como a los de ingresos medios, de cara al significativo riesgo de deuda que deberán afrontar a partir del Covid-19.

Guterres celebró la iniciativa temporal del G20 de suspender los pagos de los países más pobres, la mayoría en África, y pidió extender el beneficio a más naciones de otras regiones del mundo.