16/04/2020 CORONAVIRUS

Nueva York usar hoteles para aislar a los infectados que vivan en hacinamiento

Así lo anunció el alcalde Bill de Blasio, quien precisó que la modalidad se usará para pacientes que no necesiten internación y vivan con adultos mayores a los que puedan contagiar.


El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció hoy que aislará en hoteles a las personas con coronavirus que no necesiten atención hospitalaria y que viven en hogares multigeneracionales para evitar que contagien a sus familiares.

"Esto es algo que nos va a ayudar a proteger gente y a frenar la expansión de la enfermedad", explicó De Blasio en una conferencia de prensa.

"Hay muchas personas en hogares multigeneracionales, especialmente en áreas de pocos ingresos, que simplemente no tienen mucho espacio", recordó, subrayando el peligro que eso plantea para las familias y, sobre todo, para personas en situación de riesgo por su edad o estado de salud.

Barrios humildes de distritos neoyorquinos como Queens y Bronx se han convertido en el epicentro de la pandemia en Estados Unidos, con el virus multiplicándose a gran velocidad debido al hacinamiento en el que viven muchos ciudadanos y su necesidad de seguir trabajando para mantenerse.

Según De Blasio, las personas enfermas en esas áreas y que no puedan aislarse en sus casas deben tener acceso de forma gratuita a una habitación de hotel para proteger a sus familiares y al resto de la comunidad, por lo que serán las que tengan prioridad, informó la agencia de noticias EFE.

Además, los hoteles seguirán estando disponibles para el personal sanitario que quiera utilizarlos y no poner en riesgo a sus familias.

Inicialmente, Nueva York había planeado usar multitud de hoteles como hospitales improvisados en caso de necesidad, algo que finalmente no se ha materializado porque las proyecciones más pesimistas no se han hecho realidad.

Además, la ciudad sigue liberando a presos de sus cárceles, sobre todo a personas no peligrosas que estaban a la espera de juicio, para reducir el riesgo de contagios.

Según De Blasio, el número de prisioneros en el sistema municipal está ahora mismo por debajo de los 4.000, su cifra más baja desde 1946.