15/04/2020 Aerolneas Argentinas

Uno de los comandantes del vuelo a China calific de "indito" el operativo

El comandante Pablo Biró, presidente de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas, explicó que el deseo de la tripulación "es que lo que traigamos sea suficiente o que, al menos, nos deje mejor parados para cuando llegue el frío y la situación se complique”.


El titular de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas y uno de los comandantes que esta tarde inició el vuelo a Shangái, China, para traer al país 13 toneladas de insumos médicos, sostuvo que se trata de “una operación inédita” para la compañía y que toda la tripulación está “muy ilusionada” en cuanto a poder hacer la tarea de la mejor manera.

Será un vuelo muy particular -dijo Biró a Télam- porque no vamos a utilizar la ruta transpolar que solíamos usar cuando hacíamos hace unos años, sino que iremos volando sobre Isla de Pascua y después sobre la Polinesia francesa, Samoa y el archipiélago de las Islas Fiji, antes de aterrizar en Auckland”.

Además, explicó que “calculamos unas 15 horas de vuelo y estaremos en Auckland, Nueva Zelanda, solamente el tiempo necesario para recargar combustible y posteriormente despegaremos para recorrer la ruta a Shangái, donde esperamos arribar once horas después”.

“El avión no es el más adecuado para esta ruta, pero está perfectamente en condiciones de poder concretarla sin problemas, y precisamente elegimos una ruta sobrevolando islas para cualquier alternativa que se nos presente”, detalló Biró.


Indicó que “la fecha de regreso sería el sábado 18 a la mañana. Estamos muy ilusionados. Queremos que salga todo bien. Nuestro deseo es que lo que traigamos sea suficiente o que, al menos, nos deje mejor parados para cuando llegue el frío y la situación se complique”.

En cuanto a la carga, remarcó que “se utilizará la bodega del avión y también el sector de asientos de la clase Economy, donde se han adaptado los asientos con un mecanismo que tiene Aerolíneas y que ha sido aprobado por el fabricante, IATA y los organismos de control, para que nada quede librado al azar”.

Agregó que “la idea es no bajar en ningún momento del avión, para evitar tener luego quedarnos en cuarentena, por lo que tanto en la escala en Auckland, como en Shangái, permaneceremos en lo posible, dentro del avión”.

El tiempo de carga estimado es de alrededor de seis horas, dado que “el aeropuerto de Shangái está saturado con vuelos de carga a distintos lugares del mundo, por lo que va a ser un proceso complicado, pero esperamos que todo resulte de acuerdo a lo planificado”.

La tripulación está compuesta por cuatro comandantes, Pablo Biró, Eduardo Jorge Ravera, Juan Pablo Mazzieri y Fernando Carrea; ocho copilotos, Miguel Ángel Dimoulas, Víctor Antonio Saavedra, Eduardo García, Guillermo Masnata, Nicholas Daich, Guillermo Granara, Víctor Javier Mantello y José María Aguer; tres técnicos aeronáuticos, Gabriel Castelnuovo, Oscar Giordani y Mariano Torres; un inspector, José Ackerl y una despachante de aeronaves (Analia Fronti).