14/04/2020 pandemia

Bolivia militariza Santa Cruz para contener el brote de coronavirus

La ciudad amaneció con un amplio despliegue militar con el objetivo de hacer cumplir el aislamiento y frenar la propagación del virus.


La ciudad de Santa Cruz, la mayor de Bolivia y principal foco de contagio de coronavirus en el país, amaneció con un amplio despliegue militar que busca hacer cumplir la cuarentena y evitar contagios, informaron las autoridades.

La alcaldesa interina de la ciudad, Angélica Sosa, informó a los medios que tras el "mal comportamiento" de algunos vecinos se espera que con este refuerzo la gente tome más conciencia para cumplir la medida de confinamiento.

Solo abrirán ocho de los 82 mercados de la ciudad, aunque habrá unos 200 puestos de venta móviles de alimentos, más algunos supermercados con permiso, siempre en las horas autorizadas, agregó Sosa, citada por la agencia de noticias EFE.

El despliegue pretende reforzar la cuarentena tras sucesivos episodios de incumplimiento de las prohibiciones, entre ellas salidas a la calle fuera de las horas y días permitidos para abastecimiento de productos básicos, así como circulación de vehículos sin permiso.

Miles de militares y policías controlaban hoy los accesos a la ciudad y los desplazamientos en su interior, con puntos de control fijos y móviles, tras el refuerzo por parte de la Octava División del Ejército boliviano.


Las medidas de cuarentena en Bolivia establecen que solo se puede salir a comprar de 7 a 12 un solo día de lunes a viernes, en función del número en que termina el documento de identidad para quienes tengan entre 18 y 65 años.

Santa Cruz es la mayor ciudad de Bolivia con más de 1,5 millones de habitantes, tras uno de los mayores crecimientos urbanos de Sudamérica durante los últimos años, y es además la capital económica del país andino.

Esta región acumula la mitad de los 354 casos de Covid--19 confirmados en el país, con diez de los 28 fallecidos.

Los episodios de incumplimiento en la región ya llevaron la semana pasada al confinamiento de la cercana ciudad de Montero, con más de 100.000 habitantes.

El Gobierno interino de Bolivia, surgido tras la rebelión militar que obligó a renunciar a Evo Morales, se reúne hoy en La Paz, y se espera que comunique si amplía o no el estado de emergencia sanitaria, declarado en principio hasta mañana, entre pedidos de gobernaciones regionales y alcaldía municipales para que se prolongue al menos hasta fin de mes.

La región amazónica del Beni, de donde es oriunda la presidenta Jeanine Añez, una de los más extensas de Bolivia y fronterizo con Brasil, se convirtió en el único departamento que por ahora está libre del brote, a más de un mes de presentarse el primer caso en el país.


En tanto, el panorama económico mundial en el marco de la pandemia encuentra a Bolivia en un año complicado, tras confirmar en 2019 la tendencia a la baja del último quinquenio y registrar el peor crecimiento de su economía en las dos últimas décadas.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) la actividad económica del país andino registrará una caída del 2,9% este año, según su informe de Perspectivas Económicas Mundiales.