11/04/2020 pandemia

Debaten en Uruguay la salida de la cuarentena de algunas actividades

Autoridades gubernamentales, empresarios y dirigentes sindicales debatían nuevas medidas a partir del próximo lunes.


Autoridades de Uruguay debatían hoy con representantes empresariales y sindicales de la educación y la construcción una eventual salida parcial de esas actividades de la cuarentena por el coronavirus, que contagió en el país a 465 personas, de las cuales siete fallecieron, informó la prensa local.

Miembros del gobierno, empresarios y dirigentes del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (Sunca) reanudaron una reunión iniciada ayer, en la que analizaban si consideran dadas las condiciones para reiniciar pasado mañana el trabajo en ese sector.

“En las condiciones actuales entendemos que no están dadas las condiciones, no todavía; estamos analizando los temas, estamos considerando muchas cosas, también algunas que se puedan ir presentando cuando se pueda hacer el reintegro al trabajo”, explicó el sindicalista Pedro Porley, según el diario montevideano El Observador.

Las partes habían acordado el 1 de abril que las actividades en la construcción se reanudarían pasado mañana y habían elaborado para ello un procotolo sanitario que, según Porley, no está completamente consensuado.


Mientras tanto, la Coordinadora de Sindicatos de la Enseñanza del Uruguay (CSEU), que agrupa a los gremios de docentes, pidió sendas reuniones con la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) ante la decisión del gobierno de que el 22 de abril se inicien clases presenciales en 973 escuelas rurales.

“La decisión de retomar las clases en forma presencial se adopta sin haber convocado a los trabajadores a discutir previamente las condiciones de salud y ambiente laboral, lo cual implica discutir, sustantivamente, aquellas condiciones mínimas que pongan a resguardo la salud de estudiantes y trabajadores”, dijo la CSEU en un comunicado.

La organización sindical desea “poder conocer de primera mano los argumentos epidemiológicos que habilitan la resolución adoptada del retorno a las clases presenciales”, así como “cuáles son las medidas que se han adoptado para poner a resguardo la salud de los actores involucrados”.

El secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, afirmó ayer que el gobierno estaba trabajando en la elaboración de un convenio entre el Sinae, la ANEP y el Ministerio de Educación y Cultura con el fin de proveer “protección especial y elementos de higiene” a “maestras y auxiliares que van a trabajar en las escuelas rurales”.

Por otra parte, anoche se fletó un vuelo que permitió llevar de regreso a Melbourne a los pasajeros de un crucero -en su mayoría, australianos y neozelandeses- que había quedado fondeado cerca de Montevideo con más de 200 personas entre turistas y tripulantes, de las cuales 128 se contagiaron coronavirus y al menos ocho habían sido evacuadas a hospitales en la capital uruguaya.

El crucero Greg Mortimer arribó al puerto de Montevideo y las autoridades tendieron un cerco sanitario para que los pasajeros pudieran ser llevados de allí al aeropuerto internacional de Carrasco.

El operativo tuvo momentos emotivos, como cuando un pasajero se arrodilló y besó el suelo uruguayo antes de abordar el avión, en señal de agradecimiento por la atención que recibió en un hospital de Montevideo.


“Esto es ganar un mundial: banderas flameando en los balcones, vecinos aplaudiendo, es el mejor Uruguay; quién iba a decir que el distanciamiento nos uniría tanto, qué suerte que tenemos de haber nacido en esta tierra generosa”, escribió el canciller, Ernesto Talvi, en Twitter.

Uruguay testeó a cerca de 7.500 personas, de las cuales 501 dieron positivo de coronavirus.

Entre los contagiados, siete fallecieron, 16 permanecían en terapia intensiva y 224 se recuperaron, informó esta noche el Sinae.