01/04/2020 coronavirus

Llegaron 180 argentinos que estaban en Cusco y en la madrugada llegan 200 desde Cuba

"Seguiremos trabajando para poder traer a los argentinos y argentinas que están afuera, cumpliendo estrictamente los protocolos sanitarios", indicó el canciller Felipe Solá.

El primero de los dos vuelos de regreso de argentinos varados en el exterior, procedente de Perú, arribó esta noche a Ezeiza con 180 pasajeros, mientras que el otro operativo previsto, con ciudadanos que se encontraban en Cuba, partió desde La Habana poco después de las 16,30 (hora argentina) y tiene previsto su arribo a Buenos Aires aproximadamente a la 1 de mañana.

El canciller Felipe Solá dijo estar "muy contento de poder repatriar a estos argentinos que estaban en una situación de mucha complejidad en Cusco. Seguiremos trabajando para poder traer a los argentinos y argentinas que están afuera, cumpliendo estrictamente los protocolos sanitarios que nos permiten cuidarnos en el marco de esta pandemia global".

Anteriormente había manifestado que se busca trabajar de manera coordinada "entre la Cancillería, Migraciones y el Ministerio del Interior, y con -obviamente- Salud, Seguridad y Transporte", de manera que los corredores se realicen bajo "estrictos criterios sanitarios".

El canciller se refirió, así, a los alcances del decreto 331 publicado hoy en el Boletín Oficial, que prorroga hasta el 12 de abril la prohibición de ingreso al país de extranjeros no residentes en Argentina y establece cupos para el retorno gradual de ciudadanos y residentes, luego del cierre de fronteras dirigido a contener el avance del Covid-19.

Solá aseguró que "desde el 17 de marzo inclusive hasta el día de ayer, ya ingresaron aproximadamente 61 mil argentinos" y agregó que "las listas que hacen los Cónsules respetan por petición nuestra el orden de salida, es decir la fecha de salida del pasaje original".

Tanto el operativo concretado con Perú, como el que está en marcha con Cuba, fueron posibles, luego de haber concluido con éxito las gestiones realizadas por la Cancillería argentina con los gobiernos de esos países, informó a Télam un vocero del Palacio San Martín.

"Los dos operativos son fruto de gestiones diplomáticas entre las cancillerías de los países, gestiones directas de a gobierno a gobierno", apuntó el vocero, y aclaró que "no se trata de vuelos programados, sino de vuelos humanitarios de repatriación, donde el Estado se hace cargo y asume el costo de los operativos".

En el caso del operativo peruano, un avión de la compañía LATAM, rentado por el gobierno argentino, partió este mediodía desde Cusco para arribar a la ciudad chilena de Iquique poco después de las 15 (hora local), despegando hacia Buenos Aires a las 17,15 (hora local) y tocar pista finalmente en Ezeiza con 180 ciudadanos nacionales, a las 20,17.

Las fuentes de Cancillería explicaron que Perú se encuentra altamente militarizado y solamente se permiten cuatro vuelos diarios sobre su espacio aéreo y siempre supervisados por control militar, lo que dificulta las operaciones para el regreso de los aún más de 400 argentinos que se encuentran en distintos puntos, pero sobre todo en Lima y algunos en Cusco.

La situación de los argentinos, particularmente en Cusco, se había tornado complicada debido a que la mayoría contaba ya con muy pocos recursos económicos para su subsistencia, a lo que se sumaba una marcada y creciente hostilidad de parte de los habitantes del lugar, que, incluso derivó en algunas intervenciones de la policía local, que mantuvo detenidos por algunas horas a varios jóvenes.

Ante esta situación, el canciller Felipe Solá y su par peruano Gustavo Meza-Cuadra, "acordaron el operativo de repatriación" para lo cual la Cancillería argentina contrató un charter de la empresa aérea LATAM para trasladar a los argentinos de Cusco a la ciudad chilena de Iquique, distante 770 kilómetros y luego desde allí a Buenos Aires.

El otro operativo tuvo como origen Cuba, donde hay, según Cancillería, 800 argentinos varados, que entre muchas dificultades deben afrontar las consecuencias del bloqueo impuesto por Estados Unidos, lo que hace imposible la utilización de tarjetas de crédito y la recepción de dinero que podrían enviarles sus parientes en Argentina.

Por otra parte, los hoteles en la isla se encuentran cerrados, lo que llevó al embajador argentino en Cuba, Javier Figueroa a resolver temporalmente la situación consiguiendo alojamientos a bajo costo.

"Bajo la coordinación del canciller Felipe Solá, se programó el vuelo de Cubana de Aviación, que traslada a nuestro país a 200 argentinos, tomando como base la elección de aquellos que subieron al avión, las condiciones de vulnerabilidad de salud, evaluada por la División Salud de la Cancillería y el Ministerio de Salud de la Nación", indicó el vocero.

El Estado se hizo cargo del alquiler del avión, pero les solicitará a los viajeros los pasajes que ellos poseían en la aerolínea por la cual viajaron, para que sea después el propio Estado quien realice el reclamo ante las empresas aéreas.

El vuelo de Cubana partirá de regreso poco después de las 3, cargado con medicamentos donados por los laboratorios Elea, Le Petit, Cassara y Favra, por la Cámara de Medicamentos Químicos y supervisados por el Ministerio de Salud de la Nación, que serán destinados a los argentinos que quedaron en Cuba.

Estos vuelos de regreso, se suman a los ya realizados por la Fuerza Aérea Argentina a Perú con tres vuelos de aviones Hércules C-130 y dos de las Fuerza Aérea Mexicana que ayer trasladaron a 300 argentinos desde México a nuestro país.