29/03/2020 congelamiento de cuotas

El stock de crditos hipotecarios y prendarios asciende a casi $290.000 millones

El stock de créditos hipotecarios y prendarios alcanza a 289.147 millones de pesos, según los últimos datos oficiales disponibles.



El Banco Central informó que a febrero de 2020, los bancos y entidades financieras tenían prestados un saldo de $ 74.868 millones en créditos prendarios, un 18,7% menos que a finales de febrero de 2019 ($92.036 millones), mientras que, en créditos hipotecarios, incluidos los ajustables por Unidades de Valor Adquisitivo (UVA), el stock de préstamos alcanzó los $ 214.279 millones, un 1% más que el mismo mes de 2019.

Del total de créditos hipotecarios, casi 105.000 son financiaciones nominadas en UVA, de las cuales apenas 859 (0,8%) se encontraban en situación irregular a principios de año.

Sin embargo, para asistir a las familias con créditos UVA para vivienda única, el gobierno nacional ya había impulsado a finales de enero, un mecanismo de actualización para las cuotas, que permanecían congeladas desde septiembre de 2019.

La medida fue reglamentada por el Banco Central y alcanzó al 90,5% del total de deudores hipotecarios UVA.

El sistema planteó una convergencia de las cuotas para evitar un salto del 26% en su valor producto del descongelamiento y una fórmula de ajuste mensual, para recién alcanzar el valor fijado por contrato en enero de 2021.

Entre los puntos más salientes de aquella reglamentación, el Central permitía a los bancos, destinar parte del dinero inmovilizado en encajes -hasta el 0,8% a noviembre de 2019- para financiar el porcentaje de las cuotas no cobradas, y obligaba a que, en ningún caso, la cuota superase el 35 % de los ingresos familiares.

Con el aval del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, el esquema buscó que las entidades financieras aportaran un total de $1.411 millones durante el plazo de vigencia del nuevo esquema.

A raíz del congelamiento de cuotas, implementado en septiembre de 2019 por el gobierno de Mauricio Macri, se destinaron unos $690 millones, para financiar la diferencia entre las cuotas congeladas y el monto acordado en los contratos de créditos.