24/03/2020 opinin

La memoria en marcha para poner a la Argentina de pie

En el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, opinó para Télam Charly Pisoni, hijo de Rolando Pisoni e Irene Bellocchio, militantes de la Juventud Universitaria Peronista y la Juventud Trabajadora Peronista, secuestrados y desaparecidos en agosto de 1977, integra la organización de derechos humanos Hijos.

Charly Pisoni

Por Charly Pisoni

Este 24 de marzo distinto, nos encuentra por primera vez en la historia del Movimiento de Derechos Humanos sin poder manifestarnos en todas las plazas del país, para cuidarnos entre todxs.

Aún a 44 años nos seguimos preguntando por qué los 24 de marzo siguen siendo las fechas más convocantes para la sociedad argentina.Y esta masividad tiene varios motivos. Principalmente, se sustenta en la resistencia del Movimiento de Derechos Humanos, que continúo organizado aún en los momentos más desesperanzadores y nunca bajó los brazos.

Por otro lado, nada se logra sin voluntad política.Tanto Néstor Kirchner como Cristina Fernández, supieron leer ese reclamo histórico y lo transformaron en políticas de Estado, al mismo tiempo que nos devolvieron la política como una herramienta de transformación y de ampliación de derechos, y lograron que hoy el pueblo argentino esté empoderado.

Y llegamos a este 24, después de transitar la triste y agobiante etapa macrista. En donde tuvimos que escuchar a sus personajes decir que los organismos de derechos humanos eramos un curro, en la cual, además, tuvimos que afrontar una política basada en el negacionismo poniendo en duda los 30 mil. Cerraron programas de derechos humanos dejando en la calle a sus trabajadores y trabajadoras, vaciaron los distintos espacios para la memoria, con el objetivo de silenciar la historia de nuestro pasado reciente, alentaron las prisiones domiciliarias de los genocidas casi como una política de Estado, mientras que a su vez, a través del mecanismo denominado 'lawfare', encarcelaron a decenas de compañeros y compañeras opositores a su plan neoliberal.

Pero si algo también sucedió durante el gobierno macrista, fue que jamás bajamos los brazos ni abandonamos las calles. El millón de personas contra el 2x 1, y la cada vez más creciente movilización popular cada 24 de marzo son muestra de ello. Los millares y millares en las calles: las marchas de las centrales sindicales, las marchas por Santiago, la marcha federal docente, las marchas de los movimientos sociales y las movilizaciones del movimiento de mujeres son una clara demostración de que las calles son nuestras hoy y siempre, reflejando que hay en la sociedad una memoria en movimiento.

Porque estamos convencidos, que sin Astiz preso, no hubiéramos visto cómo condenaban a los asesinos de Mariano Ferreyra. La memoria está en marcha porque reivindicar a nuestros desaparecidxs es también que no falte la comida a millones de compatriotas, y que medidas como la AUH y la Tarjeta Alimentaria formen parte de las políticas de derechos humanos.

Hace poco nuestro presidente Alberto Fernández manifestó que los derechos humanos eran la columna vertebral de nuestra sociedad y que sin memoria verdad y justicia el país no puede ponerse de pie. Estamos convencidos que es así y nos toca ser parte de este gran desafío que es poner la argentina de pie y que el pueblo argentino vuelva a ser feliz.

La memoria está en marcha porque, sin derechos, no hay democracia.

Y, cuando estemos desilusionados, siempre sigamos los Pañuelos, aprendamos de nuestras Madres y Abuelas, que, aun en los peores momentos de la historia y cuando todo parecía perdido, siguieron adelante, y finalmente pudieron ver como esas utopías y esperanzas, finalmente se hicieron realidad.

* Charly Pisoni es hijo de Rolando Pisoni e Irene Bellocchio, militantes peronistas desaparecidos en 1977, integra la organización de derechos humanos HIJOS.