23/03/2020 entrevista

Un seminario gratuito de actuacin, en medio de la cuarentena

Ernesto Domínguez, productor y director de castings para Disney Latinoamérica dialogó con Télam en la previa de una clínica virtual de lineamientos técnicos.


El director y coach actoral, único acreditado en la Argentina de la técnica Chubbuck que utilizan populares figuras de Hollywood como Brad Pitt y Jim Carrey, ofrecerá mañana un seminario online y gratuito en el que abordará algunos de sus lineamientos teóricos.

Productor y director de castings para Disney Latinoamérica en programas como "Violetta", "Junior Express", "Bia" y "Art Attack", entre más, Domínguez también fue parte del equipo de Cris Morena hasta 2010 y se desempeñó como coach de actores de las series "Supertorpe", "Casi Ángeles" y "Chiquititas", y de numerosas obras de teatro, entre las que se destacan "La patada del camello" y "Locos de contento".

El lunes 17 Domínguez tomó la decisión de cerrar la academia de actuación que tiene en Villa Crespo y cancelar todos los seminarios y clases previstos para lo que quedaba de marzo y abril. Desde el lunes pasado hace cuarentena en su casa, sigue las recomendaciones del gobierno y resalta en conversación telefónica con Télam la necesidad de "ser conciente y responsable para tener acá menos consecuencias que en Europa".

A partir de este cambio en su rutina, Domínguez decidió brindar un seminario que abarcara sus dos especialidades: castings y los detalles de la técnica que Ivanna Chubbuck popularizó con personalidades como James Franco, Jared Leto, Brad Pitt, Jim Carrey y, entre los más recientes, Sylvester Stallone, a quien la creadora preparó para "Creed: Corazón de Campeón", en 2015, filme por el que ganó un Globo de Oro.


El encuentro virtual, que tendrá dos horas de duración y al que los interesados podrán inscribirse a través de la página oficial de Domínguez (ernestodominguez.com), ya se dictó previamente en dos oportunidades, el sábado y el lunes pasados, con cupos agotados; en caso de que la clase del miércoles se complete, se programará uno nuevo.

Télam: ¿Cómo surgió la idea de dictar el seminario en línea?

Ernesto Domínguez: Me pareció una buena idea aprovechar este momento que nos atraviesa y en el que estamos todos hasta un poco deprimidos. Es un momento muy difícil y distinto a todo. Disfruto de conocer las inquietudes de los actores y actrices, de estar en contacto con ellos, y por eso, también, me pareció una buena idea. Una de las ideas es desmitificar la creencia de que el casting es un concurso de talentos, dar algunos tips para sacarse fotos y encarar escenas y, también, algunos pasos de la técnica Chubbuck, lo que se puede analizar desde la teoría, porque en la mayoría se tiene que poner el cuerpo.

T: ¿Cómo fue tu acercamiento a la técnica?

ED: Primero me llamó la atención Stallone en "Creed..." y entré a leer sobre sus trabajos. Lo mismo fue con Travis Fimmel, de "Vikingos", busqué su historia y también vi que su coach era Ivanna Chubbuck, entonces le envié un mail y mi curriculum, y ella me contestó que quería que vaya dos meses a Los Ángeles porque tenía preparado un curso personalizado para mí. Fue un entrenamiento de entre ocho y diez horas por día, aprendí la técnica, tuve unas 400 escenas y un examen final de casi tres horas.

b: ¿Qué puntos de la técnica te resultaron más interesantes?

ED: La disciplina a la hora de encarar un guion o una película y utiliza el dolor, la necesidad y la pena de la actriz y del actor como fuego para intentar lograr el objetivo del personaje, porque los vínculos están dados por las necesidades emocionales de las personas. Por ejemplo, hace cuatro años nunca hubiera imaginado que iba a ver una serie española... Las plataformas generan una mayor apertura de mercado, y la técnica da disciplina de trabajo. Los actores y actrices tienen que estudiar actuación, baile, canto y algún idioma. Otra cosa que me resultó interesante es que la técnica permite al actor no estancarse en elecciones actorales perdedoras, por ejemplo, si el actor sabe que su personaje va a morir, deberá hacerlo ganar por algún lado. Los objetivos no son argumentales, son emocionales.