21/03/2020 agro

Esperan una mayor volatilidad en los precios de los granos por el coronavirus

En el mes de marzo, el precio internacional de los tres principales granos a nivel mundial registró bajas pronunciadas en pocas sesiones, seguidas de rebotes en sus precios que permitían amortizar las pérdidas producto de los vaivenes de la economía mundial.

Por Juan Manuel Colombo


Economistas y operadores comerciales de granos consideraron que la volatilidad y los vaivenes de los precios de los granos en el mercado internacional continuará o se "amplificará" en el corto plazo hasta que haya "alguna certidumbre" sobre el desenlace de la pandemia del coronavirus y auguran una caída en la economía mundial que afectará a los commodities.

"La volatilidad se va amplificar en el mercado de granos porque son más países que tienen infectados y que toman medidas más restrictivas para morigerar el impacto de la crisis; es una incertidumbre muy grande en general y eso da mucha volatilidad", comentó a Télam el economista jefe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, Agustín Tejeda.

Durante marzo el precio internacional de los tres principales granos a nivel mundial registró bajas pronunciadas en pocas sesiones seguidas de rebotes en sus precios que permitían amortizar las pérdidas producto de los vaivenes de la economía mundial por efecto del coronavirus.

Así, la soja en el mercado de Chicago cayó más de US$ 10 en su cotización al pasar de US$ 327,21 el 2 de marzo a US$ 316, 92 en el cierre de esta semana, aunque en el lapso de cuatro sesiones, entre el 10 y el 16 de marzo, tuvo bajas muy pronunciadas que llevaron a la oleaginosa a perder casi US$ 20 desde US$ 320,78 hasta US$ 301,95 la tonelada.

Peor fue el caso del maíz, que perdió desde principios de marzo 8,27% de su valor al resignar US$ 12,2 para ubicarse en US$ 135,33 la tonelada y fue el único grano que no tuvo un rebote en la plaza bursátil estadounidense ubicándose en precios mínimos de hace más de un año.

Se está viendo un escenario mundial demasiado complejo


Agustín Tejeda
 Para Tejeda, "estamos viendo un año que es excepcional. Venimos de casos disruptivos para lo que es el mercado de granos, con la guerra comercial entre Estados Unidos y China y la la gripe porcina que afectó al gigante asiático".

"Por tal motivo, la demanda china venía muy afectada y ahora se suma este efecto del coronavirus que tiene su epicentro allá; todo pasó en China que es el motor del mundo y el segundo importador de productos agropecuario", completó.

Según el economista, actualmente "se está viendo un escenario mundial demasiado complejo", donde se prevé una caída en la actividad comercial, estimaciones de caída de la economía en Europa y que, después de "muchos años, China no crezca y deje de lado el promedio de crecimiento del 6%".

Para el economista de la división de Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), Federico Di Yenno, "la volatilidad va a continuar en el corto plazo porque viene de la mando de la incertidumbre y hasta que no veamos noticias que digan hasta acá llego ésta crisis no va a parar".

"El fenómeno del coronavirus afectó al precio de los granos y puede seguir afectándolo", remarcó Di Yenno, aunque remarcó que si bien su valor cayó en las últimas semanas "no lo hizo tanto como el resto de los commodities", sino que "vimos que los precios de los granos están tocando pisos a niveles de 2018 o 2016 y no perforando pisos mucho más lejanos, lo cual es positivo".

Por su parte, el operador de granos de la corredora Granar, Andrés Aldao, consideró que la caída de los precios es un "efecto directo del coronavirus" que "afectó aún más a un mercado que ya venía golpeado por la guerra comercial".

Según Aldao, uno de los problemas en los vaivenes de precios radica en la composición de los operadores en el mercado de Chicago, donde se establecen los precios de referencia a nivel mundial, los cuales ante "cualquier riesgo se guarecen en otras cosas, como el dólar, el oro, etcétera".

"Por eso, ante la incertidumbre y riesgo se producen desprendimientos masivos de contratos que le pegan a los precios", concluyó.