21/03/2020 Brasil

Sao Paulo se desmarc de Bolsonaro y decret el aislamiento obligatorio

Será por 15 días, desde el martes. Así lo anunció el gobernador Joao Doria, que actúa en forma unilateral, ya que no existen políticas en ese sentido por parte del gobierno nacional.

Por Pablo Giuliano



La cantidad de muertos en Brasil por el Covid-19 aumentó hoy más de 50%, de 11 a 18, con el fallecimiento de siete personas en las últimas 24 horas, y los casos positivos ascendieron a 1.128, a la vez que el estado de San Pablo, epicentro de la enfermedad, decretó una cuarentena por 15 días a partir del martes en forma unilateral, sin seguir la línea del presidente Jair Bolsonaro.

Enfrentado con las estrategias de todos los gobernadores, Bolsonaro emitió un decreto prohibiendo a los estados (provincias) tomar decisiones sobre el cierre de rutas federales y aeropuertos, y copió a su par Donald Trump al anunciar en las redes sociales una "posible cura" con un remedio usado contra la malaria y el lupus, sin base científica.

El Ministerio de Salud anunció que ascendían a 1.128 los casos de coronavirus confirmados, incluyendo 18 muertos, siete de los cuales son de las últimas 24 horas.

La tasa de mortalidad brasileña por coronavirus es de 1,6%.

La mayor parte de los casos se concentra en los estados de San Pablo, con 459 y 15 decesos, y Río de Janeiro, con 119 casos y tres muertes.

En tercer lugar está Brasilia, con 100 casos y en cuarto lugar el estado de Ceará, en el noreste, con 68. De viernes para sábado hubo 214 casos más en Brasil.

Pero las atenciones de Brasil estuvieron en el epicentro del Covid-19, el estado de San Pablo, con 44 millones de habitantes y un tercio de la actividad económica del principal socio comercial de la Argentina.

El gobernador Joao Doria decretó una cuarentena desde el martes hasta el 7 de abril sobre todo en el comercio, porque podrán operar industrias alimenticias y otras que no requieran de reunión o aglomeración de personas, además del transporte público.

Doria, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), lamentó que el gobierno nacional no esté tomando medidas.

"Entonces tenemos que ponernos al frente gobernadores e intendentes", subrayó Doria, quien afirmó que a partir del martes y hasta el 7 de abril habrá cuarententa en San Pablo, con servicios esenciales y liberación apenas para el servicio de telemarketing y la construcción civil.

Es la primera cuarentena que se declara en Brasil pero si bien será obligatoria, no tendrá represión policial por el momento.

En los últimos días, las gobernaciones de San Pablo y Río de Janeiro restringieron la circulación de personas, cerraron comercios y parques y suspendieron el dictado de clases y las actividades recreativas, a contramano del gobierno nacional, que no ordenó ninguna medida similar.


Bolsonaro, en una entrevista difundida  por el canal privado de televisión abierta SBT, editorialmente oficialista, dijo que le parece "una exageración" cerrar shoppings, templos e iglesias.

"Los templos e iglesias dependen de los pastores y de los curas, y ese es el último refugio de las personas", se quejó Bolsonaro, que apuntó a "cuidar la economía".

El presidente sufrió esta semana tres cacerolazos en algunas ciudades para reclamar su renuncia al cargo luego de haber calificado hace 11 días que la pandemia era una "fantasía inflada por los grandes medios".

En la ciudad de Rìo de Janeiro, el alcalde Marcelo Crivella, aliado de Bolsonaro y pastor de la Iglesia Universal, sugirió pedir al Ejército poner soldados en Barra de Tijuca y Copacabana, históricamente barrios de jubilados, para impedir que los vecinos salgan a la calle.

En medio de una crisis económica que incluye 100.000 suspensiones y vacaciones forzadas en la industria automotriz y la estimación de la pérdida de cinco millones de empleos en el comercio, Bolsonaro imitó a Trump y anunció en Twitter una "posible cura" a partir de un remedio que el propio gobierno recomienda no tener en cuenta como posible solución a la pandemia.

"Hospital Albert Einstein y la posible cura de los pacientes con Covid-19", dice el mensaje por Twitter de Bolsonaro, quien grabó un video sobre el asunto con una camiseta de un club de fútbol del ascenso, Sao Vicente.

Bolsonaro dijo que profesionales del hospital israelita Albert Einstein de San Pablo, donde estuvo internado en 2018 tras sufrir un atentado, le informaron que iniciaron un protocolo de investigación para evaluar la eficacia de la cloroquina en los pacientes con Covid-19.

El remedio es usado en Brasil contra el lupus y la malaria, y Bolsonaro ordenó que se comience a fabricar en los laboratorios de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, la orden de Bolsonaro va en contra de lo que el viernes dijo la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) ante los rumores de la cloriquina.

"No hay estudios concluyentes que comprueben el uso de medicamentos para el tratamiento del nuevo coronavirus", dijo un alerta de Anvisa, la agencia reguladora de medicamentos y alimentos.

Antes de que se conociera esta declaración del mandatario brasileño, Trump había tenido una intervención similar también en la red social Twitter.