09/03/2020 ROCK-JETHRO TULL

Martin Barre: "La mayora de la gente no extraa el sonido de la flauta de Ian Anderson"

El guitarrista de la legendaria banda británica celebrará el próximo jueves los 50 años de su ingreso al grupo con un show donde repasará hitos incluidos en discos como "Aqualung" y "Thick as a Brick".

Por Hernani Natale


El guitarrista Martin Barre, miembro histórico de la legendaria banda británica Jethro Tull, que el próximo jueves celebrará los 50 años de su ingreso al grupo con un show en el porteño Teatro Coliseo, afirmó que el público que asiste a estos conciertos “no extraña el sonido de la flauta” que le brindaba a la formación original su líder y cantante Ian Anderson.

“La mayoría de la gente se sorprende de cómo no extrañan el sonido de la flauta. Cubrimos todas estas partes con las dos guitarras y los teclados”, dijo Barre a Télam, al ser consultado sobre la interpretación de canciones históricas sin el distintivo sonido de la flauta.

Precisamente, la combinación de la flauta de Anderson, con su impronta renacentista y barroca, y las guitarras de Barre, más orientadas al rock, al blues y al folk, dotaron a la legendaria formación, enrolada en el rock progresivo, de un particular estilo.

Así lo podrán apreciar quienes asistan al concierto “Martin Barre celebrates 50 años of Jethro Tull”, en donde el guitarrista repasará hitos de la banda, que incluyen memorables discos como “Aqualung” y “Thick as a Brick”.

El guitarrista estará acompañado por Dan Crisp, en voces; Alan Thomson, en teclados; Darby Todd, en batería; y Becca Langsford y Alex Hart, en coros.

Pero otra gran atracción resultará la presencia de Dee Palmer, otra histórica tecladista del grupo, quien tuvo a su cargo prácticamente todos los arreglos de cuerdas; y el también tecladista Adam Wakeman, hijo del célebre ex Yes Rick Wakeman, quien acompaña desde hace varios años a Black Sabbath y Ozzy Osbourne.

En diálogo con Télam, Barre anticipó el show que brindará en nuestro país, detalló aspectos de su labor en la histórica banda y analizó el devenir de la música progresiva con el paso de los años y la irrupción de nuevos subgéneros dentro del rock.

Télam: ¿Qué puede decirnos sobre el show que dará en la Argentina?

Martin Barre: Daremos un show que destaca los 50 años de historia de Jethro Tull, comenzando desde los primeros días, pasando por las canciones más importantes de la historia de la banda, hasta el álbum “Crest of a knave”. Tocamos muchas de las canciones orientadas al rock y la guitarra heavy, pero podemos representar toda la música de una manera muy emocionante y dinámica. Prometo a los fanáticos que tocaremos todas las canciones que aman.

T: ¿Cómo ha sido el trabajo para lograr que estas canciones tengan un sonido actual?

MB: Tengo una joven banda que renueva la energía y yo tengo la madurez y la experiencia para hacerlas sonar aún de manera muy poderosa.

T: ¿Qué significa tener en esta banda a Dee Palmer, tecladista de Jethro Tull?

MB: Dee escribió todas las partes de cuerdas de las canciones de Jethro Tull, que es mucha música y una parte muy importante del conjunto. Ella mantiene esas pistas con vida. Y, por otra parte, está Adam Wakeman, que toca las partes de piano y hammond que solía tocar John Evans en los álbumes originales. Será un sonido muy especial.

Tengo una joven banda que renueva la energía y yo tengo la madurez y la experiencia para hacerlas sonar aún de manera muy poderosa

Martin Barre

T: ¿Cuáles son sus recuerdos más fuertes de los “años dorados” de Jethro Tull? ¿Cuál es, por ejemplo, su opinión de discos esenciales como “Aqualung” o “Thick as a brick”?

MB: Mis principales recuerdos son trabajo duro, buena compañía y fabulosos fans que nos mantuvieron activos por años y años. Respecto a “Aqualung” y “Thick as a brick”, son discos importantes en retrospectiva, pero son solo una parte del cuadro total de la historia de Tull. Hay muchos grandes tracks en otros álbumes.

T: ¿Cuál es su relación con las líricas de estas canciones? ¿Suele prestar atención a este aspecto o sólo trata de concentrarse en los aspectos musicales?

MB: Nunca escuchábamos las líricas hasta después de las grabaciones y no éramos invitados a ser parte de ellas. Mi foco estaba totalmente puesto en la música.

T: ¿Cómo encontró ese sonido tan particular de su guitarra?

MB: Fueron 50 años tocando cada día. ¡Práctica y más práctica hasta que suena bien!

T: ¿Cuáles fueron sus sensaciones del impacto negativo que resultó para la música progresiva en la historia la irrupción del punk y, luego, de la música electrónica?

MB: Todos los cambios en la música son saludable y necesitamos luchar para que existan. No debemos quedarnos en una zona de confort. Debemos evolucionar.

T: ¿Puede ver la influencia de Jethro Tull en alguna banda actual?

MB: Puedo verla en muchas bandas que crecieron con nuestra música.

T: ¿Cómo ve la evolución de la música progresiva?

MB: Me gustan algunas bandas, otras solo repiten el pasado y eso no es bueno. La música debe tener integridad y crecimiento.