07/03/2020 8M

Boca y River unidos por un reclamo: la profesionalizacin del vley femenino

"Lo que pasó con el fútbol femenino nos dio un envión; si ellas pueden lograr la profesionalización, nosotras también. Hay que ir en grupo", sostienen las jugadoras.

Por Marina Butrn

 
River y Boca, históricamente enfrentados, como sucedió anoche en la definición de la Superliga Argentina de Fútbol (SAF), se encuentran a la vez unidos hoy en una misma causa: la profesionalización del vóleibol femenino.

"La diferencia entre hombres y mujeres en el vóleibol está marcada como algo natural cuando no debería serlo, básicamente porque vivimos en una sociedad patriarcal", opina Mariángeles 'Chu' Cossar, capitana de Boca e integrante de Las Panteras, que lograron en enero la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio.

Daniela Gildenberger, capitana de River, agrega en la charla con Télam: "Lo económico, la indumentaria, los cuidados, el cuerpo técnico más largo, los contratos, los lugares de entrenamiento... son diferencias que venimos planteando hace un montón, no sólo en el vóleibol sino en el deporte en general. Siempre hay un abismo".

"No va a modificarse todo de un día para el otro pero hay que empezar por algún lugar. Por eso ponemos banderas y pedimos en todas las canchas y en las redes sociales por la profesionalización", cuenta Cossar, que juega hace 15 años en Boca y suma 20 títulos, más que Sebastián Battaglia.

Es un momento histórico de la mujer en general, en la sociedad; y los logros deportivos se vienen manifestando hace años


Daniela Gildenberger
 "Es un momento histórico de la mujer en general, en la sociedad. Los logros deportivos se vienen manifestando hace años y todavía no estamos a la altura. Lo que pasó con el fútbol femenino nos dio un envión. Si ellas pueden lograr la profesionalización, nosotras también. Hay que ir en grupo. Sola no podés pelear contra las estructuras y contra algo que parece normal pero que en definitiva no está bien", sostiene Gildenberger.

"Eso fue un click: darnos cuenta que todas juntas, sin banderas de clubes por medio, tenemos que empujar para que el vóley femenino crezca", dice la jugadora de River, que además es entrenadora en San Fernando (en categorías entre 12 y 16 años), hace muebles con madera reciclada y le maneja las redes y el marketing a una cuenta de preparación física (Physical Group).

"Sí, soy multitarea", bromea 'Gilden', aunque claramente el objetivo es que -en un futuro cercano- las jugadoras puedan vivir del vóleibol.

Los reclamos

Entre otras cosas, incluyen que la Liga (de dos o tres meses de duración y muy desorganizada) sea una competencia sostenible y profesional; cobertura médica para jugadoras y staff técnico; mejoras salariales y difusión del torneo.

"A pesar de que en algunos clubes de varones también tienen problemas económicos, la Liga Nacional de ellos es mucho más larga, alineada con el calendario internacional y por eso pueden jugar en el exterior", destaca Gildenberger, que llegó a River hace tres años.

En el aspecto económico todo debería ser mejor: hoy las jugadoras de vóleibol no podemos vivir de esto.

Mariángeles Cossar

"Al estar en Boca, donde el deporte más importante es el fútbol, nos podemos apoyar en su estructura de club grande. Contamos con detalles, como tener departamento médico y poder almorzar juntas en el comedor, que otros equipos no tienen. En el aspecto económico todo debería ser mejor: hoy las jugadoras de vóleibol no podemos vivir de esto", asegura Cossar, traductora pública, que siempre se muestra muy activa en las redes sociales para defender los derechos de las mujeres.

 "En River las cosas vienen mejorando desde 2015. Logramos que algunas chicas tuvieran obra social, aunque son las menos, nos dan mejor ropa... Yo tengo el recuerdo de enfrentar a River y que las jugadoras estuvieran con camisetas enormes de manga en pleno verano, les daban el juego de camisetas que sobraba", recuerda 'Gilden'.

"En 2019 cambiaron un par de dirigentes, hay una presidenta de la subcomisión de vóleibol que está más empapada de todo lo que nos pasa, se acercó el vicepresidente Jorge Brito para manifestarnos que estaba enterado de nuestro reclamo y que nos apoyaba... Yo creo que tuvo que ver el desempeño deportivo, llegamos a la final del torneo Metropolitano 2019 y eso nos puso en un lugar de privilegio como para poder reclamar más derechos. Conseguimos sponsors y logramos que nos transmitieran en vivo por YouTube al superar los 2000 suscriptores", agrega la capitana 'millonaria'.

En los dos superclásicos que hubo en la Liga 2020, ganados por Boca, la gente se prendió para ir a la cancha o seguirlo por internet. Cuando jugaron en La Bombonerita, la transmisión online tuvo más de 20,000 visitas en YouTube.

Cossar, fanática del 'Xeneize' y habitual espectadora de fútbol masculino y femenino, destaca que "hay morbo por la rivalidad del fútbol si hay superclásico, pero tratamos de manejarnos con respeto. No queremos que esas chicanas y esa violencia del fútbol llegue al vóleibol. Con River ni los otros clubes. Este es otro tipo de deporte, el público es muy familiar, tiene que quedar ahí".

"Hay rivalidad porque uno es Boca y el otro River, pero es estrictamente deportiva. Fuera de la cancha nos llevamos bien y compartimos muchos valores. Estamos todas de acuerdo en ayudarnos mutuamente y luchar por esto", concluye Gildenberger.