06/03/2020 protestas

La Mesa de Enlace justifica el paro, pero surgen disidencias desde Federacin Agraria

Las entidades decidieron convocar a un paro de comercialización de granos y hacienda desde el próximo lunes hasta el jueves 12 inclusive, en rechazo a la suba de tres puntos porcentuales a la soja y sus derivados decidida por el Gobierno nacional.

La Federación Agraria Argentina (FAA) dio hoy "libertad de acción" a sus bases ante el paro de comercialización de granos y hacienda convocado para la semana próxima por la Mesa de Enlace, la cual integra, debido a disidencias internas por la adhesión a la medida de fuerza y que fue justificada por el resto de las entidades.

Por su parte, el resto de la entidades que integran la denominada Mesa de Enlace (Confederaciones Rurales, Sociedad Rural y Coninagro) defendieron la medida en rechazo al aumento en tres puntos porcentuales en la soja y derivados hasta el 33% que se llevará a cabo el próximo lunes hasta el jueves 12 de marzo inclusive.



"La FAA luego de un extenso debate interno entre sus bases, entiende que entre sus representados hay diferentes posturas, por ello es que hasta el momento nuestra entidad no ha tenido posición oficial ante el cese de comercialización anunciado", explicó durante la tarde la entidad en un comunicado .

A partir de esto, "la conducción de FAA decide resguardar la unión de la entidad y deja a sus bases libres de acción ante el paro convocado para el próximo lunes".

Con retenciones el campo no va a progresar ni el Estado va a lograr las divisas, ni la ocupación, ni el empleo.


Carlos Iannizzotto


La disidencia dentro de la entidad se dio con agrupaciones internas contrarias a la conducción, como la denominada Bases Federadas, quienes aseguraron que

"no fueron consultadas" en cuanto a la medida de fuerza.

"Ello ha sido una decisión solitaria, de escritorio y aire acondicionado", sostuvo la agrupación, que aseguró en un comunicado que la corriente no se siente "representada por esta protesta".

Asimismo, desde la filial de la entidad en Tandil aseguraron que no estar "para nada de acuerdo con el paro; nuestra central tomó una medida inconsulta, quizás arrastrada por la presión de las otras entidades".

Por su parte, el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, defendió la medida, aunque aclaro que la misma no afectará al "ciudadano en general".

“Es una medida muy puntual que no afecta al ciudadano en general, es una medida hacia adentro que tiene un impacto en la recaudación del impuesto, justamente, que es el centro exclusivo del tema tributario”, planteó.

Iannizzotto consideró que con el sistema de retenciones actual "el campo no va a progresar" y apostó a su reemplazo por el Impuesto a las Ganancias.

“Con retenciones, que también impactan sobre las economías regionales, el campo no va a progresar ni el Estado va a lograr las divisas, ni la ocupación, ni el empleo”, indicó el dirigente rural en diálogo con radio Continental.

Añadió que "después de tantos años hay que buscar otro instrumento impositivo, que puede ser el impuesto a las Ganancias”.



Por su parte, el ex presidente FAA, Eduardo Buzzi, consideró como "lamentable" el paro de comercialización "cuando hay instancias de negociación en marcha".

"El tema es por qué se llega a un paro: ¿por el incremento del 3% a la soja? Por eso, es lamentable el paro cuando hay instancias de negociación en marcha". declaró Buzzi, quien estuvo al frente de las protestas en 2008 cuando era presidente de FAA, al mismo tiempo que manifestó que "hay que entender el contexto presente".

En la misma línea, el secretario general de Uatre, Ramón Ayala, sostuvo que “este no es el momento para el paro" y opinó que en la Mesa de Enlace "están tomando una decisión errónea”.

"Este es un momento para reflexionar y ver el esfuerzo que está haciendo el presidente (Alberto) Fernández para salir de esta terrible situación de crisis en la que estamos metidos", indicó Ayala en AM 750.

Por su parte, la SRA rechazó la suba de los derechos de exportación de la soja y aseguró en un comunicado interno que "los productores no están en condiciones de seguir asumiendo más carga tributaria, que se suma a una presión impositiva ya de por sí asfixiante".

"Esta presión creciente no solo afecta nuestra realidad económica sino también la de la ruralidad en su conjunto, comprometiendo seriamente la actividad de pueblos y ciudades del interior, poniendo en jaque a innumerables pymes agropecuarias, comerciales e industriales de todo el país y destruyendo empleo directo e indirecto", indicó el escrito.

En consonancia, el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Matías de Velazco, indicó que la medida de fuerza "no es sólo por los tres puntos de aumento de retenciones para la soja" sino por "toda la enorme presión impositiva que está soportando el campo y todo el sector privado del país”.

"No quedó otra opción luego de un tiempo prudencial, de gestión con el gobierno, de reuniones infructuosas que no llegaron a ningún lugar”, remarcó.