06/03/2020 perfil

Mara Fernanda Silva, del activismo negro a la embajada argentina ante el Vaticano

Descendiente de la diáspora caboverdeana y diplomática de carrera, la diplomática, quien está a un paso de convertirse en la embajadora argentina ante el Vaticano, es la primera mujer afrodescendiente en ingresar al servicio exterior de la Nación

Por Martn Porto


Descendiente de la diáspora caboverdeana y diplomática de carrera, María Fernanda Silva es la primera mujer afrodescendiente en ingresar al servicio exterior de la Nación, que viene trabajando para la reconstrucción de la memoria y la deconstrucción del racismo institucional en el país, y que hoy quedó a un paso de convertirse en embajadora argentina ante el Vaticano.

"Cuando el enfoque es derechos humanos, cuando el enfoque abarca a todos y todas, cada paso que da una minoría avanza la sociedad completa", dijo alguna vez Silva, una frase que define la cosmovisión de esta argentina.

"María Fernanda es negra y piensa como negra"; así es la caracterización que la comunidad afroargentina hace de Silva, una diplomática con militancia en las vertientes populares del catolicismo y en la defensa de los derechos de los migrantes, causa abrazada por el papa Francisco desde que inició su Pontificado.

Silva -cuya designación como embajadora en el Vaticano fue oficializada con su publicación en el Boletín Oficial- tiene un fuerte vínculo con el activismo negro argentino, desde donde trabaja para la reconstrucción de la memoria y la deconstrucción del racismo institucional en el país.

Hemos externalizado y extranjerizado la esclavización en la Argentina

María Fernanda Silva

"Hemos externalizado y extranjerizado la esclavización en la Argentina", remarcó la diplomática, en el 2012, en una entrevista con Eduardo Valdes, a quien acompañó cuando el actual diputado fue embajador ante la Santa Sede para denunciar la invisibilización de la presencia negra en el país, realidad que -juzgó- tuvo un giro histórico en el 2003, con la llegada de Néstor Kirchner al poder.

"A partir de 2003, vivimos un momento único con un Estado, que -con una mirada inclusiva, con un modelo constructor de ciudadanía y con un enfoque basado en el derecho- dice: 'Esta es una República con espacio para todos y todas y la afrodescendencia está incluida en ese todos y todas'".

Afroargentinos

En noviembre de 2013, casi un año después de aquella entrevista, se estableció por ley al 8 de noviembre como el Día Nacional de los Afroargentinos, iniciativa de la que la futura embajadora ante el Vaticano fue una de las autoridades de consulta.

La ley significó el primer reconocimiento de la presencia de afrodescendientes en el país, por parte del Estado argentino.

La comunidad afroargentina considera un "hecho político histórico" la designación de Silva, a quien reconocen como "símbolo del activismo negro" en el país, según señaló en diálogo con Télam, Federico Pita, director de Diafar (Diáspora Africana de la Argentina).

María Fernanda siempre tuvo una agenda pública vinculada con las demandas de la comunidad, María Fernanda es negra y piensa como negra

Federico Pita, director de Diafar

Ese es el espíritu con el que la comunidad despedirá a Silva mañana en el Espacio Malcolm, del barrio de Villa Crespo, antes de la partida de la diplomática hacia su misión en Roma, donde se instalará en las próximas semanas.

"María Fernanda siempre tuvo una agenda pública vinculada con las demandas de la comunidad, María Fernanda es negra y piensa como negra", remarcó Pita, politólogo y uno de los organizadores del encuentro en el Espacio Malcolm.

Derechos de las minorías

Pero la trayectoria militante de Silva no está centrada en la causa negra, sino más bien, en una perspectiva en defensa de los derechos de las minorías.

Para la diplomática cuando el Estado tiene un "enfoque" basado en los "derechos humanos, cuando el enfoque abarca a todos y todas, cada paso que da una minoría avanza la sociedad completa".

"Cuando por ejemplo hubo matrimonio igualitario, avanzamos todas la minorías no sólo las minorías de la sexualidad, avanzamos todos como pensamiento omnicomprensivo", reflexionó.

Su carrera

Silva es licenciada en Ciencias Políticas con Especialización en Relaciones Internacionales en la Pontificia Universidad Católica Argentina.

Cumplió varios destinos diplomáticos. Entre otros, fue número dos ante el Vaticano hasta el 2015; acompañó a Alicia Castro cuando la dirigente política estuvo a cargo de la embajada argentina en Venezuela y fue ministra de la embajada en Ecuador, país en el que también cumplió funciones ante la secretaría de UNASUR.

Integra el Servicio Permanente Activo de Cancillería desde el 1 de enero de 1993, y se desempeñó en la Oficina del Arbitraje Internacional Argentina/Chile Laguna del Desierto; en la Dirección de América del Sur y en la Secretaría de la Embajada Argentina en Santiago de Chile.

También representó al país ante la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), luego se desempeñó como primera secretaria en la Dirección de Europa Occidental y se le asignó el puesto de consejera en el gabinete del Rafael Bielsa, cuando ejerció el cargo de canciller en el gobierno de Néstor Kirchner.

A mediados de febrero pasado y en tiempo récord, el Vaticano otorgó el plácet de estilo a María Fernanda Silva como embajadora de la Argentina, apenas semanas después del paso por la Santa Sede del presidente Alberto Fernández.

La aceptación fue confirmada por la Nunciatura Apostólica en Buenos Aires, sólo nueve días después de que el Ejecutivo presentara ante la sede diplomática el pliego para que Silva se convierta en la representante argentina ante el Vaticano.

María Fernanda Silva estaba casada y tuvo una hija, pero su matrimonio obtuvo una nulidad canónica por parte de la Iglesia Católica debido a que quien fue su esposo decidió inclinarse por el sacerdocio.

El propio Jorge Bergoglio, como obispo de Buenos Aires, acompañó el proceso que terminó con la declaración de nulidad matrimonial para la pareja, que actuó de común acuerdo en el tema y la ordenación sacerdotal del varón. Por eso, según el derecho canónico (la ley eclesiástica) la mujer es soltera.

Es a raíz de esa intervención y por el paso anterior de Silva por el Vaticano, Francisco conoce personalmente a quien será la primera mujer afrodescendiente en ocupar la embajada argentina ante la Santa Sede.