02/03/2020 URUGUAY

Lacalle Pou inici su presidencia con anuncios sobre seguridad y jura de ministros

En su primer día de gestión el mandatario uruguayo enfatizó que se reforzará la presencia policial y la seguridad pública, mientras que el ministro de Trabajo, Pablo Mieres, dijo que se elaborarán criterios para definir la "flexibilidad" de los "descuelgues laborales".

El presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, anunció este lunes, en su primer día de gestión, que se reforzará la presencia policial en todo el país, en sintonía con el compromiso que asumió durante la campaña electoral de afianzar la seguridad pública.


El flamante mandatario, que ayer fue investido, transcurrió su primer día de gestión en la sede de la Presidencia, que estrenó una nueva imagen institucional.

Como primera actividad, mantuvo una reunión con el ministro del Interior, Jorge Larrañaga; el viceministro de esa cartera, Guillermo Maciel; los 19 jefes de la Policía Nacional y los jefes de los cuerpos de Bomberos y Policía Científica, entre otras reparticiones.

Al salir de la reunión, el presidente brindó la primera conferencia de prensa de su mandato, en la cual enfatizó que el gobierno entrante, como prometió en la campaña política, estará comprometido con reforzar la seguridad pública.

"Estamos comprometidos con recuperar todo el territorio nacional, no estamos dispuestos a que haya zonas de exclusión al Estado y cuando digo al Estado digo a la Policía, a los bomberos, a las ambulancias y todo aquel servicio que deba prestar el Estado en cada momento", subrayó, citado por Efe.

En ese sentido, el presidente anunció a la ciudadanía un eventual aumento de la presencia policial en las calles, en atención a uno de los principales reclamos de la población urbana.

"Con este conjunto de jerarquías policiales le queremos dar un mensaje a la población. Aquí hay un gobierno que empieza, hay un equipo civil y un equipo policial que va a estar al servicio de la población para poder cuidar a todos los uruguayos que se sienten desprotegidos", sentenció.

Por otro lado, a pesar de las críticas que ya levantaron las versiones sobre posibles cambios en el accionar policial, Lacalle Pou sostuvo que, si bien reconoce que la fuerza policial "está bien armada", se buscará fortalecer a la Guardia Republicana.

Además, afirmó que de la mano del proyecto de ley de urgente consideración que enviará al Parlamento, se prevén cambios legales para, entre otras medidas, habilitar los chequeos de documentos de identidad a los ciudadanos por parte de los policías, algo que hasta el momento no está permitidos en cualquier circunstancia.

"Estoy seguro que ningún ciudadano que esté trabajando, paseando, haciendo los mandados si se le acerca una policía en buenos términos y le solicita que se identifique va a tener ningún problema porque, al fin y al cabo, va a saber y va entender que lo está haciendo para su protección", afirmó.

El envió de esa ley de urgente consideración al Parlamento es fuertemente criticado por la principal fuerza de oposición, el Frente Amplio, que gobernó el país durante los últimos 15 años.

Esa herramienta, que está contemplada en la Constitución “tiene límites claros que el nuevo gobierno está transgrediendo para meter en un sólo paquete un plan de gobierno regresivo y recesivo, que roza lo inconstitucional”, dijo a Télam el senador frenteamplista Óscar Andrade.

Los ministros y funcionarios de las 13 carteras asumieron esta tarde, en una nutrida ceremonia en la sede del gobierno.

Pablo Mieres, tras jurar como ministro de Trabajo, anunció que se elaborarán criterios y protocolos para definir la "flexibilidad" de los llamados "descuelgues salariales", y evitar así "el impacto sobre los empleadores y trabajadores más débiles".

"Apostaremos a fortalecer el papel del Consejo Superior Tripartito incorporando una agenda concreta (para) llevar adelante lineamientos para un plan nacional de empleo, el análisis de la productividad por ramas y por empresas y la elaboración de criterios y protocolos para definir la flexibilidad frente a los laudos de los Consejos de Salarios, evitando el impacto sobre empleadores y trabajadores más débiles", indicó.

"La flexibilidad para permitir los llamados descuelgues es imprescindible para lograr que las empresas y los trabajadores más débiles puedan mantener su actividad y puestos de trabajo evitando males mayores", expresó.

La flexibilidad de los "descuelgues salariales" es uno de los puntos que preocupan en el sector empresarial ya que consideran que el incremento de los sueldos ha evolucionado a un ritmo desacompasado respecto de la actividad y la productividad.