25/02/2020 opinin

Volver a formar parte de la paritaria es un acto de justicia

Los cinco gremios docentes con representación nacional y los funcionarios de la cartera educativa procurarán llegar este miércoles a una base de acuerdo salarial para los docentes de todo el país, en el contexto de la recuperada paritaria nacional. Al respecto opinó para Télam Jorge Kalinger, secretario general del Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP).

Jorge Kalinger

Por Jorge Kalinger

Los docentes privados tenemos la esperanza de llegar a un acuerdo en la paritaria nacional y que las clases puedan comenzar como corresponde, en tiempo y en forma, pero con salarios dignos y buenas condiciones laborales. Ningún educador/a debe estar por debajo de la línea de pobreza.

La disparidad de salarios en todo el país hace que la paritaria docente sea un elemento clave para equiparar hacia arriba los sueldos de las y los maestros de todo el país. Por ejemplo, en la actualidad hay un 40,5% de diferencia salarial entre maestros y maestras de grado sin antigüedad de las provincias más y menos favorecidas. El aumento de la canasta familiar, la inflación y la suba indiscriminada de tarifas, sumado a la falta de diálogo institucional con la anterior administración, provocó la pérdida sustancial del poder adquisitivo de las y los docentes privados.

La paritaria nacional docente es una herramienta que por su fuerza colectiva para negociar permite garantizar derechos y lograr mejores condiciones de trabajo y vida. Sin embargo, sea cual sea el escenario político, vamos a defender las conquistas de las y los trabajadores de la educación, movilizados en la calle con acciones gremiales que sostengan y hagan avanzar nuestros derechos.

Además, haber sido reincorporados a paritaria nacional fue un hecho de justicia; el gobierno neoliberal de Mauricio Macri nos había excluido de un ámbito que nos pertenecía legítimamente por Ley (26.075).

No tienen que quedar dudas: la paritaria fija un piso mínimo salarial para las y los trabajadores de la educación de todo el país, por lo que en las negociaciones propias de cada jurisdicción, ningún gobierno provincial puede ofrecer montos inferiores a esa cifra acordada a nivel nacional.

Si bien desde el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) sabemos que los responsables de nuestras condiciones y medio ambiente de trabajo son nuestros patrones, es el Estado quien debe fijar el piso mínimo salarial para todos los docentes del país. Es el Estado quien debe estar presente para evitar desigualdades a lo largo y ancho de Argentina.

Desde el sindicato insistimos en eliminar de raíz los contratos a término de marzo a diciembre, que hoy podríamos poner en contexto de la uberización de la educación. Es la precariedad laboral y la ausencia de todos los derechos laborales establecidos. No puede ser que en el siglo XXI se sostenga algo así. Los que quieren mantener este status quo son cómplices de la explotación laboral.

Hace siete meses asumí como secretario general de Sadop, sabiendo que se venían tiempos difíciles. El gobierno anterior había atacado muy fuerte y destruido el país. Realizaron una estafa fantástica, fragmentando a la sociedad y a las organizaciones sindicales y sociales.

Por estos motivos, son tiempos de acción y no de tibios. Los dirigentes sindicales tenemos que estar preparados para esa negociación. Hay que estar dispuestos para dar la batalla cultural y reconstruir todos los derechos perdidos.

Sadop no va permitir que nadie vulnere los derechos de las y los docentes privados.


Por Jorge Kalinger, secretario General del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop)