19/02/2020 Derechos Humanos

Acusan al gobierno porteo de "negacionista" por la destruccin de un mural

Se trata de un mural sobre los fusilados en la "Masacre de Trelew" que estaba junto a una estatua del escritor desaparecido Rodolfo Walsh y que fueron removidos con la autorización del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.


Organizaciones sociales, sindicales y de derechos humanos realizaron hoy un acto de desagravio por la destrucción de un mural en memoria de los militantes fusilados en la denominada "Masacre de Trelew" y señalaron al gobierno porteño como responsable de la situación.

El mural y una estatua en memoria del escritor desaparecido Rodolfo Walsh estaban ubicados en una pequeña plazoleta en la intersección de las calles Chile y Perú, y fueron removidos con la autorización del gobierno porteño para colocar una persiana comercial en el lugar.

El secretario General de la Unión de Trabajadores de la Educación, Eduardo López, comentó que la obra artística "había sido realizada en el año 1997 por el 25 aniversario de Trelew y estuvo 24 años sin que nadie la toque pero, en medio del debate por el negacionismo, el gobierno de (Horacio Rodríguez) Larreta, del macrismo, el que hablaba del 'curro de los Derechos Humanos', autoriza una obra privada para derribarla".

"Es una decisión de un gobierno que lo primero que hizo fue nombrar a Darío Lopérfido como ministro, quien dijo que no son 30 mil (los desaparecidos). Antes se había nombrado a Abel Posse. Pero el límite al macrismo se lo pone la sociedad, como en el intento por el 2x1", dijo a Télam el dirigente gremial y adelantó que solicitarán una audiencia con Larreta, para pedir la restitución del mural y la estatua.

Por su parte, Charly Pisoni, militante de la Agrupación HIJOS, calificó la situación como "angustiante" y explicó que se trataba de un mural de muy larga data que formaba parte del registro de patrimonio porteño.

En ese sentido, explicó que la obra que destruyó el mural no sólo fue autorizada por los inspectores espacio público de la Ciudad sino que además contó con la venia de funcionarios del área de patrimonio del gobierno porteño.

"Entre las acciones que vamos a llevar adelante está la de establecer una mesa de negociación a través de la defensoría de la Ciudad, a cargo de Mariana Pucciarello, para que convoque a las partes y podamos encontrar una solución. Queremos que el mural se rehaga, que se preserve lo construido en torno a la memoria colectiva y que no se destruya ni se tape la historia", concluyó Pisoni.