18/02/2020 Mxico

La respuesta de Lpez Obrador al feminicidio de una nia no convence

Ningún grupo feminista dio la bienvenida al decálogo presidencial; por el contrario, las críticas por su vaguedad se multiplicaron en las redes sociales y en las calles, especialmente frente al palacio nacional en la Ciudad de México, en una protesta.


Un grupo feminista volvió este martes a manifestarse frente al palacio presidencial en México en reclamo de justicia por Fátima, la niña de 7 años que fue encontrada muerta en una bolsa de residuos y sin órganos este fin de semana cinco días después de que su familia denunciara su desaparición, y en repudio al decálogo presentado por el presidente Andrés Manuel López Obrador y a lo que consideró su "indiferencia".

“Si queremos combatir el problema de la violencia contra las mujeres y las niñas, son necesarias políticas públicas efectivas con perspectiva de género”, aseguró una de las voceras del colectivo Dignas Hijas y Feministas Independientes, mientras en el fondo sus compañeras gritaban al unísono: "Nos están matando", informó el portal de noticias local Animal Político.

El escalofriante feminicidio de una mujer de 25 años, Ingrid Escamilla, a manos de su pareja y frente a su hijo autista -la apuñaló, desolló de pies a cabeza, le sacó algunos órganos y los tiró por el inodoro, luego que lo denunciara dos veces por violencia familiar- había reavivado la semana pasada los reclamos contra la violencia de género en un país que se hizo mundialmente famoso en los 90 por los feminicidios en la fronteriza Ciudad de Juárez, a solo unos kilómetros de Estados Unidos.

Aunque aún no hay cifras oficiales para todo 2019, las proyecciones estiman que más de 3.000 mujeres y niñas fueron asesinadas por su condición de género el año pasado, muchas de ellas por sus parejas o familiares, en México, un país atravesado por altos niveles de violencia armada, tanto estatal como producto de la delincuencia organizada.



En su conferencia de prensa diaria del viernes pasado, Lópéz Obrador rechazó las críticas a su gestión -"No estoy metiendo la cabeza en la arena, no estoy evadiendo mi responsabilidad, no es la política del avestruz", dijo- y presentó los diez principios con los que enfrenta el tema.

Sostuvo que está "en contra de la violencia en cualquiera de sus manifestaciones", que "se debe proteger la vida de hombres y mujeres", que "es una cobardía agredir a la mujer", que está en contra de los "crímenes de odio contra mujeres" y prometió "castigo a los responsables de violencias contra mujeres".

Ayer, un día después de la aparición del cuerpo torturado de Fátima, López Obrador hizo un análisis de las causas de los feminicidios, responsabilizó al "proceso de degradación progresivo" vinculado al neoliberalismo y advirtió que "no se resuelven con policías ni cárceles, ni con amenazas de mano dura", sino con "bienestar material y bienestar del alma".



"A las feministas les pido, con todo respeto, que no nos pinten las puertas, las paredes, que estamos trabajando para que no haya feminicidios, que no somos simuladores y que no esperen que nosotros actuemos como represores", concluyó en su conferencia de prensa matutina.

Mientras el gobierno mexicano ordenó el despliegue de fuerzas de seguridad alrededor del palacio nacional para evitar nuevas pintadas durante la protestas de este martes, la jefa de gobierno de la Ciudad de México y una aliada de López Obrador, Claudia Sheinbaum Pardo, se reunió con la madre de Fátima, visitó el Instituto de Ciencias Forenses y reconoció que "hay una cadena de negligencias en las instituciones" que fueron notificadas de la desaparición de la niña.

Además, anunció que tomará medidas concretas.

“Hay once medidas en las que estamos trabajando, incluidas leyes, y estamos reforzando el tema de una ‘alerta previa’ que ya lo vamos a anunciar la próxima semana. Cuando hay violencia hacia la mujer previamente, ésta gozará de un nivel de protección mucho mayor para que no llegue a los niveles del feminicidio”, informó Sheinbaum en una conferencia de prensa.



El martes 11 de febrero, la madre de Fátima, María Magdalena Antón Fernández, una vendedora ambulante, denunció que cuando fue a retirar a su hija de la escuela en Xochimilco, un municipio al sur de la capital, ella ya no estaba, se la había llevado una mujer.

Su padre contó a la cadena RT que cuando ella fue a hacer la denuncia al Ministerio Público, le dijeron que debían esperar 72 horas para empezar a buscarla. Cinco días después, la Policía halló su cuerpo torturado en un municipio vecino.

Sheinbaum reconoció este martesque fueron los propios familiares de Fátima los que consiguieron algunas de las evidencias más importantes que existen hasta ahora, como el video de una de las cámaras de seguridad de un local cercano a la escuela, en el que se ve a una mujer caminando de la mano de la niña.

Este martes, la Fiscalía publicó un identikit de la mujer y ofreció una recompensa de más de 100.000 dólares. Sin embargo, la familia no está contenta con la investigación y acusó a las autoridades de filtrar una presunta enfermedad mental de la madre de Fátima para redireccionar la responsabilidad por la desaparición de la niña.

"Nosotros seguimos la pista de la mujer que se la llevó de la calle, donde la dejaron sola varias cuadras, y se proporcionó la información a las autoridades, pero hay mucha indiferencia. -denunció ayer uno de los familiares de Fátima que se identificó como Miguel, según el diario El Universal- No confíen en ellas porque no están capacitadas para actuar en estos casos".